Crédito fotografía: 
Romina Navea
Con una manifestación se hicieron escuchar varios habitantes del sector, quienes alegan no ser escuchados tras los problemas que arrastran con el suministro del agua hace cinco meses. Posibles filtraciones estarían afectando las cuentas de las más de 200 familias que adquirieron hace 3 años estas viviendas sociales.

Descontento y preocupación abunda entre los vecinos del condominio Ovalle I y II de la población Ariztía, esta vez los problemas se centran en las alzas injustificadas del suministro de agua en cual, declaran no haber recibido ninguna respuesta y solución desde hace 5 meses.

Sandra Espinoza, mantiene el subsidio de agua por lo que sus gastos habituales nos son más de 3 mil pesos al mes por el suministro, “normalmente yo pago 2 mil hasta 4 mil pesos, nunca más allá de 10 mil y hoy, desde abril que estoy pagando entre 30 y 40 mil pesos sin justificación alguna”.

Las conclusiones son varias, pero lo que más inquieta a los copropietarios del sector es la falta de respuesta por parte de quienes resulten responsables. “En primera instancias nosotros nos acercamos al administrador, sus respuestas son que mandó un correo y se está comunicando con la inmobiliaria 3L donde estarían dando solución, por eso, él les pidió a todos los vecinos las cuentas del agua, que le reuniéramos todas las boletas porque supuestamente la inmobiliaria iba a reembolsarnos, cosa que hasta el momento no hemos visto ni un 20”, asegura la vecina afectada.

Al recorrer los pasillos de una de las torres del condominio, una de las vecinas del primer piso nos muestra la filtración de agua que se encuentra en su vivienda, “sólo cortaron la llave de paso y no han venido a solucionar el problema, la humedad cada vez crece más”, señala la propietaria quien no encuentra explicación frente a este problema.  

Espinoza, comenta que el alza de las boletas afecta a todas las viviendas de las etapas I y II del condominio, donde incluso, algunos vecinos se vieron afectados con el corte de agua por el no pago de la deuda, “todos hemos sido afectados, los 288 vecinos. No hay nadie que diga: yo no tuve alza, incluso los departamento que están muchos meses solos les sale 18 mil pesos sin haber gastado nada de agua”.

Por otro lado, Karola Ardiles sostiene que tuvo que ir hasta las oficinas de Aguas del Valle y la Inmobiliaria para encontrar alguna solución, “Yo fui a pedir un reporte en aguas de valle, normalmente pagaba 8 mil, a lo más 13 pesos de agua y hoy estoy pagando hasta 30 mil pesos. Nos explicaron, había una fuga en una torre, era subterránea. Según ellos hicieron ese trabajo pero estamos todos pagando de más, esto sigue mes por mes y cada vez más alta la cuenta. Estoy estresada, tengo ganas de irme y vivir en otro lado, aunque me haya costado juntar la plata para vivir aquí, así evitaría todos estos problemas”, declara.

El 2016 en la  Población Ariztía se hizo entrega del proyecto social Condominio Ovalle I y II.  En él, 288 familias del sector fueron beneficiadas y acogidas al subsidio habitacional. Las viviendas, de 56,40 mts2, están distribuidas en 18 edificios, de cuatro pisos y 16 departamentos cada uno.

Exigen solución  

Según vecinos, mediante la ausencia de respuestas, un grupo de copropietarios se reunieron durante la tarde de este miércoles para realizar una manifestación en las afuera del condominio. Con globos y pancartas exigieron ser escuchados por las entidades involucradas en la construcción y reparación de las viviendas. “Tuvimos protestar aquí afuera, nosotros tenemos un daño moral, imagínese la presión de pagar esa cantidad, hay vecinos que tienen enfermedades, están postrados y necesitan comprar un remedio, jubilaciones bajas y no pueden pagar esa cantidad”, sostiene Sandra.

“Estamos dentro de una garantía y exigir nuestros derechos (…) nos queda un año para perder la garantía. Queremos que se revise todo el sistema, las cañerías de agua que manden una empresa externa que fiscalice si las conexiones estén bien hechas, que en el futuro no haya problemas y tengamos que contratar gasfíter por cuenta propia” manifiesta la copropietaria.

“Nosotros no hemos visto ningún representante de la inmobiliaria y nos digan: vecinos, yo quiero que ustedes estén tranquilos, esto se va a resolver”, finaliza Espinoza.

Problemas anteriores: Fuga de gas

Recordemos que durante el mes de junio del año pasado, vecinos también denunciaron diversas fallas en el sistema de gas licuado, los que los llevó a mantener el servicio suspendido durante varios días “En esa oportunidad estuvieron una semana sin gas, sin poder cocinar y ni siquiera ocupar el celular porque podía provocar una chispa”, recuerda con angustia Karola.

 La problemática se desencadenó luego de que se llevara a cabo un proceso de certificación de las instalaciones, en que se evidenció la presencia de 120 hogares con fugas de gas, además de problemas con las redes y matrices generales.

Si bien los inconvenientes con el gas ya habían generado complicaciones en algunas torres, días después, estalló la situación con una revisión que se realizó por indicación de la Superintendencia de Electricidad y Combustible (SEC) con el fin de acreditar el estado de los sistemas de distribución.

Luego de llevar a cabo el intenso proceso de supervisión puerta por puerta y en todos los sectores exteriores a los departamentos, la empresa encargada reconoció la existencia de fugas e imperfecciones en un número considerable de hogares, solicitándose el corte inmediato por el peligro de emanación de gas.

Sin embargo, los vecinos recuerdan el episodio y llegan a una sola conclusión, “el año pasado fue lo del gas, más lo que metimos bulla y no quedó en nada, hasta el día de hoy no hay respuesta. Fuimos a la notaria, tuvimos que legalizar un documento, nadie nos devolvió esa plata, el tiempo que uno gasta por hacer esos trámites”, asegura Ana, quien además de haber tenido la fuga de gas, hoy cuenta con la filtración de agua.

Tras esta situación, intentamos comunicarnos con la empresa aludida mediante una llamada telefónica con representantes en la comuna, pero no tuvimos respuesta.

Otro caso en Villa Talhuén

En mayo de 2016 y luego de años de espera, 124 familias de Ovalle recibieron sus llaves para ser parte del proyecto habitacional "Talhuén" impulsado por el gobierno a través del Ministerio de Vivienda y Urbanismo. Se trató de un conjunto habitacional que erradicó definitivamente 3 campamentos entregando viviendas para 52 familias de los asentamientos "Media Hacienda", "Ribera del Rio" y "Puntilla de Barrancas" en la capital de Limarí.

A fines del 2018, vecinos denunciaron problemas en uno de los suministros básicos al interior de las casas. Cerca de 30 fueron las familias afectadas con inconvenientes en sus cañerías, así lo confirmó a este medio en aquella oportunidad, Bianca Santander, presidenta de la junta de vecinos del sector, quien además añadió que desde junio de ese año empezaron con dificultades.

Luego de algunos meses, comenzaron las reparaciones de casi la totalidad de las viviendas del sector, donde además se realizaron las devoluciones de sobre consumo. Mediante esta situación la empresa inmobiliaria 3L, conversó con los afectados comprometiendo los arreglo y gastos provocados por de la fuga de agua en cada vivienda.  “Como directiva hicimos una reunión con 3L y Aguas del Valle, está todo escrito en el acta. Además hicimos una reunión con vecinos para informar lo que se iba a hacer. Se les informó el cambio y en qué consistía”, explico la presidenta de la junta de vecinos,  a este medio durante el mes de julio de este año.

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

X