Crédito fotografía: 
Cedida
Ante la saturación del sistema que hasta este martes era de cuatro camas UCI disponible, tres hospitales de la región recibieron estos implementos necesarios para enfrentar a quienes requieran de hospitalización por Covid-19.

Hasta este martes el panorama era crítico en la red asistencial respecto a la disponibilidad de camas críticas. Desde el Servicio de Salud informaron que existían cuatro camas disponibles para enfrentar una pandemia que está dejando a 18 fallecidos a nivel regional.

Este miércoles, en cambio, la situación fue un poco más halagüeña, ya que existen nueve camas disponibles para recibir a otros pacientes, en caso de ser requeridas.

“Efectivamente hay una dinámica al interior de las unidades críticas y movilidad de pacientes, que en función de su evolución pueden salir a camas de cuidados intermedias, pero también hay otros que desde intermedio de trasladan a una cama básica. Hay una movilidad diaria que permite una rotación y contar con camas”, detalló el director (s) del Servicio de Salud, Edgardo González.

Sin embargo, y con todo ese mal pronóstico en los cuatro hospitales de la región destinados para la emergencia (Hospital Provincial de Ovalle, Hospital de Contingencia de Ovalle (antiguo Antonio Tirado Lanas), Hospital de Coquimbo, Hospital de La Serena y Clínica RedSalud de La Serena), la buena noticia llegó este miércoles por la tarde con la llegada de 16 ventiladores mecánicos que podrán utilizarse en camas de Unidad de Cuidados Intensivos en los hospitales de Ovalle, Coquimbo y La Serena.

El Servicio de Salud comenzó enfrentando la pandemia con 22 ventiladores mecánicos en toda la región, una cifra insuficiente para las proyecciones de la enfermedad. “Uno de los más bajos estándares del país”, reconoció González. Con el transcurrir der las semanas, el avance de la pandemia y las gestiones de los personeros regionales al nivel central, el Servicio de Salud alcanzó las 59 camas críticas.

“Teniendo la meta de 68 camas anunciadas. Ahora con estas 16, se llega a 75 camas críticas, lo que sin duda nos permite una mejor respuesta temporal. Y digo temporal porque esto siempre será en función a cómo avance la curva de contagio. Sin duda es una condición mucho mejor que los días previos, sin descontar que aún hay un margen para mejorar”, comentó González.

Aunque este aspecto es esencial, aseguran, también lo es la preparación del personal humano que esté a cargo de aquellas unidades críticas, los cuales están recibiendo capacitación desde el mes de marzo.

En detalle, los ventiladores mecánicos serán destinados al Hospital de la Serena (6), al Hospital de Coquimbo (6) y al Hospital de Contingencia de Ovalle (4).

A esta adquisición también se suman 15 cánulas nasales de alto flujo que se enviarán desde el ministerio. Esta técnica, permite evitar que pacientes con afecciones respiratorias puedan agravar su condición, impidiendo la necesidad de ser asistidos por ventilación mecánica.

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

X