Crédito fotografía: 
Leonel Pizarro
Si bien la pandemia había logrado bajar la intensidad de los trabajos en las empresas de áridos y de asfalto en la zona rural de Ovalle, los nuevos proyectos podrían haber reactivado los motores, y con ellos la contaminación que afecta a las familias de la zona

Haciendo una autocrítica por no ser más contundentes desde el inicio de la problemática, y reconociendo que será difícil lograr que las empresas instaladas dejen de trabajar en el corto o mediano plazo, los vecinos de Villaseca advierten que si bien la pandemia por covid-19 detuvo algunas acciones y reuniones, el reciente reinicio de maquinarias para el trabajo de procesamiento asfáltico en la zona, les obliga a retomar su protesta contra lo que consideran un atentado a la salud de los pobladores del sector.

A finales de febrero de este año, poco antes de que se decretara la cuarentena, los vecinos de la comunidad rural de Villaseca habían logrado sentar en una mesa de trabajo a representantes de diversos organismos de salud, ambiente y obras públicas, regionales y municipales, buscando el cierre o traslado de las empresas de áridos y asfalto de la zona, aunque con tibios resultados.

La instalación de la primera empresa data de hace más de dos décadas, y si bien los vecinos en los primeros años no midieron los efectos que pudieran tener las acciones industriales y de extracción en la zona, luego comenzaron a notar los cambios en el ambiente de la zona.

La presidenta de la Junta de Vecinos de la localidad, Rosa Ángel, aseguró  a El Ovallino que desde muy temprano en la mañana el olor a gases proveniente de la empresa es insoportable, sobre todo para niños y adultos mayores.

“Nunca nos han pedido permiso ni nos consultan porque aquí los vecinos no tienen pito que tocar. Lo que necesitan es un permiso Municipal para comenzar a operar y se supone que eso es lo que tienen. Lo que más nos molesta es el humo, el olor a gases y cauchos quemados que se genera desde la mañana porque esa máquina funciona con petróleo”, indicó la dirigente vecinal.

Destacó que el polvo y las partículas en suspensión en el aire son parte de la vida que les ha tocado llevar, aunque esperan que alguien le pueda colocar el “cascabel al gato”, para garantizar la salud de la comunidad.

“Tendrían que cumplir con algunas normas sanitarias, colocando mallas o filtros, porque el polvo es insoportable, y desde que empieza a funcionar la empresa de asfalto muy temprano en la mañana se siente un olor muy fuerte”, destacó.

Recordó que han tenido reuniones con diferentes representantes de organismos públicos, y que ninguno ha podido dar una solución al respecto. Y estimo que durante la pandemia ha bajado la labor porque no tenían proyectos, pero que con el anuncio de reactivación de trabajos en caminos, han vuelto a encender los motores.

Agua y vida

En tanto desde el Movimiento Ecológico de Villaseca, Yasna Molina, señaló que hay problemas que no solamente se respiran, sino que se esconden bajo tierra: La planta de Agua Potable Rural que abastece a Villaseca, pero que sirve también a Canelilla, Puntilla, Samo Bajo, está cerca de donde se estableció la empresa, lo que afectaría algunos pozos en su proceso de extracción

“El temor que tenemos nosotros los pobladores es que comiencen a contaminarse las napas subterráneas, que son nuestras aguas potables. Nosotros somos más de 1200 personas que dependemos del sistema de APR en la zona, por la cantidad de socios que tiene el sistema. Nosotros contamos con tres estanques de agua potable, uno que está cerca de la cancha, otro que está arriba en los cerritos, y el otro está al pie de la otra empresa que está río arriba. Cualquiera de esas nos podría terminar contaminando el sistema de APR”.

Destacó que no sólo sería la contaminación, sino que una de las preocupaciones tiene que ver con la reducción de la presión y de la cantidad acumulada del líquido, porque se estaría interviniendo la napa subterránea.

 

Compromiso municipal

En febrero de este año, el municipio sostuvo la última reunión presencial con vecinos y vecinos de la localidad donde se encuentra emplazada la planta, en la cual expusieron algunas inquietudes sobre el funcionamiento de esta, junto con el estado del camino por el paso constante de camiones, además de temas relativos a la salud de las personas que conviven con esta empresa. Desde el municipio, a través de la asesoría jurídica del Departamento de Medio Ambiente, indicaron que ya cuentan con antecedentes que serán entregados a la Superintendencia de Medio Ambiente, con el objetivo de que se fiscalice la operación de esta empresa y se determine que las labores se realizan cumpliendo con la normativa vigente.

 

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital