Crédito fotografía: 
Roberto Rivas Suárez
El incendio del bus ocurrido el domingo en la noche dejó al descubierto a trece migrantes venezolanos que habían ingresado irregularmente a Chile y ahora podrían ser deportados

Perder el equipaje y hasta los documentos en el incendio del autobús del domingo es una cosa. Perder le esperanza y la posibilidad de emigrar para buscar un futuro mejor es otra muy fuerte y diferente.

El siniestro del pasado domingo dejó al descubierto una difícil realidad para trece de sus pasajeros. Entraron ilegalmente a Chile y pueden ser sancionados por ello.

En la noche misma del incidente, Carabineros fiscalizó a los pasajeros, descubriendo que poco más de diez serían chilenos –a quienes enviaron a Santiago- y más de 30 serían extranjeros, por lo que decidieron revisar su estatus migratorio en la Policía de Investigaciones

“A priori se había constatado que según ellos tenían documentación incompleta, de hecho a varios se les habían quemado sus documentos en el bus, incluyendo pasaportes, pero se determinó que 13 pasajeros de ese bus habían ingresado clandestinamente al país”, explicó a El Ovallino el sub prefecto de la PDI Ovalle, Raúl Muñoz.

Explicó que los mismos pasajeros, todos de nacionalidad venezolana, manifestaron que entraron al país por un paso ilegal entre Tacna (Perú) y Arica, a un costado de la vía del tren. Una vez que estuvieron en territorio chileno abordaron el bus que los llevaría a Santiago. “Si no es producto de este percance que ocurrió con el bus, obviamente no nos hubiésemos dado cuenta de la entrada ilegal de estas personas”.

El proceso en extranjería

Explicó el funcionario que una vez que PDI estableció su irregular estatus migratorio, fueron denunciados a la autoridad administrativa que es la Gobernación del LImarí, quienes serán los encargados de determinar su situación en el futuro.

Los señalados lograron continuar su viaje, a Santiago y al sur, pero quedan sujetos a presentarse en la unidad de la PDI para firmar permanentemente mientras se resuelve su situación migratoria.

“Si ellos no se presentan en la PDI van a estar cometiendo doble falta y por lo tanto en cualquier minuto pueden ser objeto de expulsión. A todos se les indicó que debían presentarse en la sede de la PDI en la ciudad a la que decidieron viajar”, aseveró Muñoz.

La futura resolución

En tanto desde el Departamento de Extranjería de la Gobernación de Limarí, confirmaron la recepción del oficio emanado de la PDI en el que indica el carácter de permanencia irregular de los 13 extranjeros en territorio nacional.

“Al eludir el control migratorio, utilizando un paso irregular, lo que procede es que Gobernación debe oficiar el recurso al Departamento Legal de Extranjería en Santiago, donde deben dictar una resolución de cada uno de los ciudadanos”, indicaron.

Explicaron que el traslado de firmas, ante una dependencia de la PDI deben realizarlo a la espera de la notificación de la decisión que se tome en la región de Coquimbo y en el nivel central.

Advirtieron que la norma es clara al indicar que la entrada de los extranjeros al país deberá efectuarse por lugar habilitado, con documentos idóneos y sin que existan causales de prohibición o impedimento para ingresar, y que lo que establece la Ley de Extranjería es que quien ingrese evadiendo el control migratorio arriesga la expulsión a su país de origen.

Destacaron que las solicitudes de reconsideración de expulsión siempre son rechazadas. Sin embargo en algún momento se revocaron algunas expulsiones, sobre todo durante el período de “ordenar la casa” impulsado por el gobierno, que fue el plan de regularización de extranjeros que inició en abril de 2018 y en el que participaron 155.707 personas hasta el 28 de febrero de 2019.

De proceder una orden de expulsión del país  los involucrados los enviarían a su país de origen, en un vuelo de la PDI que los deja en el aeropuerto y se regresa.

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

X