• Richard Valencia es el técnico en enfermería que lidera el Hogar de la Embarazada Rural. Junto con sus compañeras de trabajo entrega los mejores cuidados a las futuras mamás. (Foto: Rodolfo Pizarro)
  • El hogar cuenta con 16 camas habilitadas para la atención de las mujeres en gestión. (Foto: Rodolfo Pizarro)
Héroes de mi Ciudad El Hogar para la Embarazada Rural colabora con las futuras madres en sus últimas semanas de gestación. Les brinda cuidados, atención y cariño a aquellas que provienen de localidades rurales de la provincia.

En calle Socos y enfrente al Hospital Antonio Tirado Lanas de Ovalle se encuentra el Hogar para la Embarazada Rural, una institución que por años se ha dedicado a la atención y cuidados de las futuras madres que provienen de localidades lejanas a la capital provincial.

“Días antes del parto, en prenatal, las futuras mamás llegan al hogar y se mantienen hasta que den a luz. Aunque hay algunas que se mantienen algunos días más, cuando su hijo debe permanecer en el hospital por diversas razones”, dijo María Angélica Casanova, subdirectora del Departamento de Salud que está a cargo del hogar.

A Ovalle llegan gestantes desde los rincones más apartados de la provincia, donde en su mayoría provienen desde sectores rurales de las comunas de Monte Patria y Río Hurtado.

“Vienen desde distintos lugares de la provincia y son los mismos centros de salud que las derivan a nuestro hogar, sobre todo cuando provienen de localidades rurales muy alejadas del hospital”, agrega.

En el hogar las reciben cuatro funcionarios, entre ellos Richard Valencia, técnico enfermero a cargo de las futuras mamás, quien está pendiente de cada cuidado de ellas y que su estadía sea lo más tranquila posible.

“Mi trabajo es un poco transformarse, en parte, al papá de las embarazadas. Porque se sienten solas en el hogar, nosotros las recibimos y las cuidamos, ellas están alejadas de sus casas, extrañan a sus familias y nosotros trabajamos para que estén lo más tranquilas posibles, relajadas”, cuenta el profesional.

SU ORIGEN

Todo comenzó en la década del ’70, cuando el hogar se formó bajo el alero de la Fundación Cema Chile. Luego de años de funcionamiento se decidió que en la década de los ’90 pasara a control de los municipios de la provincia, manteniendo a Ovalle como sede del recinto. Eso sí, todos los municipios debían financiar y solventar los gastos propios del hogar, pero que en la práctica no ocurrió, cuentan desde el municipio.

“En los años ’90 el municipio se hizo cargo de la administración del hogar, pero fue un convenio entre todas las municipalidades de la provincia. Como cabecera de la provincia nos hicimos cargo con apoyo del resto de los municipios, pero eso quedó en el papel. Sí ha existido alguna colaboración de Monte Patria y Río Hurtado, pero esto no es una colaboración permanente del resto de los municipios”, comentó la subdirectora.

Durante el año 2017, el hogar recibió a 175 pacientes, mientras que ya en los dos primeros meses de este año atendió a 27 mamás. La ubicación del recinto es lo primordial, ya que a solo metros del Hospital de Ovalle permite que ante cualquier eventualidad, las embarazadas puedan tener una rápida atención.

Una labora necesaria para cientos de futuras madres que requieren de una permanencia cercana a un centro asistencial y que el Hogar para la Embarazada Rural puede brindarles. o1001i

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...
X