• Cristofer Araya (izquierda) celebró el campeonato con U. Católica. Foto: FUTBOLJOVEN.CL
Cristofer Araya se coronó como el mejor de la serie sub 16 con el equipo cruzado, al vencer a S. Wanderers por 4-0 e incluso anotó el último gol del partido.

Son varios pequeños futbolistas quienes tienen el sueño de llegar al fútbol profesional y, para esto, deben trasladarse hasta otras ciudades para tener mayores posibilidades de conseguir su objetivo. Fue así como Cristofer Araya (16) se integró en febrero a la sub 169 de Universidad Católica que este miércoles se coronó como campeona del fútbol nacional.El volante llegó a la tienda cruzada luego que a inicios de año la Academia Municipal de Ovalle, la cual integraba, disputó un partido amisto con la serie sub 16 de la UC en San Carlos de Apoquindo. No pasaron ni quince minutos del encuentro y el jefe captador de las divisiones inferiores cruzadas, Alfonso Garcés, lo llamó para que se integrara inmediatamente a las cadetes del club.“Yo era el monitor de la serie 2001 de la Academia Municipal. Nos contactamos para jugar un partido con U. Católica y jugamos. Desde la UC dijeron que querían contar con ellos inmediatamente, con residencia y todo incluido. Hicimos los trámites y lo dejaron por sus condiciones”, dijo Sebastián Araya, hermano de Cristofer y actual jugador del CSD Ovalle.En el torneo de Apertura del fútbol joven, Cristofer fue titular indiscutido en gran parte del torneo. Sin embargo, en los dos últimos partidos del torneo (semifinal y final) se debió conformar con ingresar en el segundo tiempo. Pero esto no fue impedimento para que el ovallino se despachara un gol en la final del torneo ante Santiago Wanderers, decretando el 4-0 final.“Ha sido un agrado llegar a un equipo grande, porque es todo distinto a lo que se hacía en Ovalle. La exigencia es distinta. Estoy muy contento, en Ovalle nunca pude ser campeón en mi categoría y es primera vez que obtengo un título importante”, dijo Cristofer una vez llegado a Ovalle.El futbolista ovallino es volante y de acuerdo a su hermano domina ambos perfiles, tiene gol y “tiene muchas condiciones para llegar arriba. Va a depender de él que logre todo lo que se proponga”, afirmó Sebastián.“Estamos orgullosos. Esta etapa es difícil para él, tiene 16 años recién y salir de la casa a tan temprana edad es sacrificado, es un orgullo como hermano y para toda su familia, ya que le ha costado mucho todo esto”, agregó.En las divisiones inferiores cruzadas es dirigido por el histórico formador Luis Hernán Carvallo y tiene como compañero de equipo a Bruno Barticciotto, hijo de Marcelo Barticciotto.Ahora Cristofer disfrutará de sus vacaciones para que en agosto se reintegre a las filas del equipo precordillerano e iniciar el torneo de Clausura. 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...
X