Crédito fotografía: 
Cedida
El mejor regalo de año nuevo que la familia de David podía desear: el tan anhelado órgano para garantizar su salud, le estaba esperando en la capital, pero tendría solo tres horas para llegar de Río Hurtado a Santiago

Sabían que no había mucho tiempo para perder, porque la buena salud del pequeño David de siete años dependía de decisiones correctas y con pulso firme.

Desde hace un par de años su salud se había complicado y requería viajar todos los meses a Santiago en autobús, para chequeos constantes. Por casi 30 meses ha dependido de una máquina de diálisis para vivir. Su terapia se hace en su casa, por espacio de 12 horas diarias conectado a un aparato. Desde principios de año ha estado en lista de espera para trasplante de un riñón, que dependía de muchos factores para que se pudiera concretar.

El presidente del Club Aéreo de Ovalle, Roberto Dabed Martinic, explicó a El OVallino que en octubre se habían activado para un posible traslado en avión hasta la capital, pero justo antes de despegar, avisaron que el riñón que disponían en Santiago no era compatible al 100% sino sólo en un 85%, y que bajo esas condiciones los médicos descartaban el trsaplante, así que tuvieron que abortar la misión.

“Se trata de un traslado de un pasajero muy especial para nosotros, porque se trata de su salud. Nos había contactado el alcalde Gary Valenzuela de Río Hurtado porque uno de sus vecinos, un pequeño de siete años necesitaba llegar a Santiago y por supuesto que le íbamos a dar todo el apoyo. Este domingo nos llamaron y dijeron que el niño tenía tres horas para estar en Santiago, si no, perdería la oportunidad de recibir el trasplante, así que nos activamos para cumplir con él”.

Difícil misión

El niño vive al interior de Río Hurtado, en Vado de Morrillos casi llegando a la cordillera, a poco más de dos horas de recorrido desde Ovalle, por lo que el traslado por tierra a la capital era una opción desechada desde el principio, la única posibilidad era poder trasladarlo en un avión, para que pudiera cumplir con los tiempos.

Así, el aeroclub de Ovalle, hizo las gestiones para tener dispuesta una nave, así como también uno de los pilotos de la provincia, quien estaba disponible un domingo en la tarde, y se realizaron las notificaciones para que el pequeño David pudiera volar hasta Santiago con su familia para someterse a la operación.

“Si no llegaban a tiempo a Santiago podrían perder la posibilidad del trasplante, ya que podría ofrecerse el órgano al segundo en la lista, así que fue una carrera contra reloj para que todos los engranajes calzaran correctamente y pudiera cumplirse la misión. El Aeroclub de Ovalle hizo todos los trámites con varios clubes de la región para poder poner en la pista una nave con su piloto habilitado y que el pequeño David pudiera llegar a tiempo a Santiago”.

Así fue, y tras un vuelo de 80 minutos, el pequeño y su mamá aterrizaban en el aeródromo Eulogio Sánchez, conocido como el aeródromo de Tobalaba en Santiago, donde ya lo esperaba una ambulancia trasladarlos al Hospital de Niños Luis Calvo Mackenna.

La condición de David

La vida de David cambió con el diagnóstico médico y una campaña para recolectar fondos en la comuna de Río Hurtado, que se volvió viral y mucha gente se interesó en ayudar, entre ellos la concejal Rosa Urqueta, quien se contactó con la familia y ofreció todo el apoyo del que disponía.

“Desde hace dos años y cuatro meses está bajo observación médica, le detectaron una Insuficiencia Renal Terminal, etapa cinco, lo que lo ponía en la lista de prioridades nacionales para un trasplante de este tipo. Yo iba a ser la donante, pero para el año pasado, en esta misma fecha descubrieron que yo tenía sólo un riñón y descartaron completamente esa posibilidad”, comentó a El Ovallino Isolina, la mamá de David

Indicó que la espera por un riñón se volvía interminable, las jornadas de diálisis, aunque en su casa ya que se convirtió en su enfermera, se hacían agotadoras y el tiempo se acortaba a la espera del llamado.

Por fin la llamada llegó el domingo y todo el operativo inició para que en tiempo record estuviera en Santiago.

“Esta vez nos avisaron a las 12.55 y dijeron que teníamos tres horas para llegar a Santiago. Mi papá manejó hasta Ovalle en 45 minutos, y luego el avión tardó una hora y 20 minutos en llegar a Tobalaba, así que llegamos a tiempo todavía”.

Confirmó a El Ovallino vía telefónica desde Santiago el buen estado de salud del niño, y con una alegría que solo una madre puede expresar, indicó que es gracias a mucha gente que ha aportado su granito de arena desde hace un par de años.

Tras una exitosa operación, ahora está en recuperación desde este lunes.

“Ha respondido perfectamente a su riñón nuevo, actualmente se encuentra en recuperación en la Unidad de Cuidados Intensivos, y si todo sigue saliendo bien podrá hacer su vida normal, más allá de algún chequeo, pero no tendrá que estar conectado a una máquina”, comentó.

El pequeño cumplirá 8 años el próximo 6 de enero, por lo que su nueva condición de salud, según explica su mamá, será su regalo de Navidad, Año Nuevo, Reyes Magos y Cumpleaños, todo junto para que pueda jugar normalmente a partir de ahora.

 

En tanto la concejal Urqueta indicó que desde siempre han apoyado el caso de David y que si en una primera oportunidad no se había logrado el objetivo, en esta ocasión todos colaboraron para que se realizara.

“Es un tema de voluntad, de que cada quien aportó para que David pudiera llegar a Santiago para realizarse su trasplante y que tenga la salud de la que todo niño debe gozar”, indicó.

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

X