Crédito fotografía: 
El Ovallino
Desde hace dos años la salud de la pequeña Maite Araya Huidobro, de 10 años de edad, se ha visto comprometida seriamente. Sus intervenciones quirúrgicas y su hospitalización en la capital traen asociados gastos que escapan a las posibilidades de la familia, quienes organizan distintas actividades para reunir fondos

Preocupación en la familia, pero también optimismo, unión y sobre todo esfuerzo. Así ha sido el ambiente alrededor de la pequeña ovallina Maite Agustina Araya Huidobro, quien con apenas diez años de edad, atraviesa una difícil situación personal y familiar.

“Hace dos años más o menos ella presentó una enfermedad tras lo cual su cuerpo no podía generar glóbulos rojos, glóbulos blancos ni plaquetas. Estuvo internada en el Hospital de Ovalle, donde comenzaron a hacerle todos los estudios posibles y comenzó a recibir transfusiones de sangre. Estuvimos buscando donadores y haciendo todas las gestiones.  Pero los resultados en el momento no fueron favorables”, explicó a El Ovallino Elizabeth Marambio, tía de la pequeña y una de las organizadoras de las actividades profondos.

Recordó que luego trasladaron a la niña a Santiago y es cuando los médicos indican que necesitaba un trasplante de médula, así que se comenzaron a hacer otras gestiones diferentes, ya que las condiciones habían cambiado.

“En ese momento no había un diagnóstico claro o una respuesta concreta, incluso se apoyaron en médicos de Estados Unidos, a quienes se les enviaron los exámenes, para tener una opinión más cercana a lo que pudiera estar provocando la enfermedad de la pequeña”, agregó Marambio.

Luego de muchos análisis y estudios, se pudo determinar que el hermano menor de Maite podría ser un donante seguro. Así que con esa posibilidad la familia hizo las diligencias para que fuera su propio hermano quien aportara lo que Maite necesitaba.

“En estos momentos ella se encuentra en la Clínica Dávila, en Santiago. Luego del trasplante ha tenido episodios altos y bajos, ha seguido estable algunos días, pero ha tenido recaídas. Actualmente cuenta con un solo pulmón en funcionamiento y tiene varios órganos comprometidos. Finalmente el trasplante no cumplió los resultados que todos esperábamos y la bacteria que le habían diagnosticado volvió a aparecer”, indicó la tía de la pequeña, agregando que ahora su diagnóstico no es lo positivo que todos quisieran.

Indicó que en las condiciones en las que se encuentra, no está planteado un nuevo trasplante, y que la fe y el optimismo son ahora sus mayores herramientas, ya que en las últimas semanas no ha registrado alguna mejora en su condición.

 “Como familia estamos todos destrozados. Aunque no perdemos la fe. Cuando ella necesitó donantes de sangre, mucha gente desde acá fue a Santiago, no importó que estuviésemos en plena pandemia”, destacó.

 

Reuniendo fondos

 

La segunda de las preocupaciones, que se eclipsa totalmente ante la salud de la pequeña, es la deuda que han tenido que asumir los familiares tras los gastos asociados a la larga hospitalización, cuenta que mes a mes sigue sumando, al incluir medicamentos y tratamientos.

“Nosotros estamos haciendo la rifa porque la clínica hay que pagarla, y ya ha estado varios meses internada. El papá de la pequeña, Bastian, trabajaba para el norte y perdió su trabajo por estar con ella día y noche en la clínica. Por eso estamos haciendo estas actividades que puedan generar recursos rápidos para poder enviarle a él en la capital, para que se pueda ir pagando la deuda que tenemos en la clínica”.

La rifa en cuestión sorteará –al menos confirmados hasta ahora- más de 44 premios que han reunido en donativos, con una participación de mil pesos el número y un sorteo final pautado pare el próximo 2 de diciembre.

Entre los premios destacan zapatos de mujer, un mini parlante, un juego de cubiertos, un hervidor, una olla arrocera eléctrica, unos aros de plata, una plancha para el cabello, sets de maquillaje, una cena para dos personas en el restaurante Ayahuaska, perfumes, y muchos otros variados premios.

“También estamos organizando un cuadrangular de fútbol para el 3 de diciembre, que se va a hacer en Recoleta, porque gran parte de su familia es de esa localidad. Ya tenemos la cancha confirmada, el equipo anfitrión ya está organizado, tenemos la sede y algo de logística, porque el presidente del Club de Futbol ha sido muy colaborador al respecto”, apuntó la organizadora.

Agregó que también tienen una “Lucatón”, en el que piden mil pesos de colaboración que va directamente a la Cuenta Rut de Bastian Araya (papá de Maite) que es 18351584-5.

Los contactos telefónicos y de whatsapp son +56953662088 / +56934238061 / +56971987827, para quienes deseen adquirir números para la rifa, colaborar con las actividades o con la Lucatón

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...