Crédito fotografía: 
El Ovallino
Durante estas fechas es común que comerciantes no autorizados, muchos provenientes de otras partes de la región y el país, se tomen las calles del centro de Ovalle, lo que afecta las ventas de quienes sí pagan impuestos y arriendo.

Por Luciano Alday Villalobos / Ovalle

 

Exactamente en un mes iniciará la celebración de noche buena y navidad, fiesta que reúne a las familias pero que también significa un aumento en los ingresos económicos de los comerciantes, ya que la gente busca qué regalar a sus seres queridos.

No obstante, el comercio establecido, ese que paga sus impuestos y arriendo de local, se ve amenazado por los vendedores ambulantes, “hay preocupación de los comerciantes, porque muchos esperan estas fechas para que les vaya mejor, pero si aparecen los ambulantes disminuyen las ventas, nuestra gente invierte en mercadería pero muchas veces no venden todo por esta situación”, acusó el presidente de la Cámara de Comercio de Ovalle, Washington Altamirano.

Son los propios afectados quienes confirman esta situación que los aqueja año a año, “la llegada de ambulantes nos afecta, porque muchas veces venden lo mismo que nosotros, venden sus cosas más baratas, no pagan arriendo, no pagan impuestos, y se llena demasiado la calle, hay mucha gente que con los IFE y los 10% ha invertido en mercadería para vender sus propios productos, así que este año yo creo que va ser peor”, lamentó Arlette Carvajal, quien tiene una tienda de estampados en la Galería Yangman.

Por su parte, la jefa de la zapatería del Portal Vicuña Mackenna, Ana María Jofré, agrega como problema la inseguridad provocada por esta gente, “nos vemos afectados por los ambulantes porque aumenta la delincuencia, se amontona mucha gente, y muchos son de afuera, ahí se ven cosas horribles, peleas entre ellos mismos y desordenes, incuso cuchillazos, ojalá se pueda contar con mayor seguridad, se necesitará resguardo policial”, comentó.

Mientras el propietario del Café Mackenna, Javier Rivera, expresa que “a mí no me afecta directamente, porque no está relacionado al rubro gastronómico, pero sé que afecta a otros tipos de comercios y tiendas”.

Todos coinciden en que desde ya llegan ambulantes a la zona, pero que a partir de diciembre aumenta el número significativamente, siendo las últimas dos semanas previas a la navidad las más masivas, y por ende las más complicadas.

 

Llamado a las autoridades

 

Hay quienes han perdido la esperanza de que esta situación pueda ser controlada, tal es el caso de Arlette Carvajal, quien dice que “la verdad no sé si se pueda hacer mucho al respecto”.

Por otro lado, hay quienes valoran lo logrado hasta el momento, “aquí el alcalde ha hecho una labor que no puedo desconocer, él ha sacado a muchos ambulantes, acá no ocurre lo mismo que pasa en La Serena, allá es cosa seria”, señaló Washington Altamirano.

De todas formas, el dirigente gremial solicitará una reunión con autoridades y carabineros para de esa forma gestionar medidas preventivas, “en los próximos días pediré una reunión con el alcalde, el delegado provincial, carabineros y con todos para prevenir y aminorar este problema, hay que controlar el comercio ambulante, por ejemplo en Vicuña Mackenna ahora hay poco, pero lo que hay no debiese estar, y en estas fechas siempre empiezan a aparecer y crecer”, apuntó.

 

Fiscalización como solución

 

La principal herramienta que tienen desde la Municipalidad de Ovalle para enfrentar el problema es la fiscalización, la cual irá en aumento a medida que las fiestas se acerquen, “estamos trabajando con Carabineros, y el departamento de Rentas y Patentes. Hay que recalcar que no se permitirá el comercio ambulante y sólo contarán con autorización, quienes cuenten con permiso, en lo que respecta a las ferias navideñas, éstas podrán instalarse en un sector que se habilitará en la Vega Chica. Durante los días previos a la Navidad se efectuará una fiscalización exhaustiva, sobretodo de la zona céntrica de Ovalle, para evitar la colocación de comerciantes no autorizados” sostuvo la encargada de la Oficina de Seguridad Pública, Hortensia Flores.

 

Petición extra 

 

Los comerciantes del paseo peatonal Vicuña Mackenna están preocupados por tres grandes problemáticas que son transversales durante el año en el sector, que es la suciedad e inseguridad.

“Nosotros le solicitamos a los encargados de aseo de la municipalidad que se tome conciencia y se haga una limpieza del paseo, esto está muy sucio, hay suciedad en los pisos y las piletas. También nos gustaría mejorar la iluminación, en la noche queda muy oscuro, a las 8 o 9 de la noche no pasa mucha gente pero se necesita que se vea claro para evitar peligro para nuestros locales. Por último, Ovalle no cuenta con baños públicos, eso cada ciudad debe tenerlo”, declaró Ana María Jofré, jefa de una tienda de zapatos en el sector.

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital