• Sin su torre del campanario y con una “falsa torreta” lateral que reemplazó a la que se vino abajo, además de las visibles grietas en su fachada, se encuentra actualmente la estructura externa de la iglesia Corazón de María.
  • Imagen de la nave central de la iglesia Corazón de María, donde se aprecian algunos daños como el agujero que dejó en el techo el retiro de la torre del campanario. Se aprecian también grietas, y caída de material tanto en la techumbre con en las paredes.
  • Una muestra clara de los daños que dejó el sismo de 2015, fue lo que se aprecia en esta imagen, donde se observan daños en la unión entre una de las columnas del recinto y el techo de la iglesia.
  • Tras ser cerrada al público varios elementos de la iglesia, como las estatuas y otros ornamentos se encuentran amontonadas a un costado de la estructura.
  • Otra imagen de los daños en la nave central de la iglesia.
El 16 de septiembre del 2015, la iglesia fue tan golpeada por el sismo de 8,4° Richter, que hasta ahora no ha podido recuperarse.

Desde que se comenzara a construir a inicios del siglo XX, la iglesia y casa convento del Corazón de María, fue una de las edificaciones más prominentes de Ovalle.

Considerada como un inmueble de conservación histórica por el nuevo Plan Regulador de la comuna de Ovalle promulgado este año, esta imponente iglesia ubicada en la esquina de calle Independencia con Carmen, en pleno casco histórico de nuestra ciudad, es buen referente de la arquitectura neoclásica del siglo XIX, de líneas simples y gran armonía en sus proporciones. 

Su origen se debió a la llegada de los Padres Claretianos a inicios del siglo XX, quienes adquirieron el terreno en donde se emplaza la actual iglesia, para levantar el templo, cuya construcción, a base de adobe, duró varios años. 

Su vieja torre del campanario era visible desde varios sectores de la ciudad, por lo que rápidamente, se transformó en un icono de la ciudad de Ovalle. No obstante, la flamante iglesia fue fuertemente afectada por el terremoto de octubre de 1997, tras lo cual fue sometida a trabajos de reconstrucción. 

Sin embargo, el 15 de septiembre del año 2015, la región fue azotada por un nuevo sismo de 8,4° Richter, y nuevamente la estructura de la iglesia resultó fuertemente dañada.

Para peor, la iglesia perdió su tradicional campanario pues debió ser demolido ante el peligro de derrumbarse. 

De aquel día hasta hoy, la iglesia se ha mantenido cerrada al público, pese a que todavía se hacen misas en una improvisada capilla a un costado de la estructura. Desde el arzobispado se ha señalado que se requerirían más de 100 millones de pesos para su rehabilitación, recursos con los que no cuenta y sólo se han realizado informes para evaluar la profundidad de sus daños. No obstante, sobre alguna y próxima posibilidad cierta de reconstrucción, no hay nada relevante aún

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital