• En la Escuela Pejerreyes se llevó a cabo la jornada cargada de  tensión en donde participaron vecinos, SEA y representantes de la empresa minera.
    En la Escuela Pejerreyes se llevó a cabo la jornada cargada de tensión en donde participaron vecinos, SEA y representantes de la empresa minera.
El día sábado la comunidad se reunió con el Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) y la minera China Co. La tensión llegó a tal punto que se habría producido una gresca entre un ingeniero y una vecina del sector.

El fin de semana se escribió un nuevo capítulo en que los vecinos de Pejerreyes intentan frenar las labores de la empresa minera China Co. Recordemos que los pobladores de ese sector de la comuna de Ovalle se encuentran en pie de guerra por este proyecto, en específico por la solicitud extendida para su ampliación, hecho que por sobre todas las cosas consideran perjudicial para mantener la calidad de vida en el sector. De esta forma, a eso de las 15:00 horas de este sábado en la Escuela de Pejerreyes se realizó un diálogo entre el Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) y representantes de la Minera China Co.  

AMPLIACIÓN DEL PROYECTOLa reunión se enmarcó en el Proceso de Participación Ciudadana que considera la tramitación de la ampliación del proyecto que opera en la zona. Cabe consignar que el pasado 21 de octubre de 2016 se ingresó al SEA una solicitud denominada “Ampliación Proyecto Minero Pejerreyes”, el que consistiría en aumentar el procesamiento minero desde las 4.800 toneladas mensuales a 60.000 toneladas mensuales. El proyecto tendría una extensión o vida útil de 4 años y medio y consta de la construcción de un depósito de relaves, canales perimetrales, caminos de acceso y áreas de mantenimiento. 

CONFUSO INCIDENTE

Sin embargo, el diálogo en que participaron cerca de 60 pobladores estuvo marcado por la tensión, pues ellos denunciaron que uno de los integrantes de la comitiva de la empresa (ingeniero en minas) habría agredido físicamente a una de las vecinas del sector.“'Qué te pasa’, me dijo y me pegó fuerte en el brazo. Se picó porque yo andaba con la polera”, relató la afectada, que se defendió airadamente con el apoyo de los presentes. Por su parte Leticia Torre, una de las vecinas del sector y secretaria de la junta de vecinos de ese sector agregó que “no nos gustó la agresividad con la que se comportaron. No se pudieron controlar y se descargaron con la comunidad. Ellos han dicho en los medios que somos violentos y aquí quedó claro que los violentos son ellos”.Respecto a este incidente Fernando Elorza Retamal, presidente de la Junta de Vecinos, dio a entrever que el ingeniero aludido le había insinuado un ofrecimiento de dinero. “Me mostró la billetera, gestualizando como que me iba a pagar, si quería plata”, relató. 

EJES DE LA REUNIÓN

A pesar de ese altercado, fueron diversos los temas abordados en el diálogo, entre ellos: la extracción ilegítima de aguas, sancionada por la Dirección General de Aguas; el vertido de relaves directo al suelo, fiscalizado por Sernageomin, y la pertinencia de un Estudio de Impacto Ambiental, sugerido por el Seremi de Medio Ambiente. Otro de los ejes sobre el que se desarrolló la discusión fue la preocupación que causa el emplazamiento del depósito de relave que se pretende construir sobre la Falla El Romeral, en una zona de quebradas con presencia de aguas subterráneas, y la existencia de una presunta veta de uranio ubicada junto a las faenas.Al cierre de la reunión Elorza concluyó que “la comunidad está enardecida y vamos a seguir hasta las últimas consecuencias. No vamos a permitir que esta minera se quede entre nosotros”.Fueron casi 18 las autoridades convocadas por la propia comunidad a la reunión (intendente, seremis de Agricultura, Desarrollo Social, Salud, Obras Públicas, Vivienda y Urbanismo, entre otras), sin embargo, la única autoridad que arribó fue el alcalde de la comuna de Ovalle, Claudio Rentería. Sobre la situación que incomoda a Pejerreyes, Rentería indicó que el problema de fondo “es la legislación. Por acá tiene que cambiar la ley, porque no es posible que los yacimientos que acrediten la explotación de menos de 5.000 toneladas mensuales no se sometan a un estudio de impacto ambiental y ahora están solicitando la ampliación a 60.000 toneladas. Creo que acá debe haber un cambio en la ley donde se tome en cuenta realmente los vecinos, porque acá ninguno de sus habitantes aprueba la instalación de esta minera, sin embargo esta empresa hará todo lo que le exija la ley, y colocarán recursos si es necesario, y salvarán cada una de las exigencias, por eso debemos conversar con nuestros parlamentarios, para que nos ayuden”.  El caso de Pejerreyes no es el único en la zona, ya que recordemos que otras localidades ovallinas y limarinas también se encuentran inquietos por las mineras. En ese plano, Rentería aseguró que se prestará apoyo a las comunidades locales que atraviesan por este conflicto. “Nosotros no queremos que se dañe el medio ambiente, eso es claro, por eso como municipio hemos puesto a disposición a nuestro experto en medio ambiente y a dos abogados, quienes apoyarán a los vecinos de Pejerreyes, Las Mollacas, Altos de La Chimba y Nueva Aurora, localidades que tienen un problema en común”. 

PASOS A SEGUIR

En tanto, el  27 de abril se dará término al proceso de Participación Ciudadana, por lo que antes de esa fecha los vecinos tienen que hacer llegar por escrito las inquietudes y descargos al SEA. Además, el municipio local solicitó una segunda reunión en la ciudad de Ovalle para dar a conocer los posibles impactos y contaminación que podría generar el proyecto para la ciudad, dada su ubicación en una de las principales subcuencas hidrográfica de la comuna

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...
X