Crédito fotografía: 
.
La especialista en epidemiología de la Ucen región Coquimbo, Ximena Fernández, insiste en que autoridades regionales deban solicitar un confinamiento más estricto para detener los contagios que hasta este martes alcanzaban los 686 casos positivos totales.

Está lejos de que se aplane la curva de contagios, dicen los especialistas, quienes observan con preocupación las inquietantes cifras de casos nuevos que se suman cada día. Durante este viernes se conocieron 19 casos positivos en la región, elevándose a 686 contagiados totales desde que llegó la pandemia a la zona.

Cifras que son alarmantes para la comunidad médica, quienes señalan que estamos entrando al peak de contagios proyectados de la enfermedad, pero que no sería el primero.

“Si te fijas lo que ha ocurrido en Santiago, o en comunas más específicas como Las Condes, hay un primer brote, después bajan los contagios, y después se da un rebrote. Por tanto, estamos en este primer brote intenso y probablemente será un poco más complejo, debido a la llegada del invierno, donde las enfermedades respiratorias aumentan”, expresó Ximena Fernández, epidemióloga de Ucen región Coquimbo.

Un período complejo es el que se avecina. Si es que desde la semana pasada se experimentaron más de 30 casos diarios, lo que viene podría ser peor, dice Fernández.

“El Coronavirus se juntará con otras enfermedades respiratorias que hoy no están presentes como en años anteriores. Además, el clima y las bajas temperaturas provocarán que el Coronavirus sea un poco más grave en las personas, sobre todo en regiones más frías o zonas de la misma región que son más frías que otras”, agrega.

A esto, agrega la especialista, es que en aquellas comunas apartadas de la región tienen la dificultad del acceso a las prestaciones de servicios de urgencia, debido a la dispersión geográfica existente. Mientras apartados de un centro de salud, mayor es el riesgo a poder controlar enfermedades respiratorias.

Fernández, en este sentido, menciona el caso de Monte Patria, comuna de 32 mil habitantes y que experimenta a 43 contagiados.

“Este número de contagios puede ser riesgoso, por eso es importante que en la región se comience a pensar en un confinamiento total y el aislamiento de algunas zonas que tienen estos brotes más intensos”, afirma.

Por lo que la opción de confinamiento o cuarentena se hace más necesaria a medida que avanzan los días, “porque estamos en una fase exponencial, tenemos cerca de 700 contagios y la tasa es muy alta. Si no mantenemos el resguardo, será difícil detener esta curva. Ahora vemos que la cuarentena voluntaria no está funcionando, muchas personas se ven en la calle sin tener la necesidad de hacerlo. Debieran considerar también quizás algún tipo de multa para aquellas personas”, afirma.

Sin embargo, y por ahora, el Gobierno Regional no ha dado luces de solicitar esta medida al ministerio de Salud. Y tal como este mismo medio expuso las razones de la seremía para no solicitarla –ya que no solo basta con una tasa de contagio, sino con velocidad de propagación del virus, brotes activos en un determinado territorio y población vulnerable que esté afectando-, para Fernández considera que otras razones han primado en la determinación.

“Hay medidas sanitarias que se debieron haber tomado mucho antes, tomando en cuenta lo que se ha visto en otros lugares. Creo que hoy se ha privilegiado mucho la economía, que también tiene sentido, porque la pérdida de la economía también tiene consecuencias graves para la población, pero lo que debiera primar el día de hoy es mantener a las personas con salud, a que no se contagien, a disminuir la curva de contagios y a evitar la mortalidad, porque eso sigue ocurriendo. Entonces tener este factor adicional que estresa al servicio debiera ser la prioridad”, cierra Fernández, expectante a lo que ocurra y esperando que la realidad de la pandemia en la región sea distinta a la que se está experimentando.

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

X