Crédito fotografía: 
Archivo
El recinto presentará en sus redes sociales una programación especial acentuada en los recuerdos y profesionales que pasaron por la unidad del Servicio Nacional del Patrimonio Cultural. Es el único museo regional que centra su colección específicamente en la cultura diaguita chilena.

La vida de una institución que se acerca a los sesenta años de existencia está llena de recuerdos y de personas que entregaron lo mejor de si mismos para honrar el patrimonio. Es el caso del Museo del Limarí que cumple exactamente 57 años desde que fuera fundado un 17 de septiembre de 1963 bajo el nombre de Museo de la Sociedad Arqueológica de Ovalle.

Para esta conmemoración se ha preparado una serie de actividades que van en rescate de la trayectoria del recinto. Una de ellas es la publicación de saludos de autoridades, funcionarios, ex funcionarios e instituciones que han estado vinculados a esta unidad del Servicio Nacional del Patrimonio Cultural.

Otra de las iniciativas es poner en valor el archivo fotográfico del museo y que registra la historia de la institución, entre ellas ex edificios, actividades, presencia en terreno, trabajo interno, entre otras, pero sobre todo la marca que dejaran los funcionarios que dan vida al museo. Todas estas iniciativas se verán reflejadas en la fan page del recinto (Museo del Limarí) hasta fines de mes.

Por otra parte, se continuará con las actividades paralelas que lleva en redes sociales la unidad, entre ellas las fotografías patrimoniales de la ciudad, entrevistas en vivo “Patrimonio en la red” y “Patrimonio Industrial”, así como también los comentarios de libros que realiza el programa Bibliomóvil Limarí ex Dibamóvil en sus redes sociales.

Institución con historia

En 1978 el museo pasa a formar parte de la ex Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos.

Las colecciones que dieron forma al museo, al momento de su fundación, constituyen un enorme legado patrimonial donado por el doctor Guillermo Durruty.

A esta significativa colección es preciso agregar el importante número de piezas que habían sido recuperadas por los miembros de la Sociedad Arqueológica de Ovalle en las diversas excavaciones realizadas en la zona. Se trata principalmente de objetos pertenecientes a la cultura diaguita local, en especial al momento de transculturación Inca, siendo el único museo regional que centra su colección específicamente en la cultura diaguita chilena.

En 1984 tomó el nombre de Museo del Limarí, adquiriendo un rol tutelar sobre el patrimonio arqueológico provincial.

Finalmente, en noviembre de 1996, el museo fue trasladado al edificio de la ex estación de ferrocarriles de la ciudad de Ovalle, como parte del proyecto municipal, cuyo propósito fue la recuperación urbana del sector norte de dicha ciudad. Se trata de la creación del Centro Cultural Guillermo Durruty, el que está formado por el Museo del Limarí, la Biblioteca Pública Víctor Domingo Silva, el Salón de Extensión Patrimonial y un anfiteatro para eventos exteriores.

La historia del Museo del Limarí registra la dirección de seis directores y directoras. El primero de ellos Julio Brussain Campino su fundador, posteriormente el profesor de historia, Rodrigo Iribarren quien inicia la etapa del museo como parte de una institución del Estado (Ex Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos), luego asume el cargo el arqueólogo, Marcos Biskupovic, a quien lo sucede la licenciada en arte, Daniela Serani quien lo dirige por 13 años y deja la conformación del Salón de Extensión Patrimonial del recinto, tras ella llega la arqueóloga, Gabriela Carmona, y actualmente dirige el museo el licenciado en historia, Marco Sandoval.

 

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital