Crédito fotografía: 
Roberto Rivas Suárez
Los comerciantes que tradicionalmente se ubican en las aceras del centro de la ciudad decidieron refugiarse en la venta a domicilio, mientras se mantenga la comuna en la Fase 1 del Plan Paso a Paso. Esperan contar con sus permisos municipales al regresar a sus labores

Tras el decreto de cuarentena para la comuna de Ovalle, o el retroceso a la Fase 1 del Plan Paso a Paso, uno de los sectores que se vio imposibilitado de regresar a sus funciones fue el del comercio de calle, aun cuando porten el respectivo permiso municipal para ello.

Además de las limitantes del aforo en espacios abiertos y cerrados, uno de los ítems de la cuarentena total es que prohíbe todo tipo de ventas ambulantes y de calle, con lo que los más de 150 vendedores que cuentan con permisos municipales para tal fin, se ven imposibilitados de ejercer su labor.

Como una solución a su situación, al menos mientras se mantiene el confinamiento para Ovalle, los comerciantes decidieron dar un paso al costado y apuntar a la venta de sus productos y mercancía a través del despacho a domicilio, fórmula que ya habían probado en la primera cuarentena en la ciudad durante las seis semana que duró desde agosto del año pasado.

En ese sentido el representante del sindicato Lobos del Limarí, uno de los tres que hacen vida en la ciudad, Bladimir Mieres explicó a El Ovallino que ante la imposibilidad de volver a las calles decidieron de manera consensuada seguir intentando la entrega directa.

“A nosotros no se nos informó de nada que tuviera que ver con ninguna propuesta desde la municipalidad, pero pensando nosotros que la cuarentena podría ser más corta que otras, los comerciantes ambulantes con permisos decidimos quedarnos con el delívery, tratando de entregar nuestros productos, no han sido muchas las ventas pero algo podemos hacer para al menos mantenernos y poder sortear esta cuarentena”, explicó Mieres.

Con respecto a los permisos municipales precarios, que han sido renovados últimamente por lapsos de 90 días, señaló que los últimos están por vencerse esta misma semana, y que en las condiciones actuales se les hace imposible poder renovarlos ante la oficina de Rentas y Patentes de la Municipalidad.

“Nuestra preocupación es que cuando podamos volver a las calles, después de la cuarentena, no tengamos problemas para renovar los permisos, porque se supone que el tema quedó zanjado, cuando nos dijeron que trabajaríamos en la calle hasta que el espacio de la Feria Modelo esté habilitado para nosotros. Así que cuando levanten la cuarentena los dirigentes iremos a la Municipalidad a renovar los permisos para regresar al trabajo”, indicó.

Actualmente unos 150 comerciantes informales cuentan con permiso municipal para ejercer su oficio, quienes están divididos en los sindicatos Lobos del Limarí, Brisas del Valle y Renacer.

“Entre los dirigentes y socios decidimos que nos quedábamos con la opción del delívery porque si nos ofrecían un lugar para trabajar, pero después se podrían aprovechar de ese lugar para dejarnos allí, y no regresarnos a los lugares de trabajo, sin la opción tampoco de La Feria”, puntualizó el dirigente.

 

Estibadores con permisos

Un total de 24 estibadores que desempeñan funciones en el terminal agropecuario SOLCOAGRO, en la avenida La Feria recibieron un permiso especial de desplazamiento, otorgado por la Seremi de Agricultura de la Región de Coquimbo, que les permitirá movilizarse a diario desde su lugar de residencia hasta sus puestos de trabajo.

La finalidad es no interrumpir el desarrollo de sus actividades, que permite la carga y descarga de camiones que transportan frutas y verduras desde la zona hacia distintos puntos del país. Acción clave que lograr mantener operativa la cadena de abastecimiento de alimentos.

En la entrega el Gobernador del Limarí, Iván Espinoza y el Seremi de Agricultura, Rodrigo Órdenes, reforzaron el llamado a los trabajadores del recinto a respetar la totalidad de las exigencias indicadas por la autoridad sanitaria, para mantener controlado el avance del virus COVID-19.

“La entrega de este certificado les permite poder desplazarse en cuarentena y operar a estos trabajadores de manera óptima y sin interrumpir el abastecimiento de alimentos desde y hacia nuestra provincia”, señaló Espinoza.

En la jornada las autoridades se reunieron con el equipo directivo de SOLCOAGRO, para explicar el funcionamiento de este permiso y destacar el trabajo realizado en el lugar durante la pandemia. En ese sentido Órdenes señaló que “este permiso fue entregado hace una semana en el Terminal Agropecuario de La Palmera de La Serena, y una vez evaluada su puesta en marcha se ha decidido extender esta medida a otros terminales de la región, en comunas que se encuentran en etapa de confinamiento, como lo es Ovalle, porque la agricultura no para”.

 

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

X