• Cristian Pérez: Lo importante de este programa es que obliga a las instituciones a sentarse a hablar y a escuchar las necesidades que el rubro tiene”.
Cristian Pérez Escobar, Vicepresidente del Programa de Zonas Rezagadas del Limarí El programa de Zonas Rezagadas estrena vicepresidente, quien se ha comprometido a seguir profesionalizando los proyectos en las mesas productivas

El sistema de Zonas Rezagadas nació de la necesidad de coordinar el trabajo entre los productores de distintos rubros, las gobernaciones provinciales y las seremías. Por eso el presidente es el gobernador provincial de turno, y el vicepresidente es un representante electo entre las mesas productivas.

Es un modelo a nivel nacional que se aplica, desde 2015, en las comunas donde tienen zonas más rurales y rezagadas.

Para este período 2018 la responsabilidad de la vicepresidencia es de Cristian Pérez Escobar, representante del rubro minero y quien ha mostrado significativos avances en la consecución de proyectos.

“Son cinco las mesas con cuatro rubros productivos: Minería, Turismo, Agricultura, Ganadería y la Mesa Social, cada una escoge a su representante y se vota al vicepresidente. Luego que cada mesa se instala por rubro, en una gran reunión exponen lo que su área productiva quiere. Lo importante de este programa es que obliga a las instituciones a sentarse a hablar y a escuchar las necesidades que el rubro tiene” indicó Pérez.

Explicó que no se trata de que un Seremi llegue al lugar con proyectos y recursos y los apliquen pensando que eso es lo mejor. El cambio es que ahora son los productores quienes exponen las necesidades y trabajan en conjunto para resolver los problemas y para motivar a la productividad.

“Por ejemplo, en minería hace 30 años que queríamos tener un Enami en Combarbalá. Un gran logro fue que desde el programa de Zonas Rezagadas gestionamos la construcción de un poder de compra en esa zona. Y lo que se venía luchando desde hace tiempo, este programa desde más arriba, obliga a la autoridad a hacerse cargo de la problemática”

Los logros

Enumera Pérez los logros que han obtenido en estos años y los explica desde la perspectiva del programa. “Logramos la instalación de la primera empresa pisquera en Combarbalá, La empresa de nueces más grande de Chile, Agromostazal, nació de las propuestas de la mesa. Ellos le dan empleo a más de 500 personas”.

El reto futuro

Debido a estar en una zona con un nivel de desplazamiento urbano importante, Pérez afirma que uno de los desafíos es que los proyectos, que contarían con recursos disponibles del programa Corfo, lleguen a cada zona para mantener a los jóvenes activos en cada rubro productivo.

“El reto ahora es profesionalizar todos los procesos, que todos los rubros productivos cuenten con un apoyo profesional para poder levantar proyectos, porque la experiencia nuestra de traer al mejor ingeniero civil de minerías, que es Fernando Brito, y traer a los equipos de la Universidad Católica de Chile a trabajar con nosotros, nos dio excelentes resultados”.

Otro de los desafíos, cuenta es la creación de centros de desarrollo productivos de innovación. “En el caso nuestro –la minería- ya le estamos dando valor agregado, porque estamos vendiendo lingotes de oro y no una piedra. En la parte de agricultura también le estamos dando más valor agregado”.

El problema en la provincia.

Consultado específicamente sobre el problema y la solución, no dudó en responder que el problema es la distancia entre los recursos disponibles y los sueños de los productores.

“Logramos unir la brecha que existe entre el deseo del productor o el emprendedor de salir adelante y el Estado con el recurso a postular, por lo menos una persona en el campo no puede postular. Hoy día existen miles de millones para innovación y desarrollo, para gente emprendedora, pero no lo logran alcanzar, entonces el gran problema que tenemos es la brecha entre el recurso disponible y la necesidad real de la gente. Pero ya lo comenzamos a solucionar con cuatro o cinco ejemplos importantes”.

Estimó en el fondo que el programa ha sido un éxito y está siendo muy observado. “Las nuevas autoridades deben entender y estamos seguros y confiados en que así va a ser, que es una forma nueva de hacer política de estado. En el Sur del Maule es un sector que entendió bien cómo era el proceso y se desarrolló demasiado. También hemos visto otras provincias que se han tardado en entender el objetivo y hay logrado muy poco. Nosotros nos dimos cuenta del potencial de las Zonas Rezagadas y hemos hecho mucho más que otros. Al final de mi gestión quiero que cada una de las mesas productivas haya logrado recursos articulados para el desarrollo de algún proyecto.

Agradeció finalmente a Cristian Herrera como coordinador del programa y a todo el equipo de Zonas Rezagadas, que han hecho a su juicio un gran trabajo al frente del programa.

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

X