Crédito fotografía: 
Leonel Pizarro
Para asegurar el abastecimiento líquido de más de 70 familias de uno de los parcelamientos del sector Flor del Norte, vecinos han tocado las puertas de la Enami, desde donde han visto cómo sale un pequeño hilo de agua que se pierde en una quebrada cercana.

Si bien sabían que la situación no sería fácil de solventar en el futuro cercano, han visto una pequeña salida a su crisis hídrica y han puesto las cartas sobre la mesa, esperando un apoyo que posiblemente llegue a tocar sus puertas.

Uno de los parcelamientos en el sector Flor del Valle, ubicado cerca de la Quebrada Talhuén y detrás de la Planta Minera Delta, de la Enami, ha visto en los últimos una posible solución a su problema de agua, ya que en las más de 70 residencias habitadas de la zona, no cuentan con un sistema APR ni con suministro regular del líquido.

El vocero de los vecinos de esa parte de la localidad, Carlos Gamboa, explicó a El Ovallino que si bien el parcelamiento tiene poco más de dos años de formado y habitado, desde que se mudaron con el deseo de contar con un hogar propio, han buscado una solución al problema de la falta de agua.

“La situación podría solventarse con un poco de apoyo” explica Gamboa, quien junto a varios vecinos de la zona han visto una posible solución en un pequeño afluente que sale de la planta minera.

“La Planta Delta toma el agua de varios pozos que están en la zona, y la llevan por tuberías para su producción y sus faenas, pero hay unas tuberías que están rotas y se están desperdiciando unos buenos litros de agua que a nosotros nos servirían. Es un líquido que se va y que nosotros queremos aprovechar para la comunidad”, explicó el vecino.

Si bien no es un proyecto que sea parte de la minera ni de sus funciones específicas, los residentes en el sector esperan que la empresa nacional pueda tender una mano autorizando y ayudando con el remanente del líquido que no ocupan y que se pierde constantemente en el pequeño afluente.

“Este hilo de agua lo estamos viendo desde hace un par de meses. Nosotros lo planteamos a los representantes de la empresa, pero luego nos dijeron que hubo cambios y que por eso no nos han dado respuesta. Ahora estamos esperando si alguno de los nuevos representantes nos puede atender y apoyar con la solicitud”, agregó el vocero de esa parte de los residentes de Flor del Norte.

En el aire

Adelantó Gamboa que por condiciones legales no han podido oficializar una Junta de Vecinos en esa parte de la zona, y mucho menos un comité de Agua Potable Rural que pueda abastecer a las familias, lo que les ha jugado en contra a la hora de buscar una solución.

“Una de las propuestas sería poder instalar una tubería o un tanque para la comunidad, que podría ser parte de las políticas de Responsabilidad Social Empresarial de la planta, como se ha hecho en otras partes y con otras comunidades. Que trabajemos juntos para solucionar este problema, aunque no tengamos personalidad jurídica propia”, destacó.

Explicó que la decisión de las familias de mudarse a la zona rural, se dio por las condiciones de compra y porque en la zona urbana de Ovalle se les hizo imposible alcanzar el sueño de una casa propia.

“En nuestra comunidad hay adultos mayores, hay niños, y nos mudamos porque nunca nos llegó un proyecto para una casa. Por eso nos vinimos, aunque sabíamos que no sería fácil lidiar con el problema del agua”, reconoció.

Diario El Ovallino intentó contactar a algún representante de la Empresa Nacional Minera, pero hasta el cierre de la edición, esto no había sido posible.

 

 

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital