Crédito fotografía: 
Leonel Pizarro
Durante la madrugada de este domingo equipos de voluntarios asistieron a la emergencia presentada en la población 21 de mayo. Especialistas entregan consejos de cómo atender este tipo de situaciones

La madrugada del domingo Bomberos de Ovalle concurrió a un llamado alertado por vecinos por un fuerte olor a gas en el ambiente, en el pasaje Luis Uribe de la población 21 de mayo.

A la llegada de los voluntarios se realizó el monitoreo del sector ubicado a metros de avenida la feria, confirmando con instrumentos la presencia de gas en el sector. Luego de varios minutos los bomberos solicitaron revisar casa por casa para llegar al punto de fuga, logrando en una de ellas dar con la mayor concentración de gas, el cual se desprendía de una de las cañerías a la altura de la unión del calefont.

Una vez encontrado el punto de fuga se procedió al cierre del suministro y a la ventilación del ambiente en la vivienda para dar finalizada la emergencia, no sin antes informar e instruir a vecinos de qué hacer cuando esto vuelva a suceder.

Riesgos invisibles

Los escapes de gas se suelen producir por descuido o por un mal mantenimiento de la instalación del gas. Dependiendo del tamaño de la fuga, un escape de gas puede acabar en asfixia, intoxicación por inhalar monóxido de carbono, incendios e incluso explosiones.

Los gases que se utilizan en casa pueden ser de dos tipos: Gas natural, que es una mezcla de gases ligeros que se obtienen directamente de yacimientos, pero el más recurrente en la zona es el Gas de GLP, que son los gases licuados del petróleo, el butano y el propano.

¿Cómo reconocer un escape de gas?

Especialistas en Prevención de Riesgos explican que los mismos usuarios de gas pueden reconocer si existe una fuga fijándose en una serie de aspectos relacionados con ese tipo de emergencias.

Olor característico: ninguno de los gases que se utilizan de manera doméstica (el gas natural, el butano o el propano) tiene olor propio. Por eso, los proveedores le añaden un componente llamado mercaptano que permite su reconocimiento en caso de fuga.

Silbido de gas: en caso de fuga, la presión con la que sale el gas producirá un sonido similar a un silbido.

Burbujas en agua estancada: en caso de que el escape tenga lugar en el exterior de la vivienda (por ejemplo en una barbacoa de gas o una estufa portátil) buscar burbujas en agua estancada es un indicador de que hay un escape de gas.

Revisar las conexiones y mangueras con solución jabonosa (llamada también lavasa), esta se aplica en la zona que pueda estar propensa a tener una fuga y hará pequeñas burbujas por el jabón y/o detergente utilizado

Frente a un escape de gas

La premisa antes de actuar frente a un escape de gas es evaluar la gravedad de la situación. Antes de tomar ninguna medida, se debe comprobar cuál es el nivel de emergencia. Es decir, si el olor a gas es perceptible pero no es muy fuerte, puede que sea una pequeña fuga. Pero si resulta imposible respirar o el olor es insoportable, entonces seguramente se estará en presencia de un escape de gas importante.

Si la fuga es pequeña, primero hay que ventilar la casa abriendo ventanas y contraventanas; retirar también las cortinas para que pueda circular la máxima corriente de aire posible. En el caso de que se trate de un escape de butano o de propano, se debe abrir también las puertas, ya que estos gases pesan más que el aire y se quedan cerca del suelo.

Cierre la llave general de paso del gas. Compruebe que los hornillos de la cocina estén cerrados y si la llama piloto de la caldera se ha apagado.

No se debe encender enchufes ni ningún aparato eléctrico, ya que podrían saltar chispas y ocasionar una explosión o un incendio. Mucho menos encender cigarrillos o algo que necesite de una llama.

En un lugar cerrado con fuerte olor a gas no se deben realizar llamadas con el teléfono móvil. Hay que salir a la calle cuando se deba llamar a la compañía del gas.

Se tiene que contactar con el proveedor de gas e informar de la incidencia. Si ellos no envían a un técnico, el usuario debe llamar a un técnico autorizado para que revise la instalación de gas.

Fuga grande

En caso de que se haya detectado una fuga grande lo primero es evacuar la vivienda lo antes posible, sin intentar encontrar el origen de la fuga, pues se podría sufrir un desmayo por el exceso de inhalación de monóxido de carbono.

Se debe llamar inmediatamente a la compañía del gas y, si se considera necesario, a los bomberos.

No hay que acceder a la vivienda hasta recibir la debida autorización.

Si la llave de paso del contador está fuera de la vivienda, se debe cerrar, ya que en este punto no habrá riesgo por inhalación.

Consejos para prevenir un escape de gas

Evitar un escape de gas puede estar al alcance llevando a cabo determinadas precauciones y teniendo en cuenta algunas recomendaciones. La parte más importante es la de las revisiones.

Revisar la instalación de gas es más importante de lo que parece. Los accesorios de los balones, bombonas y las tuberías del gas canalizado deben estar en perfecto estado para soportar la presión del gas que circula por ellas. Además, en caso de que se tenga suministro en bombonas, algunos componentes como las mangueras tienen fecha de caducidad, por lo que es conveniente revisarlo a menudo o dejarla apuntada en un lugar visible que recuerde cuándo hay que cambiarla.

La inspección obligatoria del gas, así como la revisión de la caldera debe ayudar a que no haya accidentes. Sin embargo, estas revisiones se hacen cada cinco y dos años respectivamente, por lo que si se quiere hacer una revisión antes de que se cumpla el plazo, se debe hacer de manera particular.

Cómo prevenir descuidos con el gas

Hay que asegurarse que los hornillos de la cocina y el horno quedan bien cerrados cuando se termina de cocinar.

Hay que comprobar de vez en cuando si el piloto de la caldera sigue encendido o no. Si no lo está es que no le está entrando gas.

Cuando una casa se deja sola por un par de días, se debe cerrar la llave general del gas siempre que se pueda.

Se debe mantener una buena ventilación en la vivienda, tanto en verano como en invierno.

Las reparaciones no se deben dejar a inexpertos, siendo obligatorio que las hagan los profesionales.

Si se tiene gas por bombona en una segunda residencia, se debe cerrar la manija de la botella siempre que se deje por mucho tiempo.

Instalar una alarma de monóxido de carbono siempre es recomendable si se tiene la posibilidad, ya que avisará si registra un alto nivel de este gas, que lo más seguro es que provenga de una fuga de gas doméstica.

 

 

Etiquetas: 

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

X