• El Estadio Diaguita de Ovalle se alzó con una inversión superior a los 11 mil millones de pesos. (Fotos: Rodolfo Pizarro)
  • El partido inaugural entre Chile y Argentina de octubre de 2017 registró un lleno total en el recinto deportivo.
  • Provincial Ovalle y CSD Ovalle no superan los 500 espectadores
  • El atletismo y otras disciplinas deportivas se pueden practicar libremente en el estadio.
Crédito fotografía: 
Rodolfo Pizarro
En los partidos de los clubes locales como Provincial Ovalle y CSD Ovalle se han registrado más de 300 espectadores por encuentro. Algunos acusan exitismo y apatía de los habitantes, mientras que otros invitan a realizar actividad física al recinto deportivo.

Los 300 hinchas controlados que asistieron a presenciar el duelo de Provincial Ovalle ante Provincial Osorno en el Estadio Diaguita son una muestra que el poder de convocatoria de los equipos de fútbol que están compitiendo en la Tercera División es escaso.

Un día después, fue el turno de la localía para el CSD Ovalle, equipo que registró una cifra muy similar al del “ciclón”, demostrando que quizás no es una cosa de identidad con un equipo de fútbol en particular, sino con la disciplina deportiva en sí misma.

Por lo mismo, caen algunas interrogantes a la mesa. ¿Los habitantes de Ovalle están disfrutando del Estadio Diaguita de Ovalle?, ¿Están aprovechando la inversión pública que realizó el Estado?, ¿Por qué los habitantes no se acercan al reducto a presenciar actividades deportivas?

Para el exfutbolista de Deportes Ovalle y actual ayudante técnico de CSD Ovalle, Francisco Carvajal, percibe poco interés en asistir a actividades deportivas masivas en el reducto de avenida La Chimba. Y para esto, incluso, rememora otras épocas.

“La gente de Ovalle es exitista, siempre ha sido igual. Si no hay un espectáculo deportivo en instancias grandes o decisivas, la gente no se motiva a participar de actividades deportivas. Recuerdo los años en que jugaba por Deportes Ovalle y no estábamos bien en la tabla, iban cerca de 300 personas, pero cuando las cosas iban bien, el público nos apoyaba. El público de Ovalle es especial”, afirma.

Un panorama que no es nuevo en la zona, dicen, y que para algunos se debe a la apatía de los habitantes.

“Es una apatía que ha sido histórica. Somos una zona exitista. Cuando subió Ovalle a Primera División, el Estadio Ferroviarios se llenó, pero después tenía un promedio de 600 personas. No es nada nuevo. Influyen muchas cosas, los medios sociales, la situación del país, la apatía globalizada, un desprecio por todas las instituciones”, considera Juan Carlos Ahumada, extécnico de CSD Ovalle.

El mismo entrenador descarta de plano el costo económico para acceder a presenciar eventos deportivos locales, como en el caso de los dos equipos de fútbol que compiten en Tercera División. En el caso de Provincial Ovalle, la galería asciende a $2.000 y tribuna $3.000, mientras que CSD Ovalle tiene un valor de $2.000 adultos y $1.000 mujeres. Ahora, también se hacen cargo de la autocrítica, ya que en dos años no han podido convencer a más personas al estadio.

“No podemos echar la culpa solo a la gente, también creo que tenemos responsabilidad.  Yo dirigí al equipo y hablo por mí, no por la institución. En dos años no fuimos capaces de encantar al público, sobrepasando las 700 personas, incluso haciendo buenas campañas. Hicimos un mal trabajo, difundimos poco y otros factores como los medios de comunicación también influyen”, acota Ahumada.

Con todo, hay un concepto en que varios coinciden. El exitismo reflejado en las palabras de Carvajal se repite en otros personajes ligados al deporte en Ovalle. Por ejemplo, un caso reciente fue la asistencia de 4 mil personas a presenciar el duelo entre Provincial Ovalle y Cobreloa por la Copa Chile del 2018.

“El público es un poco exitista en cuanto a resultados. Cuando disputamos el ascenso en el 2016, el estadio de Punitaqui estaba a tope, con 890 espectadores. Eso quiere decir que las personas esperan un poco más de las instituciones, de estar a un nivel superior. Creo que la gente aspira a tener buenos equipos en la ciudad. Pero la gente debe entender que para optar al fútbol profesional y poder ascender, se debe hacer una campaña para aunar esfuerzos. L gente debe apoyar y que nos permita solventar una campaña, de otra forma es imposible”, considera Cristián Venegas, gerente deportivo de Provincial Ovalle.

“Una ciudad con más de cien mil habitantes no se puede justificar que vayan 300 personas al estadio. Por ejemplo ¿cómo explicamos cuando Cobreloa vino a jugar con Provincial Ovalle el año pasado y vinieron 4 mil personas al estadio? Entonces, ¿cuánto es el amor que hay por Ovalle?”, dice Ahumada.

Y no solo el fútbol es el que vive esta situación. En mayo del 2018 Ovalle recibió el atletismo de los Juegos Deportivos de la Juventud Trasandina, Judejut, donde más de 500 atletas provenientes de Perú, Bolivia y el norte de Chile brindaron un espectáculo deportivo en el Estadio Diaguita. Sin embargo, el público no se hizo presente en las graderías del recinto, aun cuando la entrada era gratuita.

“Es exitista y en eso coincidimos todas las personas que estamos ligadas al deporte, y no solo en el fútbol. Por ejemplo, los campeonatos de atletismo que se realizan igualmente van escasas personas a verlo, pero si hubiera un deportista destacado irían a verlo”, afirma Carvajal.

Pero igualmente hay un grado de optimismo para los protagonistas, como el caso del capitán de Provincial Ovalle, Luciano Meneses.

“Nosotros sabemos que el apoyo es en base a resultados. Por ahí no nos se nos han dado y la gente quizás no va al estadio, pero a medida que nosotros vayamos mejorando nuestros resultados, la gente irá al estadio. En la calle, la gente nos hace sentir el cariño, pero todo es en base a resultados y se va a ir motivando para asistir al estadio”, confía.

EL ESTADIO PARA LOS DEPORTISTAS

Mientras el público no asiste en masa al Estadio Diaguita, sí lo hacen los deportistas. Diariamente la pista atlética del recinto recibe a cientos de deportistas, estudiantes y alumnos de la Escuela de Carabineros de Ovalle quienes utilizan el recinto.

Aquí funciona todos los días la Academia Municipal de Atletismo, donde sus alumnos entrenan sagradamente a cargo de los profesores. Todos ellos dan vida al recinto.

“Además, asisten los estudiantes de institutos de educación superior, colegio Yungay, colegios particulares subvencionados y todos ellos tienen horarios. Es más, la alta demanda por el estadio y el horario de invierno, el alcalde dio la posibilidad de encender las luces del estadio hasta las 21.00 horas desde este año”, detalla Cristián Rodríguez, administrador del Estadio Diaguita.

Durante el año 2018 fueron cerca de 32 mil personas quienes hicieron uso del estadio, tanto deportistas como espectadores, de acuerdo a las cifras proporcionadas por la administración del recinto, cifra que proyectan que aumente para esta temporada.

Ahora la pregunta es, ¿cómo sacar mayor provecho al estadio y que no se convierta en un elefante blanco?

No solo del atletismo pueden participar los habitantes, dice Rodríguez, ya que el abanico de disciplinas deportivas aumentó. Ahora realizan acondicionamiento físico, entrenan boxeo, halterofilia y yoga en la sala de calentamiento físico, ocupan la sala de conferencias para instituciones públicas.

“Invito a todos al estadio. Si a alguien no le gusta participar de alguna academia, puede ir libremente a correr, trotar o caminar a la pista atlética. Tenemos visitas guiadas a los colegios rurales y la afluencia de público aumentará respecto del año pasado”, dice Rodríguez.

La tarea es para todos los ovallinos, para que asistan al estadio como deportistas o como espectadores y dar vida al recinto que demoró nueve años en construirse.

 

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Lo más visto hoy

 

 

 

 

 

X