Crédito fotografía: 
Viviana Badilla
Diego Miranda Layana de 27 años, explica las medidas que se han tomado para el gran flujo de personas que ingresa a la tienda para adquirir artículos tecnológicos, los cuales, lamentablemente, no acatan las normas de distanciamiento social que hoy rigen al mundo entero.

Por Viviana Badilla Vargas.

 

Un nebuloso futuro laboral es lo que abunda en Chile frente a la crisis sanitaria y social que se está viviendo actualmente en el país. Y es que son miles las personas que han sido despedidas de sus puestos de trabajos en pymes o retail. En este último término, la mayoría de las tiendas comerciales tiene sus locales cerrados. No obstante, hay algunos que se encuentran funcionando con normalidad.

Debido a esto, los trabajadores han tenido que adaptarse a nuevos mecanismo de ventas, los cuales de una u otra forma se ha visto expuestos a un posible contagio del mundialmente conocido coronavirus.

Tal es el caso de Diego Miranda Layana, quien se desempeña hace más de un año como ejecutivo comercial en la venta de celulares en la tienda Hites, quien se ha visto expuesto a la “ida y venida” de público en el edificio.

“He enfrentado la pandemia principalmente tomando las medidas que son dadas por los organismos competentes. Distanciamiento social, uso de mascarilla, uso de guantes, además de las medidas de higiene y limpieza del hogar. Todo esto dentro de lo que uno puede, ya que, por ejemplo en los lugares concurridos, es difícil guardar distanciamiento social o muchas veces, pequeños descuidos que se pasan por alto, son fundamentales”, comentó.

Si bien, el cuidado personal es lo más importante, poco se puede hacer frente a las aglomeraciones que acuden a adquirir algún producto (que no necesariamente son de primera necesidad) a lo largo del día.

“Para atender público mantengo los cuidados pertinentes y trato de ser un poco estricto, pero siempre mediante respeto, con la gente que atiendo, en lo que se refiere a las medidas que debemos tomar el uno con el otro”, enfatizó Diego.

Sin embargo, la gente parece no respetar las normas de distanciamiento, ya que ha habido un aumento de público que ingresa a las diferentes tiendas que se encuentran en el paseo peatonal de Ovalle.

“Hubo un gran aumento de personas que van a la tienda. Y en verdad no respetan los dos metros de distancia que deben tomar la una de la otra. Muchas veces tengo que indicarles que se encuentran muy junta y en varias ocasiones estas me responden de muy mala manera. No se dan cuenta que se pueden producir más contagios con el contacto que se genera entre personas” puntualizó.

Asimismo, y como es habitual en esta sección, “Héroes de La Pandemia”, cada persona que ha sido consultada no pierde la confianza e ilusión de que se podrá retomar en algún momento una “normalidad”  acorde a los tiempos que se están viviendo.

“Esta es una etapa de la historia, en la que como personas debemos estar más unidos que nunca, mediante la empatía en el cuidado de los demás, como también en el autocuidado que nos debemos entregar. El virus es una prueba de que se pueden mejorar muchas cosas como sociedad y como humanidad en sí, pero antes que todo debe ser vencido y eso posible mediante el apoyo de cada uno”, finalizó Diego.

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

X