Crédito fotografía: 
Leonel Pizarro
La planta de respaldo que ya tendría el visto bueno para iniciar su construcción el próximo mes, superó todos los más de 80 pasos para su aprobación final por distintos organismos públicos. Vecinos de Caleta Sierra advierten que nunca fueron informados.

Luego que se anunciara la próxima construcción de una central de respaldo eléctrico en la zona costera de la comuna, algunas comunidades cercanas al mar han levantado su voz para exigir información específica, sobre lo que sería esa instalación energética.

El proyecto, que inició su fase administrativa desde el 13 de diciembre del año pasado, cumplió los más de 80 requisitos exigidos por la ley para poder ser aprobado para su construcción, la que comenzaría el 16 de diciembre próximo.

Aunque ha tenido casi un año de trámites, los vecinos próximos al lugar de la instalación dicen no conocer el proyecto a profundidad, porque aunque la ley exige que un proyecto de esa envergadura presentado a través de un Estudio de Impacto Ambiental, debe ser consultado con los vecinos, si se presenta por la vía de Declaración de Impacto Ambiental, este paso sería sólo opcional y no obligatorio.

La declaratoria

La Declaración de Impacto Ambiental (DIA) presentada para la Central Eléctrica Cala Morritos, de parte de la empresa Cala Morritos Power SpA, está representada legalmente por Julio Ricardo Hasche Tagle, para ser instalado en la comuna de Ovalle.

“Cala Morritos Power SpA somete a evaluación ambiental el proyecto “Central Eléctrica Cala Morritos que consiste en la construcción y operación de una Central Eléctrica de respaldo con motores diésel, ubicado en la IV región, una zona donde se desarrollan esencialmente proyectos eólicos, para conectarse al Sistema Eléctrico Nacional (SEN), emplazada en la Comuna de Ovalle, Región de Coquimbo. Este proyecto se realizará en un terreno privado, en la Hacienda Camarico, donde el acceso a la Hacienda está en el km 320 de la Ruta 5 “Santiago – La Serena”, y para acceder al área del proyecto se circula por caminos interiores de la Hacienda. El proyecto incluye el trazado de una LAT en 220 KV de 3.100 metros aproximadamente para su conexión a la S/E de Punta Sierra, conectada al SEN en 220 KV, y declarada como S/E pública”.

En la DIA se especifica que la central tendrá una potencia declarada de 200 MW, y contará con ocho casas de fuerza de 25 MW cada una. Cada casa de fuerza contendrá 15 motores generadores de 1,67 MW de potencia real, cada uno, para un total de 120 motores.

Cabe mencionar que la potencia nominal de cada motor es de 1,8 MW, lo que significa que la potencia nominal total es de 216 MW. Sin embargo, en la práctica, debido a las pérdidas internas que se producen en la generación, elevación y transmisión, la capacidad de inyección de energía al SEN equivale a la potencia real, esto es de 200 MW, que es la que se declara en la presente DIA, y se declarará al SEN, especifica el documento.

“El proyecto contempla una S/E elevadora de 23 KV a 220 KV, ubicada en el sector sur-oeste del proyecto, y una LAT en 220 KV doble circuito, que se emplazará desde la S/E Cala Morritos hasta la S/E de Punta Sierra. Además, se construirán 3 estanques para el almacenamiento de combustible diésel de 1.250 m3 cada uno, los cuales serán abastecidos mediante camiones de 30 m3. Los 3 estanques se ubicarán en el sector nor-oeste de la planta, alejados de la S/E eléctrica de la planta, que estará emplazada en el sector sur-oeste de la planta”.

Indican en el documento presentado que en relación a las centrales de respaldo operativas con motores de combustión interna en el país desde el 2010, el promedio de despacho al año es de aproximadamente un 4,2%, que correspondiente a 364 horas, lo que en teoría sería poco más de 15 días.

Con respecto al objetivo específico del proyecto sería la construcción y operación de una Central de Generación Eléctrica de 200 MW con grupos electrógenos diésel, destinada respaldar el Sistema Eléctrico Nacional (SEN), y operar y suministrar energía eléctrica a requerimiento de éste, para mantener la estabilidad del Sistema.

La inversión estimada sería de 93 millones de dólares para una vida útil de 30 años, prometiendo una contratación de mano de obra de 120 personas en la fase de construcción y 24 en la fase de operación.

