Crédito fotografía: 
Leonel Pizarro
Debido al colapso de una fosa séptica en el sector de la Villa Los Tigres; malos olores, desborde de aguas servidas e insalubridad son algunos de los problemas que deben lidiar algunos habitantes de la Tierra de Los Molinos.

A pocos kilómetros de llegar a la casa de Jorge Cortés, vecino de la localidad de Graneros en la comuna de Punitaqui, ya se siente el mal olor a alcantarillado. Al llegar al lugar un charco importante de agua se forma casi en el antejardín de su vivienda.

“He hecho de todo. Hace tres, cuatro años que tengo el mismo problema. Esto está recién empezando, el olor es insoportable y en la noche no se puede estar”, comenta el vecino afectado donde señala la defectuosa fosa.

Es un problema constante que se origina en una de las fosas de alcantarillado de la Villa Los Tigres, Jorge comenta que esta situación viene desde hace varios años en donde ha tenido soportar malos olores al frente de la casa de su madre.

El afectado, a la vez comenta que ya está cansado de las soluciones provisorias que desde hace un tiempo ya no están haciendo efecto ante la saturación de la cámara. “Vienen a limpiar y dura tres días o cuatro, pero luego vuelve el problema. Esta instalación está mal hecha. Yo he ido a hablar con el alcalde, con los concejales y funcionarios encargados de esto y me dicen que pronto se realizarán las medidas correspondientes, pero yo ya llevo mucho tiempo así”, explica Cortés.

A unos metros de la vivienda afectada, se encuentra la carretera, en donde corre el agua tras una pequeña cuesta, formándose un charco de aguas servidas. “Cuando bajan los vehículos, quedan las ruedas manchadas y el olor queda insoportable y ahí es donde la gente reclama”, agrega el afectado.

Según la rutina que comenta Jorge, a las 18 horas aproximadamente comienza a correr el agua, “esto es agua servida y he tenido varios problemas, pero más el olor”, explica.

 “Queremos que se realice una solución pronta a este problema porque yo ya no sé qué hacer”, finaliza el vecino afectado.

Otra de las vecinas afectadas, señaló que los malos olores, es un problema diario. “Gasto una cantidad importante en aromatizantes para poder repeler el olor aunque sea por un rato, es muy desagradable y todos estamos conscientes con esta problemática”, asegura.

MEDIDAS Y SOLUCIONES

Tras esta problemática, desde el municipio de Punitaqui, Félix Michea, Secretario Comunal de Planificación, señaló que hay dos medidas en las que se están trabajando para mejorar el sistema del alcantarillado en el sector y así terminar con la filtración al costado de la casa de Jorge.

A su vez, explica que el cuidado de este sistema también es gran parte responsabilidad de los vecinos, “en este caso ellos tienen un alcantarillado colectivo que es responsabilidad de los vecinos, como primer punto, es responsabilidad de ellos poder mantener funcionando el sistema de manera correcta”.

Asimismo, indica que, “nosotros tenemos dos medidas para poder resolver esto; la primera es poder apoyarlos y lo hacemos todas las semanas con el tema del retiro de los líquidos  y eso lo llevamos a Aguas del Valle. Eso es todas las semanas. Gracias a las gestiones del alcalde se pudo comprar un nuevo camión limpia fosas que tiene una capacidad mayor el que teníamos inicialmente”, explica el funcionario.

Mediante esta medida instantánea, Michea se refiere a las razones de por qué se presentan estos defectos en el sistema de aguas servidas. “Entendemos que eso resuelve el problema de manera puntual. A nivel general, cuando las poblaciones ya tienen más de 10 años de construcción, todos los sistema de alcantarillado comienzan a colapsar, porque la capacidad de filtración que tienen los suelos ya no dan para más”.

Como una solución definitiva, el funcionario municipal sostiene que, “estamos trabajando en una iniciativa que es de largo aliento: tenemos contratado a través de una asistencia técnica, el estudio de un sistema de alcantarillado total para localidad de Graneros. Pretendemos durante el primer trimestre de este año poder presentar al FNDR la postulación de ese sistema de alcantarillado”, detalló.

Pero como una medida parcial, mientras se concreta la construcción definitiva, Michea comentó que esta solución al ser una medida a mediano y largo plazo (3 años aproximadamente), se baraja otras soluciones. “Estamos buscando una solución parcial que permita poder resistir hasta que el sistema definitivo y no puedan tener los problemas que están teniendo hoy día”.

“Se está estudiando las distintas alternativas que hay. El terreno es bastante acotado entonces no es mucho el espacio que tenemos para poder buscar una solución, porque hemos tratado de conversar con algunos vecinos para ver si había disponibilidad de poder vendernos terrenos para poder sacar el pozo en ese sector”, finaliza.

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

X