Crédito fotografía: 
Archivo
Jefes comunales sostienen que se contradice a proyecciones de autoridades sanitarias, ya que el peak de contagios por Coronavirus sería durante la última semana de abril y la primera de mayo.

Rodolfo Pizarro S.

 

El Presidente Sebastián Piñera instruyó a los ministros de Estado que los funcionarios públicos retomen el trabajo presencial desde la próxima semana, esto en medio de la pandemia por el coronavirus.

El Gobierno confirmó que la idea es que paulatinamente los funcionarios vayan volviendo a trabajar en las distintas reparticiones de manera presencial y de esta manera “poder garantizar a todos los chilenos y todas las personas que viven en nuestro país el que la función pública se cumpla como corresponda”, dijo la ministra del Trabajo, María José Zaldívar.

Tomando los resguardos para la atención de público presencial, con las medidas de distancia social y otras medidas sanitarias, los funcionarios públicos dependientes del estado retornarán gradualmente a sus funciones presenciales, una medida que es discutida y criticada por alcaldes de la zona, quienes tienen a cargo a cientos de funcionarios municipales.

“La verdad es que no entiendo bajo qué indicadores y cuáles son los objetivos de esa estrategia para volver al trabajo. Llama la atención que justo cuando se confirma esta noticia son confirmados más de 400 casos positivos en el país. Es bastante complejo advertir la condición del Estado de generar esta normalidad, tratando también de hacer volver a los niños a los colegios y con la reapertura del comercio”, dijo Camilo Ossandón, alcalde de Monte Patria.

Dice que el riesgo de esta emergencia sanitaria es “de muertes”, por lo que “no entiendo y no conozco los argumentos de esta decisión”, agregó.

En el caso propio de los funcionarios públicos municipales montepatrinos, Ossandón comentó que seguirán en la modalidad de trabajo que han llevado hasta el momento. Esta se refiere a que solo algunos trabajadores continuarán con sus funciones presenciales (como funcionarios de departamento social, mantención de plazas y jardines, alumbrado público y recolección de basura), mientras que la gran mayoría continuará teletrabajando, con cerca de 450 funcionarios que trabajan en el municipio.

CONTRADICTORIO

Por su parte, el jefe comunal de Combarbalá, Pedro Castillo, considera la medida es contraproducente a las proyecciones de las autoridades sanitarias respecto al peak de contagios.

“Contagios peak se van a producir en la última semana de abril y la primera de mayo. Es falta principal a todos los órganos del gobierno central, porque los funcionarios de Combarbalá no están prestando servicios en el edificio municipal, sino están aplicando controles sanitarios, con turnos extendidos y acá se ha hecho una redistribución de las tareas. Sinceramente, no comprendo el respaldo técnico y científico de esta medida”, sostiene Castillo.

El mismo edil dice que fue el propio Gobierno quien envió un proyecto de ley para que se suspendiera el Plebiscito del 26 de abril, así como también evitar aglomeraciones, mientras que estudia la reapertura de malls en todo Chile.

“Están evitando de asumir responsabilidades por la mayor cantidad de contagios que se puedan provocar”, agregó Castillo.

Mientras que el alcalde de Ovalle, Claudio Rentería, manifestó que espera que esta acción del gobierno sea analizada con mayor profundidad, puesto que si bien se protegerán a algunas personas con enfermedades crónicas, inmunodeprimidos, embarazadas y mayores de 70 años, quienes no cumplan con estas características deberán retornar paulatinamente a la normalidad, durante las próximas dos semanas.

“Todos los días estamos conociendo casos y las mismas autoridades sanitarias del ministerio de Salud han señalado que el peak de esta pandemia se concretará entre la última semana de abril y la primera de mayo, lo que genera cierto temor en la ciudadanía, que, seguramente, en este período, aumentará aún más la prevención frente al Covid-19”, cerró el alcalde.

Las instrucciones del Ejecutivo para el retorno gradual en abril

Se permitirá a los funcionarios y servidores públicos que se encuentren en grupos de riesgo -como mayores de 70 años y mujeres embarazadas- que cumplan sus labores fuera de las dependencias institucionales de manera remota, con teletrabajo. El jefe del servicio también podrá tomar la misma decisión con aquellos que hayan tenido "contacto estrecho" con contagiados por Covid-19 o que "por sus condiciones de salud sean especialmente susceptibles de contagio", como personas con enfermedades de riesgo, con diabetes o inmunodeprimidas.

En segundo lugar, respecto de quienes no estén dentro de estos grupos o no tengan licencias médicas, el plan debe considerar su incorporación gradual para que durante este mismo mes de abril "el organismo respectivo pueda funcionar de manera presencial normal", considerando también las restricciones sanitarias correspondientes.

En tercer lugar, se enfatiza la incorporación e implementación de medidas sanitarias para "resguardar la salud y protección tanto de los funcionarios y servidores públicos como del público en general", mediante uso de mascarillas, alcohol gel, distancia social y evitando aglomeraciones.

 

 

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

X