Crédito fotografía: 
Archivo
Una destacada profesora de la ciudad dejó este plano en medio del dolor de familiares, amigos, conocidos y sobre todo exalumnos.

Nacida en 1941 y dedicando casi cuatro décadas de su vida a la docencia, Doña Nelly Virginia Del Carmen Videla Martínez supo inculcar en sus alumnos el amor por las letras, la rectitud de valores y valores humanos que la destacaron entre sus colegas.

Falleció este lunes a sus 78 años de edad y deja un legado de enseñanzas en sus alumnos, quienes destacaron las virtudes de la insigne profesora.

Estudió en sus inicios en el colegio Amalia Errázuriz, cuando quedaba en la zona alta de Ovalle, en el que ahora es el colegio San Juan Bautista. Ingresó a la Universidad de Chile, donde se tituló como profesora de Estado en Pedagogía en Castellano y Filosofía. Se tituló en 1965 y laboró en distintos liceos hasta el año 2001, cuando optó por la jubilación.

Gran parte de su quehacer educativo lo ejerció en el entonces Liceo de Hombres de Ovalle (actualmente liceo Bicentenario Alejandro Álvarez Jofré), el Liceo de Niñas de Ovalle, el Liceo de Curicó y terminó su carrera docente en el prestigioso liceo Eugenio María de Hostos en la comuna de La Reina en Santiago.

Recordada

Ex alumnos y compañeros de labores expusieron su dolor ante la partida de la insigne docente.

Sobrevivió a sus padres y a sus dos hermanos. La misa será en la capilla de la Población José Tomás Ovalle este martes a las 11.00 de la mañana, y sus restos serán llevados al cementerio municipal de Ovalle, una vez culminada la misa en su honor.

Jorge González Martínez,  docente y ex alumno de doña Nelly recuerda que era “una gran profesora, nos inculcó valores, patriotismo y conocimiento, lamento profundamente su partida”.

Por su parte el ex director del liceo Alejandro Álvarez Jofré, David Álvarez Bolados, quien fuera su alumno en la década del 60’, indicó que “fue una excelente profesora, muy humana, íntegra y muy estricta en el desarrollo de sus clases”.

A su vez, Héctor Allende Aguilera, exalumno de Doña Nelly entre el 64 al 70, destacó que Doña Nelly en sus clases no sólo nos entregaba los conocimientos de su profesión, sino que también nos enseñaba a vivir, y por sobre todas las cosas a cultivar el amor hacia nuestros padres”.

Una vivencia

Consultados por una vivencia con Doña Nelly los exalumnos recuerdan que “una vez fuimos con ella a La Serena, a dar la prueba de Aptitud Académica. Estuvimos una semana allá. Fuimos al Jardín Botánico, a dar las pruebas de castellano, matemáticas y artes plásticas, y el último día nos portamos muy mal, porque nos fuimos a bailar a la plaza de Coquimbo con Los Cumaná, y al regreso nos estaba esperando con tremendo reto”.

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

X