• Desde noviembre de 2019 Mónica es la encargada de la Oficina de Asuntos Indígenas de la Municipalidad de Ovalle
  • El rescate de la alfarería y los telares está dentro de los objetivos
Crédito fotografía: 
Cedida
La comunidad, compuesta por alrededor de 60 descendientes de diaguitas trabaja incansablemente para mantener vivas sus tradiciones.

Mantener viva las tradiciones y la Cultura Diaguita en la Provincia de Limarí, además de recabar información respecto a los pueblos originarios del territorio, así como apoyar a quienes pertenecen a estos pueblos, son algunos de los objetivos de la Comunidad Indígena Diaguita Zapam Zukum, y de la nueva oficina de asuntos indígenas de la Municipalidad de Ovalle.

Mónica Astudillo, proveniente de la localidad de Huamalata en Ovalle, descendiente del pueblo Diaguita y presidenta de la comunidad indígena Zapam Zukum territorial también es la encargada de Oficina de Asuntos Indígenas de la Municipalidad de Ovalle desde el 4 de noviembre de 2019, momento en que comenzó a funcionar.

“Desde hace algunos años comenzamos una agrupación de mujeres diaguita, difundiendo nuestra labor en cuanto al rescate de la cultura y revitalización del pueblo, junto con ello pedimos que se abriera una oficina” señaló Astudillo, explicando que fue el alcalde de Ovalle, Claudio Rentería, quien “se hizo presente en las temáticas que necesitábamos como agrupación, así que en noviembre comenzó a funcionar”.

“Queremos que la gente comience a reconocer lo que hacían sus ancestros, qué hacía su bisabuela”, Mónica Astudillo, presidenta Comunidad Indígena Diaguita Zapam Zukum,

Si bien la oficina, que se ubica en calle Vicuña Mackenna, al fondo de la OMIL municipal, no ha sido inaugurada oficialmente, recibe continuamente a personas que necesitan orientación sobre los trámites para conseguir la certificación que otorga la calidad de indígena, así como información y apoyo sobre becas disponibles.

RESCATE DE TRADICIONES

Mónica asumió como encargada de la Oficina de Asuntos Indígenas de la Municipalidad de Ovalle recientemente, sin embargo, su labor para rescatar antiguas tradiciones y costumbres ancestrales comenzó hace bastantes años.

“Hace 5 años atrás empecé investigando el tema de mi abuela. Yo me reconocí el año 2010 por el apellido Trigo de mi abuela, quien provenía del interior de Combarbalá. De ahí empezó la inquietud, me vine del norte y después me puse a investigar el tema de la ascendencia indígena y ahí empezaron a seguirme mujeres y empezamos como agrupación de mujeres indígenas” comentó Astudillo, quien aclaró que de esa agrupación surgió la actual comunidad, compuesta por un 80% de mujeres y que cuenta actualmente con alrededor de 60 miembros.

El rescate de las tradiciones “ha sido un trabajo de hormiga, los vestigios de la cultura Diaguita se han estado encontrando de a poco y actualmente están en los museos“, explicó la presidenta de la comunidad indígena, manifestando que la idea es “fortalecernos, recuperar la identidad, porque la identidad está acá. El tema de la revitalización es ese”.

Algunas tradiciones diaguitas más representativas son la elaboración de vasijas y telares, es por ello que la comunidad ha investigado y promovido el rescate de esos elementos. “Estamos trabajando ya desde hace varios años con Cultura y Patrimonio el tema de la revitalización, empezamos pidiendo talleres de alfarería, pero como lo hacían nuestros ancestros, como ellos técnicamente trabajaban”.

Es así como el año pasado y mediante fondos del Ministerio de Cultura y Patrimonio, se realizaron talleres de alfarería, para un grupo de 25 personas, “es un tema bien minucioso , después se trabaja pintura que se hace con piedras y minerales de la zona la que da el blanco, negro y una piedra bien bonita que da el rojizo, nos basamos en hacer las reliquias que están en el museo Limarí y los colores típicos que son el blanco negro y rojo”.

“Queremos que la gente comience a reconocer lo que hacían sus ancestros, qué hacía su bisabuela, como hacían las moliendas, las comidas, queremos recuperar lo antiguo, también los telares que se hacían acá”, señaló la vecina de Huamalata agregando que el rescate identitario permitirá “sentirnos orgullosos de nuestros orígenes y exigir nuestros derechos”.

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

X