Crédito fotografía: 
Cedida
La sanción para Luciano Antonio de la Barrera Arancibia, además indicó la inhabilitación absoluta perpetua para cargos, empleos, oficios o profesiones ejercidos en ámbitos educacionales o que involucren una relación directa y habitual con personas menores de edad.

Este martes el en El Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Ovalle se condenó al sacerdote Luciano Antonio de la Barrera Arancibia a la pena de 2 años y 88 días de presidio, con el beneficio de libertad vigilada intensiva, tras su calidad de autor del delito consumado de "abuso sexual a menor de 14 años" (aunque la víctima en este caso cuenta con apenas 6 años), donde el ilícito habría sido perpetrado en la comuna de Los Vilos, en septiembre del año pasado.

El tribunal integrado por los magistrados Ana Marcela Alfaro (presidenta), Celeste Serrano y Manuel Vergara (redactor), de forma unánime, aplicaron las penas de inhabilitación de cargos y oficios públicos durante el tiempo de la condena, más la penalidad de interdicción del derecho de ejercer la guarda y ser oído como pariente en los casos que la ley designa.

La juez del  Tribunal Oral en lo Penal de Ovalle, Ana Marcela Alfaro además señaló la relevancia en las penas específicas que recaen en este tipo de delitos, “una de las de mayor relevancia es la sujeción a la vigilancia de autoridad durante 10 años a contar del cumplimiento de esta condena.  La forma de cumplimiento de la pena además, se le ha cambiado por un cumplimiento distinto que se denomina libertad vigilada intensiva, que implica el control de Gendarmería de Chile, específicamente del Centro de Reinserción social por el periodo de la condena”.

“También dentro de las penas especiales de este delito, es la prohibición absoluta y perpetua de que este señor desarrolle empleos o cargos en establecimientos educacionales o en cualquier otro que implique tener alguna relación o comunicación con menores de edad”, explicó la magistrada.

Como otras medidas, se dictaminó la prohibición de acercarse al lugar donde se produjeron estos hechos el Hogar Laura Vicuña de la ciudad de Los Vilos y la prohibición de acercarse a la víctima o a su familia.

Una vez ejecutoriado el fallo, el tribunal dispuso que se proceda a toma de muestras biológicas del sentenciado para determinar su huella genética e inclusión en el registro nacional de ADN de condenados.

Hechos

El fallo dio por acreditado, que alrededor del mediodía del 15 de septiembre de 2018, en el interior del Hogar Laura Vicuña de Los Vilos, el condenado, el sacerdote Luciano Antonio de la Barrera Arancibia, visitó la ciudad con el objetivo a oficiar misa, procediendo a abusar sexualmente de un menor de 6 años de edad, siendo sorprendido por una adolescente residente de dicho hogar, huyendo el menor del lugar.

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

X