• En tiempo récord retiran desperdicios tras Fiesta del Niño Dios en Sotaquí
    En tiempo récord retiran desperdicios tras Fiesta del Niño Dios en Sotaquí
Diversos trabajadores colaboraron para restablecer la limpieza en las calles de la localidad, luego del paso de fieles y comerciantes. El Municipio realizó una profunda limpieza durante la jornada de ayer reestableciendo el orden en Sotaquí

Fueron tres días en que como cada año, Sotaquí recibió miles de fieles con motivo de la Fiesta del Niño Dios.
Una de las consecuencias visibles del evento suelen ser los desperdicios, los cuales este año fueron retirados con gran rapidez, “antes la fiesta terminaba un día lunes y el aseo finalizaba el viernes, hoy si la fiesta termina un lunes en la noche, a más tardar las 14 horas del martes. Sotaquí está en óptimas condiciones y eso nos tiene bien contentos. La idea es mejorar y que todos tomen consciencia y colaboren”, cuenta Marcelo Tabilo, jefe Departamento Aseo y Ornato de la Municipalidad de Ovalle.
Según explica Tabilo toda la responsabilidad y coordinación para realizar la limpieza es de parte del municipio a través del Departamento de Aseo y Ornato. “Es el municipio quien coordina y organiza los servicios que tiene de aseo, tanto servicio de recolección de basura domiciliaria, como el servicio de barrido de calles de la comuna, servicio mantención de áreas verdes, además de los servicios internos del municipio mediante cuadrillas operativas. Además este año se tuvo la colaboración de Pro empleo”, explica sobre quienes formaron parte de la limpieza realizada.
Además cuenta que gracias a la coordinación se ha logrado evitar una gran acumulación de desechos. “Desde hace un par de años estamos replicando sistemas de turnos de limpieza, los cuales nos han dado bastantes buenos resultados. Se han definido sectores puntuales en donde hemos debido disponer contenedores para que el comerciante y el peatón deposite su residuo, los cuales han dado buenos resultados. Desde el sábado hasta el día lunes mantuvimos este sistema de turno, en el que se ha podido controlar que no hay un desborde tan grande de desperdicios”, manifiesta.
De igual modo destaca, “hemos notado que año a año ha mejorado la colaboración por parte del comerciante. Nosotros igual hacemos una campaña de concientización previa a la fiesta, para que mantengan el puesto de trabajo limpio. El comercio el que nos genera la mayor cantidad de residuos, no es en su mayoría la culpa del peatón. Una vez que ellos desarman ahí vemos rumas de caja. Pero si algunos años a ellos les importaba nada, ahora por lo menos varios acumulan los residuos”.
Otro de los puntos fuertes fue la preocupación por reutilizar los desperdicios. “El reciclaje se trabajó en conjunto con una organización de la comuna. Consideramos que el tema del reciclaje va a ser bastante positivo porque reduce el nivel que finalmente vamos a disponer, además se recicló gran volumen de cartón”, dice.

LADO B
Visiones distintas tienen los vecinos, además de quienes recolectan la basura.
Benedicta Delgado vive a sólo metros de la plaza principal y según indica, “hubo harta basura, porque la gente es muy cochina, vienen y botan todo al suelo. Me dejan sucia la entrada de la casa, todas las veces pasa lo mismo”.
Luis Alvarado formó parte de quienes retiraron los desechos, y según comenta, “siempre es lo mismo, la basura queda tirada en el suelo. Es la gente que vende en los puestos, además de la gente que viene a visitar. Este año hubo la misma cantidad de basura que hay otros años. Hay incluso excremento humano”.
Miriam Vidal también critica el accionar de los comerciantes, “hemos sacado envases y bolsas con excremento humano. Todos los años es lo mismo, la gente no tiene cultura, prefieren hacer en cualquier parte antes de pagar 200 pesos por ocupar el baño. El hecho de que ellos paguen permisos caros por vender les hace pensar que tienen el derecho a ensuciar”.
Claudia Arce colaboró en la remoción a través del Programa Pro empleo, “hay mucha basura, mucha fecha humana, mucha orina. Hemos recogido excremento. Tuvimos que cubrirnos la boca por el mal olor”.
También Georgina Pastén, declaró que en Andacollo la suciedad es menos visible. “Se hace lo que se puede, pero la gente todavía no tiene consciencia. La municipalidad debería exigirle a los comerciantes mantener limpio y ponerle más contenedores. Es terrible acá, en Andacollo no dejan así, son muy organizados”, cuenta la trabajadora.
Guillermo Cortés ha trabajado tres años en el retiro de desperdicios, y de acuerdo a lo que declara, “he visto más basura que otros años. La gente tira papeles botellas, los comerciantes ambulantes tiran todo. Hace tres años trabajo acá y siempre ha sido lo mismo en la Fiesta Chica y en la Fiesta Grande. Llevamos más de 500 bolsas de basura retiradas”. 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...
X