Crédito fotografía: 
Roberto Rivas Suárez
Tras dos años sin visitar al Limarí, este viernes abre sus puertas el circo Los Maluenda, el tercero de una destacada familia dedicada al mundo del espectáculo

Con mucha expectativa y con ganas de alegrar a la familia. Así llegaron a la ciudad los integrantes del Circo Los Maluenda, miembros de la familia con más tradición en el mundo circense nacional.

El director del circo Los Maluenda, Miky Maluenda, indicó a El Ovallino que están muy emocionados por la oportunidad de volver a presentarse en Ovalle, luego de casi dos años sin visitar la ciudad.

“La familia Maluenda es muy grande y el hecho de que este circo sea de Los Tachuela nos da un sello de garantía. Gracias al éxito y cariño del público en más de 40 años de trayectoria, Los Tachuela abrieron un segundo circo. Pero no fue suficiente y este es el tercer circo de la familia, que es este, el más nuevo y moderno. Con tres espectáculos diferentes, pero los tres basados en lo que es el circo tradicional, y es por eso que la gente nos sigue prefiriendo”, aseguró.

Destacó que su espectáculo se basa en la presentación de malabaristas, equilibristas, trapecistas volantes, motociclistas, payasos.

 “Esta es la segunda vez que estamos en Ovalle, la primera vez estuvimos en el Mall, y fue un éxito tremendo, así que ahora regresamos para estar en esta nueva ubicación”, comentó.

Para todo público

Destacó que el espectáculo es cien por ciento familiar, ya que el humor de los payasos es muy sano y transversal, sin groserías ni doble sentido, y con rutinas renovadas y números para todas las edades.

“Nosotros somos la quinta generación de la familia Maluenda dedicada al mundo circense, y ya está activo mi hijo Miky Maluenda Junior, y mis sobrinos Dylan Martín Maluenda y Gastón Maluenda Junior, nieto del Tachuela Grande, con edades entre los 13 y los 17 años, y se están robando el show. Tienen un tremendo futuro como acróbatas”.

Destacó a Gastón Junior quien viene llegando de Las Vegas, donde consiguió ganar un premio como el mejor trapecista juvenil a nivel mundial, sobresaliendo en la cama elástica realizando el triple salto mortal, y en los trapecios volantes, que es un clásico de los circos, también realiza ese triple salto.

¿Qué tan difícil es renovar el espectáculo?

“Los acróbatas siempre se están superando, más que renovarse es superarse, y cuesta mucho en esta profesión, sobre todo porque son exigencias físicas que son muy demandantes y hay que ser muy riguroso”.

Comentó que en la esfera de la muerte antes entraban tres motos, ahora meten cinco. Los malabaristas que antes lanzaban cinco clavas al aire, ahora están lanzando seis, y si lanzaban cinco aros, ahora lanza siete aros, ya que es la manera de los artistas de superarse.

Consultado por las actividades sociales que hacen, indicó que siempre las están organizando, pero que no son del estilo de publicarlas, porque considera que quien ayuda, lo hace de corazón y no para las redes sociales.

Modernismo

Destacó que su circo cuenta con butacas individuales, con sonido e iluminación de primer nivel, instalaciones muy cómodas y modernas. “Además el precio de la entrada sigue siendo muy accesible. El precio es el mismo que hace dos años, cuando estuvimos por última vez en Ovalle”.

Entre todo el personal son unas 57 personas, entre artistas, tramoyistas, choferes, electricistas. En escena son cerca de 20 artistas pero en total son más de 50 los que trabajan en el circo.

Las funciones de lunes a viernes comienzan a las 21.00 horas, mientras los sábados y domingos se realizan dos funciones a las 18.30 y 21.00 horas respectivamente en avenida La Chimba con Costanera, a un costado del estadio Diaguita.

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital