Crédito fotografía: 
Archivo
Desde el inicio de la pandemia, la sección de Pensionados fue habilitada para recibir a pacientes respiratorios, condición que se mantendrá al menos hasta que termine la exigente temporada de invierno. Se han reconvertido cuatro camas para pacientes de “libre elección” y dos de ellas son para pacientes obstétricas.

Si bien la pandemia no ha terminado, con cada descenso en las cifras son más las actividades y secciones que vuelven a la normalidad. Pero este no es el caso de la sección de Pensionados, que a dos años de inaugurada con el Hospital de Ovale, todavía no ha podido retomar sus funciones originales.

El servicio de Pensionado –diseñada originalmente para tener doce camas- sería el equivalente a una “clínica privada” pero dentro del Hospital. Allí los pacientes que pueden y quieren pagar una hospitalización o una cirugía de manera privada de acuerdo a su plan de previsión, pueden hacerlo, ya que son pacientes de “libre elección”.

Como se utilizan los recintos y dependencias del Hospital, toda la actividad de Pensionado, se realiza habitualmente fuera del horario de los funcionarios, salvo las urgencias calificadas y aprobadas bajo esa condición. Sin embargo los funcionarios involucrados en esas atenciones de emergencia después tienen que devolver esas atenciones a la institución.

Consultado sobre la situación de esa sección de salud, el director (s) del Hospital Provincial de Ovalle, René Cevo Salinas, explicó a El Ovallino que “cuando comenzó la pandemia, y nadie sabía cuál iba a ser el impacto real que tendría, nos encontramos a nivel de todo el país con que la cantidad de pacientes hospitalizados fue mucho mayor de lo previsto. En algún momento llegamos a tener cinco Unidades de Cuidados Intensivos en el Hospital y cuatro Unidades de Tratamientos Intermedios, es decir que de seis camas en cada una de las secciones, llegamos a tener 40 camas UCI y 56 camas UTI. Esto obligó a reconvertir una serie de espacios que estaban destinados a otras funciones dentro del hospital para habilitarlos, como unidades de Pacientes Críticos, como pabellón, recuperación, parte de la urgencia, y también el Servicio de Pensionado, fueron utilizados para ser convertidos en Unidades de Pacientes Críticos”.

Recuerda el director que durante el punto más álgido de la segunda ola de la pandemia, el área de Pensionados fue habilitada como área UCI, lo que permitió aportar al sistema doce camas con esas características.

“Nuestro Hospital no solo atendió a pacientes que eran de esta zona, sino que también se recibieron pacientes de otras áreas del país, dada la apertura y creación de estos espacios especiales para poder atender a los pacientes más graves”.

-¿Actualmente cuál es la situación del área de Pensionado?

-“Una vez que comenzó a descender la cantidad de pacientes por Covid-19, empezaron a aparecer una serie de otras patologías –también infecciosas- que habían estado de alguna manera postergadas porque el virus del Covid había ocupado todo el nicho ecológico que ocupan habitualmente los demás virus (adenovirus, rotavirus, etc). Al disminuir la cantidad de virus circulante de Covid-19, estos otros virus han retomado su capacidad de aparecer, infectar a los pacientes, generar enfermedades respiratorias. Existe toda una metodología del Ministerio de Salud para tratar de estar prevenidos contra esta contingencia respiratoria que comienza oficialmente en la semana 20 del año (desde la semana pasada) para evitar que esta cantidad de pacientes respiratorios que puede aumentar drásticamente durante el período de invierno, nos sorprenda sin camas para poder atenderlos”.

Advirtió que de este modo, y así como se hizo con el Covid-19, muchas unidades tienen sus camas “reconvertidas” para la posible atención de pacientes respiratorios, siendo la Unidad de Pensionados una de ellas.

“Sin embargo hemos reservado cuatro cupos para pacientes de Pensionados, y de estos cuatro cupos el 50% se le asignó a los pacientes ginecológicos, es decir las pacientes embarazadas que tienen fecha de parto programado. Y las otras dos camas, serán para otras patologías o cirugías”.

Destacó que en la medida en que la contingencia respiratoria vaya cediendo terreno, se abrirán más espacios en el servicio de Pensionados, hasta que puedan liberarlo completamente para que pueda funcionar con sus doce camas originales.

-¿La apertura o no de los cupos habilitados tienen un real impacto en la resolución de las listas de espera del hospital?

-“Sólo en términos de números, la proporción de pacientes quirúrgicos de carácter privado es irrelevante en relación a la enorme cantidad de pacientes beneficiarios que han visto postergadas sus intervenciones quirúrgicas producto de estos dos años de pandemia que hemos tenido. Si bien es cierto no consideramos que sea ‘menos importante’ un paciente u otro, solo viéndolo desde el punto de vista numérico, la incidencia que tiene la apertura o no del pensionado para resolver cirugías de carácter privado no tiene ninguna injerencia en la resolución de listas de espera quirúrgicas de nuestro hospital”.

 

 

Partos programados

Indicó el directivo que la mayoría de las atenciones en la unidad de Pensionados corresponden a partos y cesáreas programadas, y que en ese sentido no ce cerró completamente la puerta a ese tipo de servicios.

“Si bien es cierto que no pueden utilizar el servicio de Pensionado, se les ha dado la facilidad de que los médicos tratantes de la madres embarazadas se puedan poner de acuerdo con el médico obstetra de turno para poder intervenir a las pacientes en el mejor momento posible para evitar cualquier tipo de complicación de parto. La única diferencia es que tienen que ocupar las salas común, y que figuran como pacientes atendidas como urgencias dentro del sistema y no como pacientes privadas, por lo tanto el médico no puede cobrar por haber atendido a esa paciente”,  señaló Cevo.

 

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

X