• Con poco tiempo de abierta, los estantes de la joyería quedaron vacíos gracias a los ladrones
  • Locatarios llegaron a abrir el local y descubrieron que ya estaba abierto
Con menos de una semana de instalada, la joyería ubicada en la calle Coquimbo recibió la peor visita de todas: los delincuentes nocturnos que le dejaron el mostrador vacío

La mañana del viernes parecía un día normal. La calle Coquimbo comenzaba su jornada matutina con los locatarios abriendo sus negocios, pero los del #347 notaron que los candados estaban rotos y se imaginaron lo peor. Y tenían razón.

En ese local funciona una joyería, desde hace menos de una semana, y al parecer los primeros "clientes" con un pedido grande no quisieron pagar la factura. Durante la noche unos delincuentes forzaron los candados y entraron al lugar llevándose todo lo que había de valor, no sólo las joyas y la mercancía, sino artículos personales de los dueños y trabajadores.

Durante la mañana se dió aviso a Carabineros, quienes activaron a los funcionarios de investigaciones que recabaron los datos y pistas para comenzar la búsqueda de los posibles culpables.

Locatarios cercanos al lugar del robo aseguraron que colaborarían con grabaciones de seguridad para facilitar las labores policiales .

 

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

X