Crédito fotografía: 
Archivo
Luego de un intento fallido de sentarse en una misma mesa con representantes del gobierno, activistas de un conglomerado de asociaciones montepatrinas preocupados por el tema de la sequía demandan más señales de esfuerzo por parte del Estado. Gobernador advierte que se han reunido con distintas organizaciones civiles en los últimos meses

Tras una fallida reunión en la que autoridades regionales y representantes de organizaciones ecologistas, vecinales y gremiales de las tres provincias analizarían la crisis del agua, las agendas  no han podido sincronizarse y ambas partes estarían a la espera de una nueva oportunidad.

Consultado al respecto, miembro de la organización ecológica Valles en Movimiento, de Monte Patria, y vocero de la red de organizaciones sociales y ambientales de la comuna, Aníbal Carmona, señaló que desde esa trinchera esperan mayores gestos de acercamiento de parte de las autoridades provinciales y regionales.

“Nosotros teníamos una reunión pautada, pero el día antes el intendente decide no ir, porque la ciudadanía se va ajuntar fuera de la gobernación a esperar la deliberación, y eso no le pareció al Intendente, y no se realizó ninguna reunión ni virtual ni de otra manera, aunque sí participaron algunas organizaciones en una reunión con el Consejo Regional”, señaló Carmona.

Indicó que hasta el momento no han recibido ninguna respuesta a la carta que entregaron en Las Serena, y en la que piden la revisión y modificación del Decreto de Emergencia por la Crisis Hídrica.

“En el caso de Monte Patria el Seremi de Gobierno, Ignacio Pinto, comprometió un gobierno en terreno en Tulahuén que hasta el momento no se ha llevado a cabo. También el Seremi de Obras Púbicas comprometió la visita de la DGA a la zona a Chañaral de Carén, pero no se han concretado esas instancias todavía. No tenían flecha, pero tenían plazo, de dos a tres semanas, y no se han hecho”, criticó el dirigente ambientalista.

Esperando fiscalización

Destacó Carmona que uno de los puntos que esperan resolver es el de las pocas fiscalizaciones a situaciones irregulares en la extracción de agua, y que luego de  hechas algunas denuncias no hay resoluciones, ya que en algunos casos ni siquiera hay inspecciones en terreno.

“Ciertamente hay mucha gente que no sabe cómo denunciar correctamente, y lamentablemente la autoridad no acoge una denuncia porque no llega por el canal regular que es un formulario en la página oficial de la DGA, así que lo que falta es que en las jornadas de Gobierno en Terreno vengan los fiscalizadores y ahí se les suministre la información para que puedan iniciar las fiscalizaciones. Eso sería lo ideal, pero considerando que todos estos años no han tenido un compromiso real, mientras siga la directiva de la DGA, va a ser muy difícil que la situación cambie. Necesitamos una señal política fuerte de que el interés del Estado sea proteger este recurso y hacer uso responsable de las aguas, porque si seguimos así, vamos a terminar desertificando toda la región”, estimó Carmona.

Ante la duda sobre las limitaciones impuestas para reunirse por videoconferencia, el líder ambientalista señaló que una limitación sería la poca voluntad de parte de los representantes del gobierno de poder enfrentar un tema de tantos conflictos como puede ser el tema del agua.

“El tema del agua está asociado a negocios que son muy lucrativos, son millones de dólares los que se mueven anualmente en base al uso del agua de manera industrial. Quizás este gobierno tiene muchos compromisos. Aquí hay muchos interesas grandes”, señaló, advirtiendo que todavía en medio de la crisis del agua, diferentes agroindustrias están plantando monocultivos en la comuna de Monte Patria, sin dejar claro el acceso que tendrían para el agua de riego.

Reuniones

Consultado acerca de la disposición del gobierno para sentarse en una mesa de crisis, el gobernador del Limarí, Iván Espinoza, señaló que si bien con el conglomerado de asociaciones vecinales y ambientalistas no se pudieron reunir, otras juntas sí se han llevado a cabo.

“Nosotros nos hemos reunido prácticamente todos los días para tratar los temas del agua, y con dirigentes y sectores distintos. Aquí hay un fenómeno que es más por connotación pública, por el hecho de que se hizo una caravana, se sumaron tales o cuales organizaciones, pero el mismo día que no se hizo la reunión (en Limarí) se hizo una reunión en el Consejo Regional. Yo no quiero bajarle el perfil a nadie y yo creo que todos son importantes, porque todos están preocupados por un problema que es transversal y estamos en una crisis”, señaló Espinoza.

Advirtió que como gobierno se tienen que entender con las organizaciones formales, y eso dependerá más bien de la ciudadanía, de los gremios y grupos.

“Es muy difícil, a pesar de que uno tiene toda la voluntad, de conversar con toda a gente. Pero en la canalización formal de todos los problemas, que son serios, reales, y uno lo toma con mucha responsabilidad, tienen que tener interlocutores permanentes, no accidentales, no en tiempos solo de elecciones. Y hay un montón de organizaciones: regantes, canalistas, APR, mucha gente detrás de todo esto”, señaló el gobernador, quien adelantó haber tenido reuniones constantes por la crisis del agua, advirtiendo que “hay una constante preocupación del gobierno por el tema del agua.

 

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital