Crédito fotografía: 
El Ovallino
Más de 2 millones fue el avalúo de los objetos robados en la madrugada del domingo y martes en el jardín infantil Lomas de Tuquí. Materiales didácticos y equipos audiovisuales fueron el objetivo de los delincuentes, donde además lograron robar una de las cámaras de vigilancia del establecimiento.

Un término de año con sabor amargo vivió la comunidad educativa del jardín infantil Lomas de Tuquí, luego de que delincuentes ingresaran al establecimiento en dos oportunidades y se llevaran materiales didácticos y equipos audiovisuales, los cuales son avaluados en más de 2 millones de pesos.

El primer robo se produjo en la madrugada del pasado domingo, en donde los antisociales ingresaron por una de las puertas exteriores, arrancando una de las cámaras de vigilancia del jardín.

“El primer robo fue directamente en dos salas (…)  sacaron los pomelos de las puertas y las sacaron. Se llevaron todo lo que pudieron: televisores, dvds, radios, micrófonos, un parlante, cámaras fotográficas que son para la evidencia y registro de actividades. En ambas salas, se llevaron todos eso”, detalla la encargada (s) del jardín infantil Lomas de Tuquí, Viviana Araya.

El avalúo de los objetos robados es más de 2 millones de pesos, en donde Araya indica que cada vez suma más debido a los daños que se provocaron en las medidas de seguridad del jardín. “Ahora hay maestros donde está reforzando y reparando las protección que fueron dañadas, las rejas y las puertas que no lograron abrir, y todo esto es otro gasto que suma”.

El segundo robo se concentró en algunas salas del segundo piso y la sala multiuso, donde el personal mantenía materiales de oficina y artefactos domésticos. “Rompieron el mueble y lograron sacar materiales de oficinas, se llevaron un horno eléctrico, un calentador de agua y una tostadora”, agrega la encargada (s).

En aquella oportunidad, personal de la SIP de Carabineros de Ovalle llegó hasta el lugar para tomar algunas evidencias y muestras que podrían dar con los responsables del delito. “Vieron porque en una de la ventanas había sangre”, explica Araya.

Además de aquellas evidencias, las cámaras de seguridad lograron captar a uno de los delincuentes, pruebas que fueron entregadas a funcionarios policiales para realizar el trabajo de detención. 

Ante las nuevas estrategias de seguridad, el jardín tomo medidas en las cuales solicitan la colaboración de la comunidad. En el 2017 fueron más de 10 robos que se realizaron al jardín Lomas de Limarí durante el proceso de arreglos de infraestructura, en aquella oportunidad se realizaron las gestiones para la instalación de cámaras de seguridad, y en esta ocasión esperan instalar un sistema comunitario en el caso de alguna emergencia.

LLAMADO A LA COMUNIDAD

Tras esa situación, la comunidad del jardín comenzó a realizar gestiones para trabajar junto con la comunidad ante la sensación de inseguridad que provocan estos casos. “Todos los vecinos igual están con miedo porque igual han sido víctimas: Les han robados perros, les han reventado las chapas y las rejas, entonces hay harta inseguridad en el sector”, sostiene Viviana.

Además agregó que luego del último robo, “salimos a conversar con la comunidad, fue el personal a hablar con ellos y en unos días más vamos a tener una reunión para ver de qué manera podemos colaborar con ellos y ellos con nosotros: En qué nos pueden aportar en relación al cuidado del jardín”, explica.

En tanto, la encargada de Seguridad Pública Comunal, Hortensia Flores realizó un llamado a la comunidad para proteger los establecimientos educacionales y mejorar la seguridad en estos casos. “Una de las cosas primordiales es que la misma comunidad sea también parte de este cuidado, porque una escuela o jardín, es para el beneficio de la misma comunidad. Muchas veces, los vecinos saben quiénes son y así pueden denunciar de forma anónima, hay números que se pueden realizar este tipo de denuncias”, asegura.

Otro de los puntos importante a la hora de colaborar con la seguridad del sector es a no comprar objetos robados. “La gente que compra objetos robados, sabe que si están vendiendo un televisor en 100 mil pesos, pero su valor normal es de 500 o un computador en 50 mil pesos, es porque la gente le interesa reducir y por lo general es para consumir más que para otra cosa”, señala Flores.

“El llamado también es para la comunidad que no compren objetos robados porque hoy pueden estar comprando algo barato, pero mañana puede ser sus objetos los que están vendiendo”, manifiesta la funcionaria municipal.

 A su vez, la encargada (s) del jardín indicó que estos robos provocan un gran daño para el desarrollo educativo, “lo único que son perjudicado acá son los niños, todos los equipos audiovisuales robados son los que nosotros trabajamos y así nos quedamos de brazos cruzados. También el centro de padres nos aporta, pero todo es caro, todo cuesta comprar. Son años de trabajos para poder conseguir las cosas y de mucho sacrificio”, finaliza Viviana Araya.

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

X