• Francisco Varas, seremi de Cultura
Crédito fotografía: 
Archivo
El seremi del área cultural hizo una autocrítica de lo centralizada que son las decisiones culturales y adelantó que en los distintos conversatorios del área, en el marco de las movilizaciones sociales, se debate el acceso a la cultura para generar una nueva sociedad

La crisis social ha tocado todos los estamentos de la vida nacional, y la cultura no puede ser ajena a esta coyuntura. En conversación con El Ovallino, el seremi de las Culturas, Francisco Varas, analizó el papel de su despacho y de todos quienes participan del arte y las manifestaciones culturales para reorganizar el rompecabezas social que recién se está tendiendo sobre la mesa.

“Es muy importante saber, que desde el inicio de las manifestaciones sociales, todos estamos de acuerdo en el fondo de las demandas, pero podemos no estar de acuerdo en la forma en cómo terminan algunos grupos minoritarios, violentistas que tratan de invisibilizar lo que se está pidiendo de una manera transversal”.

Indicó el funcionario que desde el presidente, a la intendenta, hasta los seremis “entendimos la lógica” de lo que está ocurriendo en el país desde el 18 de octubre, cuando estallaron las protestas en casi todas las ciudades de Chile, por lo que llamaron al diálogo desde el ministerio y desde el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes.

“Ese llamado a diálogo lo hicimos para reflexionar acerca de esta coyuntura, analizar cómo la cultura se pone al servicio de poder abrir las puertas y caminos. Porque la cultura no tiene una ideología política, porque son todos nuestros elementos que nos definen como personas miembros de esta sociedad: son nuestros saberes, son nuestras costumbres, son nuestras tradiciones, entonces en base a eso es que tenemos que ser capaces de poder conversar y ponernos al servicio del bien común, por eso la cultura es aglutinante y democrática”.

Diálogo permanente

Comentó Varas, que desde el llamado que se hizo desde el ministerio, se han puesto en comunicación directa con cada uno de los elementos que componen el mundo cultural, incluyendo a protagonistas y sectores beneficiarios de la cultura en la región.

“La tarea es ir conversando y reflexionando acerca de lo que es nuestro quehacer en materia cultural, y de ahí poder tener una propuesta con una mirada que puede abrir el diálogo y descifrar cuáles son los elementos que nos identifican, así debiésemos ser, y de ahí empezar a proponer un posible petitorio o líneas de acción más pertinentes, dependiendo de cada realidad, y cómo se va desarrollando en cada una de las regiones y sectores”.

Advirtió el funcionario que en la región se han dado varias reuniones, con dirigentes de alto nivel, entre ellos la intendenta, y diversas organizaciones culturales y artísticas, en la búsqueda de un diálogo y de las propuestas que puedan salir de ese despacho a futuro.

Monumentos destrozados.

Con respecto a los destrozos que han sufrido algunos monumentos, estatuas y edificios emblemáticos, el seremi lamentó este tipo de violencia asociada al patrimonio material, que son elementos que definen la identidad de la sociedad chilena.

 “Hoy en día estamos en la posibilidad de resignificar el sentido de ese monumento público que es una estatua, pero eso lo tenemos que dar en este juego que es la democracia, porque en democracia no es que se imponga el más fuerte, sino que a través de la dignificación, de cómo ponemos nuestras ideas, somos capaces de conversar y poder tomar acuerdos y construir  a través de esos acuerdos una nueva visión de la sociedad”.

¿Qué se le puede decir a la gente desde la cultura para armar el rompecabezas social de Chile?

“Los conversatorios nos han dado una posibilidad de mirarnos, de ver algunos elementos que nos puedan a nosotros definir algunas líneas de acción. Todavía estamos en estos conversatorios. Pero ya se van definiendo algunas líneas como por ejemplo el acceso a la cultura: la cultura está garantizada en la Constitución como un derecho, pero necesita tener una reinterpretación, que van generando a su vez más elementos que nos permitan tener una nueva visión de los que pueda ser el acceso garantizado de los vienen y servicios culturales, de cada uno de los integrantes de la sociedad, y ver cómo nos reencontramos desde la cultura con lo que es la educación y la formación en educación”.

Comentó que al ser la cultura un elemento transversal del ser, se deben volver a incorporar a la formación educacional todos los ámbitos artísticos para que estén presentes, para que lleguen con fuerza a los jóvenes que se están educando y que sea de la manera más plena.

“Debemos educar a nuestros jóvenes con un criterio lo más colmado posible, para que puedan desarrollar la mayor cantidad de habilidades, por las posibilidades del arte como la música, el teatro, la danza, además de colocar nuestros elementos identitarios que son nuestras culturas ancestrales, la evolución de la historia de Chile, y todos esos elementos tienen que estar dentro del ideario de la persona que estamos construyendo hoy día y que en el fondo es la persona que va a construir una mejor sociedad”.

Recalcó la búsqueda de soluciones desde el punto de vista de la cultura, no para hacer un programa, sino para desarrollar una forma de hacer cultura.

“Hoy día más que nunca es necesario tener más cultura en cada uno de los territorios, en cada una de las cosas que hacemos. Y esto no es un proceso que partió ayer sino que viene de hace muchísimo tiempo que se vienen integrando una serie de elementos que van definiendo cuáles son nuestros cánones actuales”.

¿Cuál podría ser el cambio más notorio en el mundo cultural en el futuro?

“El gran aporte es saber que todo tiene que ser desde ‘el hacer’, desde la institucionalidad tiene que ser con una mirada, pensada en los territorios, y en la pertinencias de cada uno de los territorios. Hoy día seguimos teniendo una visión muy centralista de cómo hacemos las cosas, esa visión ya no puede estar presente en nuestro quehacer. No podemos seguir pensando en cómo el nivel central nos empieza a decir cómo debemos actuar los demás, aquí se tiene que empezar a equilibrar. Si bien el nivel central nos puede dar cómo ciertos lineamientos, la forma de hacer debe ser con una pertenencia completamente local”.

 

La gran base educativa

Admitió Varas que la primera enseñanza que deben poner en práctica desde el ministerio de Cultura, es poner todos los programas que tienen al servicio de la educación: formación ciudadana y fomento al arte, para vincularlo con la educación artística.

“La educación artística actualmente es muy necesaria porque no es una asignatura más, sino que es un complemento para nuestros niños y jóvenes, y cómo entre todos se construye esta nueva realidad a través de las realidades de los territorios.  Nuestro ministerio está haciendo el mayor de los esfuerzos en replantearse sus programas y la pertinencia que estos tienen con la realidad de la sociedad. Nosotros lo primero que vamos a hacer es empezar a construir en conjunto con nuestros actores relevantes, que tenemos en cada uno de nuestros territorios en los que estamos presentes para empezar a ver cómo reenfocamos, dinamizamos y evaluamos también el tema de los recursos”.

Puntualizó la importancia que tienen entonces el Consejo Regional de la Cultura, las Artes y el patrimonio tiene un valor trascendental, porque sería este organismo nombrado democráticamente a través de procesos de elecciones quien tiene una palabra importante que aportar en este momento.

“Nuestros gremios sectoriales, os artistas, los músicos, los actores, los circenses, las corporaciones culturales, todos tienen que estar presentes en esta toma de decisiones y que se sientan de nuevo parte de esto”, finalizó el Seremi.

 

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

X