La aprobación final

El servicio de Evaluación Ambiental aprobó a mediados de agosto de este año el proyecto y la inversión por $93 millones de dólares para la región. La propuesta fue sometida a votación en la Comisión de Evaluación Ambiental y recibió luz verde a su declaración ambiental.

La central eléctrica aprobada estaría compuesta por grupos electrógenos a diésel que se ubicará sobre una superficie de 4 hectáreas en las cercanías de parques eólicos. De ahí su importancia estratégica, pues dada la intermitencia de estos proyectos, en un tramo de 84 kilómetros, permitirá mantener la estabilidad del Sistema.

El proyecto incluye una línea de 220 kV de 3 kilómetros de extensión para su conexión a la subestación eléctrica Punta Sierra, para evacuar su energía generada.

Tras la votación de los Seremis y del Servicio de Evaluación Ambiental, el Seremi de Energía, Álvaro Herrera, destacó que “es un proyecto que entregará estabilidad al sistema, porque si bien somos una Región que se caracteriza por las energías renovables, son fluctuantes y necesitan respaldarse. Sobre todo en el sector donde se va a emplazar la central, que es una zona eólica. Por lo tanto viene a estabilizar e impulsar nuevos proyectos renovables”. La autoridad precisó que “es necesario garantizar un suministro eléctrico continuo y de calidad”.

Las autoridades aseguran que en la Región de Coquimbo las centrales de respaldo tienen un desempeño promedio de 15 días al año.

Preocupación vecinal

La presidenta de la junta vecinal de Caleta Sierra, Catalina Vega, indicó a El Ovallino que nunca han tenido ningún tipo de acercamiento de representantes de la empresa, ni de funcionarios de gobierno, ni del municipio ni de nadie.

“Nosotros de la termoeléctrica nos enteramos por redes sociales. Un día cualquiera me metí en internet y vi que estaba como búsqueda Cala Morritos y me llamó la atención y me metí a revisar y di cuenta que sería en Mantos de Hornillos y comencé a sacar cuentas de dónde sería su instalación y claro nos da hacia el mar con nuestra área de manejo y la contaminación será hacia acá”, comentó Vega.

La construcción se realizaría a poco menos de cuatro kilómetros al norte de Caleta Sierra, y a poco más de cinco kilómetros de Mantos de Hornillos en dirección hacia la costa.

Vega reconoce que estos proyectos tienen dos formas para ser aprobados, una es a través de la Declaración de Impacto Ambiental y la otra es a través del Estudio de Impacto Ambiental, y no es que se hayan saltado un paso, es que los dos caminos pueden conducir a la aprobación del proyecto, sólo que en una es opcional la participación de la comunidad vecina, y en la otra es obligatoria. El proceso se hizo a través de la primera opción.

“Para hacer un estudio de impacto ambiental ellos tenían que venir, ver a cuánta distancia estábamos, ver el área de manejo, el agua, el viento, y no se hizo así, sino a través de la Declaración de Impacto Ambiental”.

“Nosotros consideramos que sí trae consecuencias para nuestra comunidad, porque son 120 motores a diesel, que estarán encendidos. Luego que nosotros generamos este pequeño revuelo en la carretera, vino un representante a una reunión, y dijo que el humo se iría hacia arriba, como que la costa no fuera ventosa, aquí no hay un día del año en el que no hay viento, por eso está el parque eólico acá, porque es una zona ventosa. Si el viento sopla del norte nos vemos afectados nosotros, si sopla del sur, se verán afectados los de El Teniente y otras zonas, pero nunca deja de soplar el viento”.

Por su parte el secretario de la Junta de Vecinos de la Caleta, Oscar Gallo, indicó que una situación muy distinta les ocurrió con la instalación de las torres de la granja eólica de Pacific Hydro, ubicadas apenas al pasar la loma hacia el norte.

“Los (representantes) de la empresa de las torres eólicas siempre se acercaron a nosotros y nos explicaron el proyecto, tenemos muy buena comunicación con ellos y en varias ocasiones se nos han acercado y nos han colaborado con algunas instalaciones que necesitamos”, explicó Gallo.

Comentó que la sede vecinal fue construida con aportes de esa empresa eléctrica y que actualmente colaboran para la ampliación de un área del colegio, que aunque alberga a pocos niños, es uno de los puntos neurálgicos de la caleta.

“Cuando les comentamos que queríamos renovar o ampliar el colegio se mostraron interesados en ayudarnos, y nos han tendido una mano. Pero no ha sido así con esta termoeléctrica que no se acercaron y nadie nos avisó de su aprobación”.

Estricto cumplimiento

Por su parte, Julio Hasche, representante legal de Cala Morritos Power SPA, manifestó al momento de la aprobación del proyecto su conformidad con lo resuelto por la Comisión Regional, porque “el proceso de calificación fue riguroso y cumplimos a cabalidad lo que se nos exigió”. De acuerdo a las proyecciones de la firma, el proyecto se empezará a construir antes de fin de año para entrar en operaciones el segundo semestre de 2020. El ejecutivo insistió en que “permitirá dar estabilidad al sistema en caso de fallas, por lo tanto, es fundamental para desarrollar las energías renovables”.

Pronunciamiento

El municipio de Ovalle, solicitó al Servicio de Evaluación Ambiental, SEA, precisar diversos aspectos contenidos en el proyecto, los que no están claros ni informados a los vecinos del sector y a las comunidades colindantes.

Dentro de los puntos expuestos en el oficio, dirigido a la directora regional del Servicio de Evaluación Ambiental, Claudia Martínez, el municipio pide -entre otros aspectos- que “de conformidad a lo estipulado en el artículo 5 de la Ley 29.920 que establece el Marco para la Gestión de Residuos, el titular del proyecto no señala qué empresa externa estará a cargo del traslado de los residuos, como tampoco señala cual será el sitio de su disposición final”.

Otro aspecto preocupante para la municipalidad es que si bien en las etapas de construcción, operación y cierre, el proyecto genera emisiones atmosféricas de carácter esporádico, “estas son originadas en un sector donde la variación de la velocidad del viento característico de la zona, produciendo que las partículas contaminantes en suspensión desciendan por las quebradas que rodearán al proyecto, afectando no sólo a las comunidades de Mantos de Hornillos y Hornillos Altos, que son las más próximas al proyecto, sino que también se verá afectada de manera directa la comunidad de Caleta Sierra”. Es por lo anterior que se requieren precisar las medidas de mitigación que se implementarán para la evitar o disminuir los efectos adversos sobre la fauna y medio marino que rodea el sector de Caleta Sierra y del cual subsiste dicha localidad.

Explicar y detallar los medios de participación ciudadana utilizados para justificar la no afectación en la calidad de vida de las personas, es también parte de la solicitud que realiza el alcalde de la comuna, Claudio Rentería, mediante el oficio N°0163,  “ya que es de nuestro conocimiento, por conversaciones informales con pobladores de distintas localidades, por ejemplo, Caleta Sierra y Mantos de Hornillos, que en ningún momento fueron consultados ni informados respecto a la construcción y funcionamiento de la Central Eléctrica, por lo que estimamos que el titular debió considerar toda el área de influencia del proyecto, entendiéndose por tal, incluso el sector costero, a quien le influye de manera directa dicho proyecto”, afirma Rentería.

En este sentido es importante recalcar que de acuerdo a distintos estudios realizados en nuestro país, se ha demostrado que el sólo funcionamiento de este tipo de proyectos, es fuente generadora de una importante cantidad de emisiones atmosféricas, que a mediano y largo plazo afectan la calidad del aire, local o regional, trayendo consecuencias para la salud de la población.

Por otra parte, el Plan de Desarrollo Comunal de Ovalle, dentro de su área “Desarrollo Productivo, Turismo y Medioambiente”, establece como uno de ámbitos de acción el promover y apoyar las actividades económicas respetuosas con el medio ambiente, objetivo que apunta a potenciar actividades que se vinculen con los centros de generación de energías limpias, especialmente la energía eólica que se produce en el territorio donde se emplaza el proyecto Cala Morritos.

Actualmente, el Plan de Desarrollo Comunal de Ovalle se encuentra en proceso de actualización, enfocándose en una política social y ambientalmente sostenible.

 

Opción vecinal

Algunos de los pasos que ha tenido que sortear el proyecto para su aprobación, es la difusión de la propuesta a nivel de medios locales, regionales y nacionales para que los vecinos pudieran tener conocimiento y presentar “una solicitud” de incorporación y de información hasta diez días luego de su publicación, por lo que el proyecto realizó una publicación en La Tercera y una serie de avisos radiales en Radio Carnaval, en los que explicaban los objetivos, pero no indicaban en qué lugar específicamente se realizaría la construcción.

 

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital