Crédito fotografía: 
Cedida
El juez presidente del Juzgado de Familia de Ovalle reconoce que observa la sensación de desprotección de padres demandantes por pensiones alimenticias impagas. Sin embargo, afirma que los tribunales cumplen al máximo las atribuciones que les permite la ley.

Con el retiro del 10% de los ahorros previsionales desde las AFPs, los tribunales de familias del país aumentaron considerablemente la cantidad de solicitudes de retención por pensión alimenticia. Y la comuna de Ovalle no es la excepción.

De acuerdo a un promedio mensual, el Juzgado de Familia de la capital provincial de Limarí recibió entre enero y junio un promedio de 372 solicitudes de retención por pensión de alimentos. Sin embargo, en una semana esa cifra se disparó completamente, ya que desde el 21 al 28 de julio se registraron 1.748 peticiones, es decir, cinco veces más de lo habitual, y todo con la posibilidad de que el demandante pueda retirar parte de sus ahorros desde las AFPs.

En este sentido, el juez presidente del Juzgado de Familia de Ovalle, el magistrado Jairo Martínez, abordó el aumento en las solicitudes de retención.

“La gente está haciendo la solicitud en todas las causas para asegurarse de tener una respuesta  positiva. Eso nos genera un triple de trabajo adicional de lo habitual, porque hay que resolver todas las causas. Ese es un factor que incide. El Poder Judicial está trabajando de manera coordinada, abriendo protocolos para resolver todas las causas en el menor breve posible. Incluso, a través del link se puede realizar en forma inmediata la solicitud de retención, mientras que nosotros estamos trabajando para poder resolver y retener lo antes posible esos fondos previsionales”, sostuvo.

Aclaró que las peticiones por retención del 10% “solo tendrá un resultado favorable en caso que el deudor solicite el retiro de su 10%, si este no lo realice, no habrá un resultado a favor del demandante, ya que el retiro es voluntario”, señaló.

- ¿Cómo observa esta realidad en la que los padres no están cumpliendo con sus obligaciones y, por otro lado, el otro padre debe recurrir a  instancias judiciales para obtener alguna manutención en favor de sus hijos?

“A uno le sorprende la cantidad de causas que se generan. Y partimos de que hay un conflicto, donde uno de los padres no está cautelando la seguridad y alimentación del hijo, lo cual ética y moralmente es reprochable. Luego de generados los procedimientos, es alto el porcentaje de padres o madres que no están al día en la pensión, mantienen deudas y con intereses altos y los mantos son inabordables, con deudas de hasta $30 millones. La deuda se transforma cada vez más grande y difícil de pagar.

También es llamativo que las partes negocian para llegar a un acuerdo, como pagar en cuotas y son pocos los que hacen una oferta atendible, finalmente, la deuda se prolonga y no termina nunca. Generalmente, esos pagos no se realizan porque son trabajadores independientes en una gran cantidad y es muy difícil reconstruir el patrimonio que tienen, porque no cotizan y no registran inicio de actividad en el SII. Entonces, sus dineros están ocultos de los procedimientos judiciales, por lo que se hace difícil para los tribunales poder retener dineros”.

- Muchos padres recurren a los tribunales para obtener alguna pensión de alimentos, pero en varias ocasiones el padre deudor mantiene altas deudas, incluso millonarias, dejando una sensación de que la misma justicia no está dando respuesta a las necesidades de sus hijos. ¿De qué forma ustedes pueden dar una respuesta a ellos, considerando que se están sintiendo desprotegidos al ver que la justicia no está permitiendo que los padres cumplan con sus obligaciones?

“Esa sensación la vemos y se percibe. La gente tiene un descontento con la falta de resultados en muchas ocasiones con el cobro de las deudas. Al respecto, yo le puedo mencionar que el tribunal cumple al máximo las atribuciones que le permite la ley. Hay que considerar un juez no es un monarca que puede disponer de cualquier cosa y que aunque nos guste o no, la Constitución está hecha para todas las personas, donde se establecen  derechos y deberes para demandante y demandado. Uno tiene que respetar los procedimientos y estos nos entregan herramientas, como los apremios a trabajadores, retención de impuestos, como medidas para conseguir el pago del deudor. Lo otro son medidas cautelares, como retener bienes a rematar, pero el tribunal no tiene más facultades que esas, y no puedo yo ejercer una facultad que la ley no me otorga, eso sería un acto contrario a las leyes y serpia un atentado contra la ciudadanía.

Lo que le puedo mencionar a la gente es mantenerse bien asesorado, siempre es bueno tener una orientación de poder de hacer uso de todas las posibilidades que la justicia entrega, como las Corporaciones de Asistencia Judicial o incluso los municipios entregan asesoría”.

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

X