Crédito fotografía: 
Roberto Rivas Suárez
En el Día Mundial Contra la Violencia Hacia la Mujer, autoridades y participantes de diferentes programas de apoyo femenino se reunieron para reiterar el llamado y erradicar de una vez por todas cualquier tipo de agresión de género.

Un completo y emotivo acto se llevó a cabo en las instalaciones de la Gobernación Provincial del Limarí, para reiterar el llamado a erradicar todo tipo de agresión de género en el marco del Día Mundial contra la Violencia hacia la Mujer.

En la actividad se dictó un taller de autocuidado preparado por las especialistas del Centro de la Mujer Sayén, tras lo cual se inició el acto central que comenzó con un minuto de silencio por todas las víctimas de femicidio a nivel nacional. En lo que va de año la región ha registrado cinco femicidios frustrados y uno consumado.

Durante la jornada también se presentó la campaña nacional #NoMás que busca concientizar sobre el flagelo de la violencia de género.

Usuarias del Centro Sayén presentaron sus manualidades y arte, con los que expresaron sus sentimientos y sensaciones del proceso que han vivido para salir del círculo de la violencia

Uno de los testimonios más impactantes lo compartió Karina Santana, quien valientemente contó cómo se atrevió a romper el círculo de la violencia en la que había caído. Explicó que fue difícil para ella asumir su situación y con apoyo de su familia y de los centros de ayuda logró salir adelante.

"Fue replantearme situaciones que viví. Fui víctima de violencia física, mi ex pareja me quiso asesinar dos veces (…) Uno jamás piensa que va vivir algo así. Pero uno se replantea las situaciones que normalizó, pero creé una red de apoyo importante. Mi reflexión es tener cuidado, estar alerta y esto le puede pasar a cualquier mujer. Hoy conmemoramos a las mujeres que no pudieron librarse del maltratador y la reivindicación del amor que debemos sentir por nosotras las mujeres”, explicó Santana, señalando que tuvo que superar los sentimientos de culpa, de decepción y hasta el amor que tuvo en un principio por quien terminó siendo su agresor.

En tanto Joselín Martínez mostró un cuadro con técnicas mixtas en las que reflejó el proceso de superación que le tocó vivir. “Cada escalón en un paso hacia la superación. Se ve que al principio se lleva una mochila, pero luego el camino se hace más ligero”, indicó acerca de su composición artística.

Compromiso

Por su parte la SEREMI de la Mujer y la Equidad de Género, Ivón Guerra Aguilera, destacó que el compromiso de su instancia no es cortar cintas de grandes obras, pero sí ser un ministerio que ayude a reconstruir el alma y el espíritu.

“Buscamos evitar y erradicar la  violencia pero también reparamos corazones y espíritus. Hoy estamos con mujeres que la han pasado mal por muchos años, cada una de ellas con su propia historia. Pero este ministerio a través de sus centros de la mujer y en Ovalle especialmente a través del Sayén aportamos al florecimiento y renacer de cada una de ellas”, explicó Guerra, agregando que el Centro Sayén cubre toda la provincia de Limarí con un trabajo integral para apoyar a mujeres víctimas de violencia.

Por su parte, la directora regional del SernamEG María Soledad Rojas Pinto agregó, “como Servicio reiteramos nuestro inquebrantable compromiso de tolerancia cero frente a cualquier hecho de violencia y abuso contra las mujeres en cualquier circunstancia y para ello, trabajar de la mano se hace cada vez más importante. Debemos agotar esfuerzos para no solamente avanzar en la visibilización de este fenómeno, sino que visibilizar las distintas manifestaciones de la violencia  y abuso de género.”

El Gobernador de la provincia de Limarí, Iván Espinoza ratificó el compromiso del Gobierno de luchar con el  fin de erradicar la violencia contra la mujer. “Lo haremos mejorando las políticas públicas y adoptando todo tipo de programas que hagan disminuir o anular toda acción de violencia; de cualquier tipo dirigida hacia la mujer”.

Finalmente, respecto de esta actividad, el alcalde de Ovalle Claudio Rentería, indicó que “ha sido un día muy significativo, como municipio nos abrimos a colaborar con el programa no más a la violencia contra la mujer, donde se señala la sensibilidad que debemos tener las autoridades, la sintonía y el sentido que tiene educar a la población y estar conscientes de todo lo que conlleva las situaciones de violencia”

Al final del acto en el patio del recinto, autoridades y mujeres invitadas plantaron un árbol frutal como símbolo de florecimiento y vida.  La siembra del cítrico congregó a las mujeres en torno al esfuerzo de trabajar juntas para erradicar la

 

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

X