Crédito fotografía: 
Roberto Rivas Suárez
Activo desde hace casi cinco décadas, quien fuera el primer editor del Diario El Ovallino, anunció recientemente su retiro del periodismo activo para tener más tiempo para “conversar” con los personajes de sus próximas novelas y cuentos. Repasó sus inicios y su actualidad en la comunicación

De hablar pausado, como seleccionando con pinzas cada una de las palabras que dirá, tal como lo hace con cada letra en las notas, cuentos y novelas que escribe, Mario Banic Illanes hace un repaso por sus casi cincuenta años en el periodismo para tomar una decisión: se retira de las noticias para dedicarse a su literatura.

Su infancia en El Trapiche la vivió leyendo las revistas que le llevaba su padre, Alfonso Banic, y los artículos que éste escribía. De hecho cuando don Mario nació en 1950 ya su padre había tenido una dilatada experiencia periodística, de la que ha podido recuperar y leer infinidad de archivos.

“Cuando tenía como 17 años escribí un artículo y se lo llevé al director del diario La Provincia, y él lo publicó al día siguiente. Era una imitación y parodia a una columna que tenía Isabel Allende en ese momento. Después seguí escribiendo sobre otras cosas, pero me fui a Santiago”.

Recuerda Banic que luego de estudiar la media en La Serena, se fue a la Universidad de Chile en Temuco donde estuve dos años, más tarde fue a la misma universidad pero en Santiago, con la esperanza de estudiar periodismo, aunque no logró entrar y en cambio ingresó a la carrera de Pedagogía en Español, que tenía básicamente los mismos ramos.

“En Santiago me sorprendió el golpe militar, y como yo estaba muy comprometido políticamente mi papá me trajo de vuelta para fondearme en El Trapiche. Yo estaba esperando la micro para ir a la universidad cuando pasaron los aviones que iban a bombardear La Moneda, me devolví a la casa y me informé por la radio. No fui a clases, varios de mis compañeros desaparecieron. Me devolví a Ovalle a escribir de forma más regular para el Diario La Provincia”.

Periodismo en serio

Señaló que el director le pidió incorporarse al diario, pero lo que hacía era transcribir las Cartas al Director y las noticias de última hora que se escuchaban en la radio, y que se publicaban en la última página.

“Más o menos en el 78, una mañana el redactor deportivo no había llegado y tuve que ir yo al entrenamiento de Deportes Ovalle, allí solo tenía que ver a los jugadores y anotar a los posibles titulares, para darle los datos al redactor. Pero al terminar el entrenamiento fui a hablar con el director técnico, el uruguayo don Adolfo Rodríguez, lo entrevisté y me explicó su visión del juego.  Así que llegué y redacté la nota y la publicaron al día siguiente a dos páginas, luego el domingo me enviaron a mí a cubrir el juego”, recordó Banic como su inicio formal.

A los años falleció el director del rotativo Juan Carlos Araya, y por cuestiones del destino Banic tuvo que tomar las riendas del diario por  unos cuatro años.

Luego tras una propuesta del diario El Regional para hacerse cargo de la sección “Ovalle”, que derivó en otras conversaciones, se dio comienzo a un nuevo proyecto periodístico en la provincia: El Ovallino, del cual Banic fue su primer editor y representante legal.

Estuvo varios años al frente del diario en los momentos de la transición a la democracia. También fue corresponsal del diario El Mercurio, y al cerrar el ciclo con El Ovallino, fue director de cultura de la Municipalidad de Ovalle, uno de sus pocos trabajos no ligados al periodismo.

Tras un año y medio fuera de los medios, fue invitado de nuevo como coordinador de la sección de “Ovalle”, pero esta vez para el Diario El Día, trabajo que realizó por unos tres o cuatro años más.

Una vez al salir de allí, decidió que era el turno de buscar una alternativa propia, decidiendo iniciar el primer diario completamente digital de la provincia. “Pero Mario estás loco, si en Ovalle no hay computadoras’ me dijeron mis amigos, mucho menos pensar en teléfonos inteligentes, pero nos fue mejor de lo que esperábamos y hasta ahora tenemos a OvalleHoy”, apuntó.

Retiro

Pero este último diciembre confesó que ya las fuerzas y las ganas no eran las mismas, por lo que decidió guardar el teclado y poner fin a una carrera periodística de casi cinco décadas.

“Siempre mis escritorios son desordenados, igual mi cerebro, pero yo entiendo dónde está cada cosa. Y en mi desorden conseguí en varias cajas con escritos de mi papá, con obras literarias mías que las quiero retomar. Encontré los primeros cuentos que escribí cuando tenía entre 18 y 22 años, cuando vivía en El Trapiche, y cuando los leí me di cuenta que no estaban mal. Así que luego los edité en otro libro, que tuvo una receptividad increíble”.

Actualmente contabiliza nueve libros, entre cuentos, selecciones de artículos y novelas cortas.

-¿Cuántos le faltan por escribir?

-“De los que tengo comenzados o casi listos, son como cuatro o cinco libros. Estoy trabajando en otra novela que se desarrolla en un futuro distópico pero posible… una ciudad como Ovalle en medio de una profunda sequía, tengo el borrador pero tengo que mejorar como cuatro o cinco personajes”.

Señaló que también desea más tiempo para hacer segundas ediciones de algunos de sus libros agotados, con tirajes cortos

Consultado acerca de su cercanía con las nuevas generaciones de escritores, rescató su excelente relación con dos jóvenes narradoras. “Son Anita Toro Guerrero, de El Guindo Bajo, autora de una tremenda novela ‘Mujer de Blanco’ escrita cuando tenía 17 años; y Patricia Badilla, domiciliada en Las Sossas, autora de otra gran novela "La Maldición de la Hacienda”.

En lo personal tiene una esposa de toda la vida, dos hijas y tres nietas, que son muy buenas lectoras.

“Cuando presenté el libro La Invitación, de regreso a la casa, ni nieta de siete años me preguntó ¿‘Tata, ahora ya eres famoso’? así que ¿qué mejor admiración puedo tener? No me queda más que seguir con la constancia para escribir mis libros. Ahora que estoy retirado, me lo voy a tomar con tranquilidad”, puntualizó el escritor.

 

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

X