• Ante la presencia de robos, algunos locatarios de la Feria Modelo de Ovalle, tomaron la decisión de instalar cámaras de seguridad.
Un individuo de iniciales A.O.J. ingresó a‘La Bodega’, en la parte sureste de la Feria Modelo. “La semana pasada se volvió a meter la misma persona”, expresó la víctima Ante la presencia de robos, algunos locatarios de la Feria Modelo de Ovalle, tomaron la decisión de instalar cámaras de seguridad.

Cerca de las dos de la madrugada del viernes, personal del cuadrante uno de Carabineros se trasladó a la Feria Modelo de Ovalle, con la finalidad de verificar la presencia de un tipo en el interior de uno de los locales. Una vez en el lugar, el personal uniformado pudo consignar la presencia del sujeto, quien intentó darse a la fuga por la techumbre de la Feria. Situación que obligó la presencia de apoyo, que finalmente logró la detención de la persona identificada como A.O.J. El sujeto ingresó a ‘La Bodega’, el nombre que recibe el comercio del local número 130, a cargo de Hernán Cabrera, quien tras revisar el lugar, se percató que faltaban bebidas energéticas y frutas,  avaluadas en cerca de 40 mil pesos. Por suerte, las especies fueron recuperadas en el momento. Sin embargo, lo que más le dolió al dueño, fue el forado que dejó el ladrón en el techo, el cual tendrá un costo de reparación de aproximadamente $100.000. “El guardia de la Feria me llamó a las 2.20 horas de la madrugada para informarme que Carabineros había detenido a una persona que se había introducido en mi bodega. Lo bueno, es que Carabineros logró detenerlo y así recuperar lo robado”, declaró la víctima en conversación con diario El Ovallino. Lo curioso y llamativo, es que según el propio locatario, el autor del delito ya habría ingresado a robar en ‘La Bodega’. “A esta misma persona la sorprendimos robando la semana anterior, el día domingo. Una persona que trabaja conmigo lo pilló por afuera y el tipo se arrancó al peladero que está al costado del Mall Open Plaza. En esa oportunidad quedó libre a las horas. Yo mismo tuve que reparar las dos planchas que destruyó”, comentó el comerciante afectado por la delincuencia. Ante el reiterado acto, Cabrera aseguró estar “enfermo, porque uno no queda tranquilo después de robos así. La madrugada del viernes fue el colmo, porque me tuve que levantar a las 2 de la madrugada para bajar y verificar el estado de mi negocio”. Bajo la misma línea, tomó la decisión de instalar cámaras. “Ahora tengo tres dentro y una fuera, pero parece que no fue suficiente, porque igual entró”. “Al lado, no sé si habrá sido el mismo personaje, pero también robaron hace unos días un saco de poroto y varias cosas más. El caballero también tuvo que reforzar su bodega”, complementó.  

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...
X