• La venta de uniformes escolares era el principal ingreso para el rubro de las confecciones entre los meses de enero y marzo, lo que no se puedo replicar esta temporada.
Crédito fotografía: 
Luciano Alday
La escasa vuelta a clases en forma presencial, debido a la pandemia por Covid-19, ha permitido que este tipo de talleres vean disminuidos sus ingresos. Menores pedidos en comparación al año 2020 y la no obligatoriedad de los colegios en exigirla, mantienen al rubro como uno de los grandes afectados en el inicio del 2021.

Por Luciano Alday Villalobos / Ovalle

 

El rubro de la fabricación de uniformes escolares atraviesa uno de sus momentos más críticos en décadas. Este año son pocos los colegios que han vuelto a las clases presenciales, a su vez, los establecimientos que optaron por el retorno no exigen a sus alumnos la utilización del uniforme. Esto ha afectado en desmedida las ventas de las tiendas de confecciones, las cuales en el presente período acostumbraban a tener su mejor época.

Confecciones Naranjo es una de las tiendas más tradicionales del centro de Ovalle con una trayectoria que se remonta desde la década del 70. Su dueño, Alejandro Naranjo Araya, calcula un perdida de aproximadamente un 80% en sus ventas en comparación con años anteriores, “yo estoy vendiendo ahora como un 20% de lo que vendía antes. Este año solo hemos vendido buzos y poleras, que es lo que se exige en este momento, pocos están comprando, además que muchos tienen los buzos del año anterior”, señaló.

Con estas cifras concuerda Confecciones Nene Gómez, ubicada en el Mercado Municipal, “sin mucho detalles yo creo que no se está vendiendo ni un décimo a como estábamos acostumbrados, solo vendemos un 10% comparado a años anteriores”, calculó el administrador de la tienda Esteban Gómez, hijo del mítico futbolista, agregando que “estábamos conscientes de que había un porcentaje importante de alumnos que no iban a comprar ropa de colegio, pero no pensábamos que hubiese una diferencia tan grande”.

Misma respuesta tienen desde Confecciones Dymax, su dueña Dolly Tabilo enfatizó diciendo que “ha sido muy complejo, las ventas bajaron yo diría prácticamente un 100%, es muy poco lo que  se ha vendido, prácticamente nada”.

Todos a su vez comentan que conocen colegas que han tenido que cerrar sus tiendas, o bien trasladar sus confecciones a sus casas, ya que no les alcanza para pagar los arriendos de locales del centro.

 

Otras alternativas

 

Los trabajadores del rubro han tenido que adaptarse a esta situación, de esta manera, la principal opción es potenciar la fabricación de otras vestimentas que venden durante el año.

“Yo tengo algunos trabajos pero no de colegio, este último tiempo he tratado de hacer ropa corporativa que se llama, que son pecheras, camisas y poleras, eso es lo que nos ha mantenido con trabajo”, dice Dolly Tabilo desde Dymax.

Por su parte, Alejandro Naranjo reconoce actualmente fabricar ropa para gastronomía, hospital y otras empresas e instituciones. A la par empezó con la venta de mascarillas reutilizables, “tenemos mascarillas con logos de colegios y empresas, a veces van con nombre, eso se ha estado haciendo en el último tiempo, pero esa es una venta de bajo monto, no solventa mucho”, manifestó.

 

Esperanza futura

 

Todos los emprendedores coinciden que es improbable que esta situación se revierta durante el presente año, pero sí ponen sus esperanzas en la próxima temporada.

“El 2022 bajando la pandemia es posible que todo vuelvo a la normalidad, pero no creo que este 2021, porque están recién vacunándose todos, después de eso quizás vuelvan los colegios y las ventas”, señalaron desde Confecciones Naranjo.

Por su parte Dolly Tabilo de Confecciones Dymax dice que “todos esperamos lo mismo, que esto de la pandemia se termine para empezar nuevamente esto, uno espera que el otro año no sea tan normal pero sí que vaya repuntando un poquito”.

“Tenemos la convicción de que esto va durar un año más, más que nada tenemos una expectativa paciente, estamos conscientes de que es una situación catastrófica respecto a números, pero tenemos esperanza en cuanto a futuro, creemos que los próximos años van a estar mejores, no queda más que trabajar”, concluyó Estaban de Confecciones Nene Gómez.

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

X