Crédito fotografía: 
Cedida
Es una unidad pionera en la región y que no solamente debe velar por el área médica de sus pacientes, sino también por su aspecto social y hasta jurídico. Con pocos especialistas en el país, Ovalle cuenta con un departamento de Ginecología Infanto Adolescente que es referencia en la macrozona norte

Con apenas un año de funcionamiento, la unidad de Ginecología Infantil y Adolescente del Hospital Provincial de Ovalle, se ha logrado posicionar como un referente en su área en la región y hasta en la macrozona norte del país.

La doctora que dirige el programa, Pamela Sanhueza, quien además es la encargada del Comité de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes del recinto de salud, explica a El Ovallino los avances en las áreas médicas y sociales del nobel departamento.

¿Cuál es la relevancia de que en el Hospital de Ovalle exista una unidad con estas características?

-“La relevancia no es solo a nivel de Hospital de Ovalle, sino también a nivel de la región y a nivel de la macrozona, porque es una especialidad que se viene a abrir aquí en la región, ya que no existían especialistas dedicados a este tema. Es abrir una nueva prestación y dar cabida a un mundo que estaba muchas veces olvidado, sobre todo en el ámbito de la ginecología como son las adolescentes y nuestras niñas”.

Aseguró Sanhueza que en la gran mayoría de los casos, las adolescentes no consultan al ginecólogo.

“A las niñas las llevan a consulta con su pediatra y éste las puede derivar ahora a nuestra especialidad, porque la gineinfanto juvenil también nació para ser un apoyo para pediatras y ginecólogos, sobre todo en estos cambios que experimenta la niña a lo largo de su vida y para atender todas sus afecciones, desde que nacen hasta el fin de la adolescencia, y no solo en el ámbito de la ginecología”.

Comunicación

-¿Con un año de funcionamiento cuál ha sido el plus que la unidad le ha dado a la comunidad?

-“Una atención nueva, y va más allá de la atención de una afección ginecológica sino que presta una atención integral en el caso de las adolescentes. También valoramos la comunicación con los diferentes consultorios, que han visto que se abrió este departamento y han comenzado a derivar pacientes. Antes no existía esta especialidad. Somos muy pocas a nivel nacional y yo soy la única con la especialidad en la Región de Coquimbo”.

-¿Se estudia poco por parte de los ginecólogos?

-“No solo por parte de la ginecología, sino también por parte de la pediatría, por tanto son pediatras o ginecólogos formados los que pueden acceder a esta especialidad. Son pocos los cupos y pocas las universidades que los imparten”.

Primera consulta

-¿Cuándo es recomendable que una adolescente consulte con el ginecólogo?

-“Una edad exacta no hay, lo que sí hay que estar pendiente es de la menarquia o primera menstruación, ya que es el punto en el que las niñas deberían comenzar sus controles ginecológicos. Puede ser un poco antes o posterior a que ocurra. Es importante porque el control ginecológico no va tanto al examen, sino a educar en temas como pubertad, higiene menstrual, dolores, luego temas más avanzados de adolescencia, prevención de enfermedades de transmisión sexual, prevención de embarazo no deseado, entre otros temas. Y es súper importante, porque en esta primera consulta es cuando se establece el vínculo con la paciente, por lo tanto tenemos que hacerla sentir cómoda, aclarar todas sus dudas, porque si en esta transición de la paciente llega calmada y en paz, a posterior ella no sentirán miedo a concurrir a los siguientes controles ginecológicos”.

-¿Cuál ha sido el rol que juegan también en la protección de los derechos de los niños?

-“Ese  aspecto es muy importante y es parte de la ginecología infanto juvenil. Porque somos protectores de los derechos de los niños niñas y adolescentes. Y dentro de nuestra formación se nos hace mucho hincapié en eso, sobre todo por temas de agresión sexual a nuestros niños, niñas y adolescentes. Somos protectores de primera línea. Yo vine acá a formar el comité de protección con las ideas que traía de los diferentes hospitales pediátricos en los que pasé por mi especialidad. También algo triste, pero gratificante, es que tenemos la oportunidad de hacer seguimiento a los pacientes que han tenido alguna vulneración a sus derechos, gracias al comité, y eso lo ha posicionado como modelo a seguir y a que actualmente estemos trabajando sobre las orientaciones técnicas a nivel ministerial sobre crear dispositivos de cuidado para los niños, niñas y adolescentes”, concluyó la especialista.

 

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

X