Crédito fotografía: 
Luciano Alday
La cuarentena impidió que se realizara la tradicional representación de la Pasión de Cristo por las calles de Ovalle, por lo que los sacerdotes optaron por “recorrer” las estaciones dentro de la capilla, trasmitiendo el evento en línea.

Por Luciano Alday Villalobos / Ovalle

 

Por segundo año consecutivo la semana santa se vio alterada por la pandemia  mundial del Covid-19. Por esta razón esta festividad religiosa ha debido adaptarse, sin la presencia de los feligreses, y con aforo reducido en quienes imparten los diferentes servicios.

Durante este viernes santo las actividades que se realizaron en la Iglesia San Vicente Ferrer de Ovalle fue con tan solo cuatro personas, el párroco Jorge Arancibia, acompañado de otros dos sacerdotes y un ministro de servicio. “Con la comunidad sacerdotal nos ayudamos entre nosotros, nos repartimos las tareas”, comenzó comentando el padre Arancibia.

Las actividades comenzaron a las diez de la mañana con laudes y un tema de reflexión. Posteriormente a las tres de la tarde se efectuó la adoración a la cruz. Para llegar a los fieles seguidores católicos todo esto fue transmitido por las redes sociales de la parroquia, además de algunas radios locales.

“Sin feligresía es un poco triste, pero sabemos que hay mucha gente conectada, de Santiago, de La Serena, obviamente de acá de Ovalle, de los diferentes pueblos, hasta de Alemania estaban conectados, todos han dado las gracias por llevarles estas celebraciones a la casa. En esto de alguna manera hemos ganado, porque la gente se ha concentrado en familia para celebrarlo, eso es hermoso, a pesar de la pandemia se puede sacar algo bueno de esto”, declaró sobre la experiencia el párroco.

No obstante, quizás la actividad que sufrió un mayor cambio fue el tradicional Vía Crucis. En normales circunstancias se realiza una representación de la Pasión y crucifixión de Jesucristo por las calles del centro de Ovalle. En esta oportunidad con la comuna en cuarentena, la parroquia optó por “recorrer” las estaciones dentro de la capilla. “A través de signos hicimos las estaciones, en cada signo hicimos una reflexión, una oración de sanación, de liberación y perdón, para que la gente que estaba en la casa pueda vivirlo profundamente, siempre acompañados de la palabra de Dios”, explicó el sacerdote. De esta manera se presentaron símbolos como el rostro de Jesús, la figura de la virgen María, un martillo con clavos, agua, una rosa blanca, entre otros.

Por protocolo sanitario solo un ministro pudo estar presente por actividad, uno de ellos fue Jorge González, quien prestó servicio durante la adoración a la cruz. “Siento una bendición especial, mientras venía para acá en el auto meditaba y me sentía tan privilegiado de que el Señor me llamara y de poder estar en esta instancia. Nuestros hermanos nos están viendo por Facebook, y yo tan indigno, por eso hago todo con solemnidad y con tanto regocijo, me siento privilegiado, por eso doy gracias al Señor”, declaró contento.

Próxima programación

Este sábado continuarán las actividades de semana santa de la parroquia San Vicente Ferrer. Al igual que ayer, a las diez de la mañana se inicia con laudes y un tema de reflexión. Posteriormente a las ocho de la tarde comienza la vigilia pascual.

Todo concluirá mañana en el denominado domingo de gloria con una eucaristía a las ocho de la mañana y otra al medio día. Estos eventos también serán trasmitidos por las redes sociales de la parroquia.

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital