Crédito fotografía: 
El Ovallino
Tras los actuales niveles de contagios en la región, que se elevan por los 1.700 casos activos, equipos de salud consideran que un confinamiento que englobe más territorios a la vez sea una buena determinación para reducir los casos positivos. Eso sí, para que se realice en la zona se debe intensificar la fiscalización y restringir el uso del Pase de Movilidad.

La región de Coquimbo anotó este viernes 1.695 casos activos por Coronavirus, una cifra muy similar a la que se ha estado registrando durante esta última semana, dando cuenta de la gravedad en la que la pandemia ha atacado a las comunas de la región.

Cifras que no se habían visto desde el comienzo de la pandemia. A eso, se suma que en la provincia de Limarí existen dos comunas en cuarentena total (Ovalle y Punitaqui), mientras que las tres restantes (Monte Patria, Combarbalá y Río Hurtado) se encuentran en Fase 2, por lo que durante los fines de semana viven también un confinamiento.

A pesar de que cerca del 50% de la población objetivo de la región se encuentra vacunada con ambas dosis de la vacuna contra la enfermedad, los contagios siguen expandiéndose, y no teniendo un control de la situación epidemiológica. A esto se suma que la ocupación de camas críticas en el Hospital Provincial de Ovalle se encuentra saturada, con escasa disponibilidad para recibir a nuevos pacientes.

En este sentido, diversos especialistas en salud proponen que una medida para reducir los contagios de la enfermedad sea a través de la aplicación de cuarentenas más estrictas, pero sobre todo, que abarquen más territorios de los que actualmente se consideran.

Para el médico del Cesfam Marcos Macuada, Diego Peñailillo, una forma de conseguir un confinamiento efectivo sería mediante la aplicación de cuarentenas regionales o provinciales.

“Se anuncia con dos semanas de anticipación, durante las cuales se entrega apoyo económico, las personas pueden ir a comprar tranquilas y sin aglomeraciones, y se da espacio para reforzar la llegada de fiscalizadores. Se acuerda la duración de antemano, entre dos a tres semanas y se termina. Sin incertidumbres y se realiza en toda la región, o mínimo en la provincia, simultáneamente”, comenzó a  explicar.

Para cumplir esta cuarentena efectiva, señala Peñailillo, la fiscalización intensa y reducir la movilidad lo más que se pueda debe ser una de los puntos esenciales para llevar a cabo este confinamiento.

“Se realiza intensa fiscalización. Salir o entrar a la región y movilidad entre comuna sería absolutamente excepcional. Fiscalización efectiva del cumplimiento de cuarentena, y cero pase de movilidad. Salvoconducto para vacunación que solo permita desplazamiento hacia y desde el punto de vacunación, nada de aprovechar de ‘hacer trámites’”, explicó.

Asimismo, señala que debe existir un ciento por ciento de trazabilidad en los casos registrados, operativos de pesquisa amplios y mejorar la comunicación de riesgo con el uso de mascarillas de alta calidad, distancia social, lugares bien ventilados.

Una estimación que la epidemióloga Ximena Fernández también recalca que hay que aplicar, para que los contagios no sigan propagándose.

“Los estudios que han aparecido en este último tiempo indican que cuarentenas más estrictas y más extensas en su territorio, como entre varias comunas, indica que la duración de la cuarentena sería más corta, porque se reduce la movilidad entre comunas, ya que esto ayuda a propagar el virus. Estamos en alto número de contagios, mayor que en marzo pasado y sumando una cuarentena estricta y el proceso de vacunación en curso, debiera ser la forma para reducir los casos”, estimó la docente de la Ucen región de Coquimbo.

La especialista menciona casos estrictos como los vividos en Australia o Nueva Zelanda, donde aparecieron pocos casos y las autoridades de inmediato aplicaron confinamiento estricto, que duró pocas semanas para volver nuevamente a reactivar todo.

A su parecer, considera que las autoridades están evitando decretar medidas estrictas para la contención del virus.

“No sé si tiene que ver por las próximas vacaciones de invierno, no sé cuáles serán los motivos, porque desde hace mucho rato que Coquimbo y La Serena debieron tener cuarentena y no la han tenido”, sostiene.

Lo cierto es que por ahora las autoridades sanitarias regionales no han analizado la posibilidad de implementar cuarentenas provinciales o regionales, como se aplica actualmente en la región Metropolitana. Es más, este viernes el Intendente Pablo Herman deslizó el cansancio de la población en este tipo de medidas.

“El virus de alguna manera nos tiene cansados. La comunidad está cansada de que la fiscalicen, está cansada de las cuarentenas, está cansada que le digan qué hacer y que no”, cerró.

Etiquetas: 

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

X