Crédito fotografía: 
Leonel Pizarro
La cosecha de tomates y pepinos de ensalada de pequeños agricultores monteparinos es una apuesta que podría perderse, si en las próximas semanas no reciben el líquido suficiente que garantice su riego. Insisten en que la “cancha no está pareja” para todos los productores.

La crisis hídrica en la región de Coquimbo ha mostrado su peor cara en los últimos meses, sobre todo a los pequeños agricultores de la comuna de Monte Patria, quienes han sentido los embates y las consecuencias de contar con poca agua para el riego de sus plantaciones.

La disminución en el área de los terrenos sembrados, como factor negativo en la siembra, se suma a la incertidumbre de quienes apostaron por producir, pero que no saben si el agua para el riego les alcanzará para llegar al final del proceso.

El director del Sindicato de Campesinos de El Palqui, Guillermo Silva, explicó a El Ovallino que tanto él, como otros propietarios y pequeños agricultores no pudieron siquiera iniciar la siembra de tomates y primores debido a la muy poca cantidad de agua con la que iban a contar, que no les permitía siquiera comenzar la temporada.

“En el fondo no hay agua y por eso no pude sembrar. Incluso gente que cuenta con su pozo y están reducidos, muchos tuvieron que perder parronales, los que sembraron primores los perdieron porque no tienen agua. Se han reducido en un 80% la siembra de primores. El tranque de Cogotí nos daría un último turno esta semana y no daría más. Los agricultores van a quedar inconclusos con su siembra, ya sean tomates, porotos o morrones”, señaló Silva

Criticó que las autoridades hablan mucho de la emergencia, pero que “eso es un título que no se traduce en nada, porque no llega nada para el criancero o los pequeños productores que hacemos la agricultura familiar campesina, que al final estamos más endeudados y sin nade que ‘echarle a la olla’. No terminan de condonar las deudas y no hay avances”.

Acusó que así como ven terrenos de pequeños productores sin agua, también ven como las grandes empresas agrícolas tienen sus estanques llenos en Huatulame o en Tome Alto. “Entonces uno se pregunta por qué ellos tienen agua y nosotros no podemos tenerla, siquiera para una pequeña siembra de tomate. Nosotros hemos planteado la posibilidad de instalar un pozo profundo, que pueda abastecer de agua a varios usuarios al mismo tiempo, pero no tenemos respuesta, siendo que otros particulares y empresas sí tienen sus pozos y logran sacar agua”, criticó el dirigente gremial.

Somos pocos

Por su parte, la productora Isabel Bugueño, de la zona de El Litre, resaltó que en los actuales momentos lo que buscan es salvar la cosecha de pepino de ensalada y viendo si “alcanzamos a cosechar el tomate”.

“De 13 invernaderos, tuvimos que dejar siete sin sembrar porque no podíamos contar con agua, apenas tenemos cinco activos, y esperando poder cosechar algo. Sembramos a ver si contamos con agua para las próximas semanas. Pero hay que arriesgarse nomás, porque hay que seguir adelante como se pueda”, advirtió Bugueño.

Contó que ya del pepino están sacando los primeros frutos, y que podrían sacar hasta marzo, pero de tomates tienen que esperar hasta febrero y podría salir hasta mayo.

“Si es que tenemos agua. Ahorita estamos regando día por medio, con 40 cúbicos que se le dan a los invernaderos que es poco, así que estamos viendo si podemos cosechar los tomates. Pero está complicado el horizonte porque no sabemos si contaremos con agua para los próximos días.

Pocos y endeudados

Señaló Bugueño que su caso es como el de muchos pequeños agricultores que mantiene una deuda con organismos del Estado, y que por ello no puede postular a otros nuevos créditos, pues aunque ha solicitado la condonación de la deuda o la revisión de la misma, esto simplemente no ha sido posible.

“Hace poco tuve que pagar otra letra, y no importa si producimos o no producimos, debemos seguir pagando”, destacó.

Aseveró que algunos años atrás, eran más los agricultores que hacían vida en la zona.

“Antes había muchos agricultores de hortalizas en la zona de El Litre, pero muchos se han ido porque no pueden sembrar, otros se van al norte a trabajar. Somos poquitos los que estamos quedando. Hace tiempo éramos unos 30, y ahora en mi sector estoy quedando yo solamente. Es muy complicada la situación. En este lado de El Litre no somos más de 10 agricultores los que quedamos”.

 

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital