Crédito fotografía: 
Cedida
Comunidad de Cerro Blanco aplicará un proyecto denominado “Adaptación al cambio climático mediante el uso de fuentes alternativas de agua y recarga de napas subterráneas”, que es apoyado por distintas instancias.

La sequía es un problema que afecta a la región de Coquimbo y donde más se notan sus estragos es en la zona rural, por lo que algunos comienzan a trabajar en alternativas para paliar los efectos de la escasez hídrica. Es lo que están realizando los residentes de Cerro Blanco, quienes están impulsando el proyecto denominado “Adaptación al cambio climático mediante el uso de fuentes alternativas de agua y recarga de napas subterráneas en la Comunidad Agrícola Cerro Blanco”, iniciativa que es apoyada por el municipio de Ovalle, la Corporación Nacional Forestal (CONAF) y el Fondo de Protección Ambiental del ministerio de Medio Ambiente.

Este trabajo consiste en la construcción de tres sistemas de captación y acumulación de agua de niebla (Atrapanieblas), con el fin de contribuir al desarrollo sustentable de la comunidad. Por otro lado, se continuará con la gestión de agua, suelo y vegetación a través de la plantación de 1000 árboles nativos y la mantención de las obras de conservación de suelo existentes en las exclusiones “Cerro Esperanza” y “Los Tebos”.

Finalmente, se realizarán seis talleres de educación ambiental a los alumnos de la escuela rural Los Azahares de Cerro Blanco y seis talleres al resto de la comunidad, con el objetivo de generar mayor conciencia ambiental, y la protección de los recursos de vegetación de la comunidad.

Restauración

El objetivo del proyecto es “continuar con las actividades de restauración ecológica que la comunidad ha llevado a cabo durante los últimos 20 años, y en específico, dar continuidad al proceso de restauración hidrológico-forestal que la CONAF ejecutó en la Comunidad Agrícola Cerro Blanco denominado “Desarrollo de un modelo de inversión socio-ambiental para la restauración en tierras semiáridas de Chile”, en el marco de la Estrategia Nacional de Cambio Climático y Recursos Vegetacionales” sostuvo el coordinador del proyecto, José Guerrero.

La presidenta de la Comunidad Agrícola de Cerro Blanco, Ercíria Cortés sostuvo que la principal motivación que tuvieron fue porque en la actualidad “estamos pasando un momento muy difícil con la sequía y eso nos impulsó a desarrollar este proyecto y porque además que conocimos la experiencia de Peñablanca, que ha sido muy buena. Por eso, queremos ejecutar un sistema de atrapanieblas que nos  permita mantener nuestras plantaciones de forraje y a través de este proyecto también podremos crear conciencia en nuestra gente, porque la falta de agua nos tiene a todos colapsados”.

El alcalde Claudio Rentería sostuvo que la postura de la municipalidad de Ovalle es que las personas del sector rural “reciban ayuda, pero a través de orientación y de proyectos efectivos como este. Tenemos que darles herramientas para que ellos sigan manteniendo sus plantaciones y la crianza de animales, por eso creo que este proyecto es muy positivo para la comunidad de Cerro Blanco”.

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

X