• : Las tinas de agua temperada de Tinajas Paihuén, elaboradas totalmente de madera, son producidas en Ovalle y distribuidas a distintos tipos de la región y el país.
  • Manuel López es uno de los rostros visibles de la empresa Tectrom Electricidad, que actualmente comercializa paneles fotovoltaicos aprovechando el auge de las ERNC en la región.
Crédito fotografía: 
CHRISTIAN ARMAZA
Tradicionalmente dependientes de la agricultura y la minería, son muchos los limarinos que han decidido dar un giro a su vida y transformarse en empresarios. Los comienzos eso sí, no son fáciles para ninguno de ellos. No obstante, cada vez más se está apostando por la creación de productos únicos y exclusivos, para lo cual se han creado diversas instancias para apoyar actividades que generen valor en la provincia.

Muebles Tom Limitada es una empresa familiar que como indica su nombre fabrica diversas piezas y muebles para el hogar.

Franco Araya y Valeria Ahumada son la joven pareja que lleva adelante este emprendimiento dentro del cual, dieron origen hace 5 años, a una innovadora línea de negocios: Tinajas Paihuén, a través de la cual, construyen una serie de tinas de agua temperada fabricadas a base de madera, enfocadas a personas y familias que buscan momentos de relajación o acceder a terapias medicinales.

Elaboradas a partir de pino Oregón, pino Insigne, y ciprés, las tinajas de agua temperada son construidas de forma personalizada y según las necesidades de los clientes, en las que se encuentran particulares y centros turísticos de la región e incluso, el país, las cuales son distribuidas directamente desde Ovalle.

“Nosotros vimos que las tinajas si bien, era una tradición más sureña, quisimos traer esta tradición a la región. Al principio queríamos comprar una, pero en ese proceso y como nosotros igual fabricamos muebles, se nos vino la idea de fabricar estas tinas y así poder ser pioneros en la fabricación de este tipo de tinas en la región” comenta al respecto, Valeria Ahumada.

Al respecto, Valeria explica que en un inicio realizaron una suerte de “marcha blanca” para hacerse conocidos, mientras su principal desafío era encontrar su nicho o compradores potenciales, así como formalizar este negocio. 

En efecto, Valeria explica que en los inicios, al elaborar su plan de negocios, se buscó encontrar “al cliente objetivo” al que querían llegar, para así buscar un posicionamiento en el mercado y comenzar a generar sus primeras ventas. Etapa que no fue sencilla pues, en aquel momento tanto Valeria como Franco tenían que encargarse de su hijo recién nacido, mientras aún estudiaban. “En este proceso hemos ido creciendo también como familia y empresa” sostiene Valeria.

RECURSOS QUE FALTAN

En otro orden, son reconocidas las excepcionales condiciones que tiene nuestra provincia en cuanto a la posibilidad de desarrollar las Energías Renovables no Convencionales. La abundancia de días despejados con fuerte radiación solar en los valles y la existencia de una costa ventosa, pueden facilitar el desarrollo de una serie de negocios ligada a esta industria de las energías limpias.

Así pensó Mauricio López, técnico en electricidad ovallino, quien encabeza la empresa Tectrom Electricidad. Riego tecnificado, redes de baja tensión, herramientas eléctricas son parte de lo que esta pequeña empresa local comercializa tradicionalmente. Pero hoy, su foco está puesto precisamente en las energías limpias: la venta de sistemas fotovoltaicos. 

“La verdad es que este emprendimiento nace por tratar de salir adelante” comenta sobre el origen de su empresa, Manuel López, quien decidió apostar por este sector pensando en las nuevas tecnologías que se vienen en el ámbito de la ERNC, y el apoyo e importancia que les da hoy el Estado.

Si bien en la provincia existen otras empresas que trabajan en este rubro, López explica que el sello de la empresa es “que estamos haciendo todo legal ante la SEC (Superintendencia de Electricidad y Combustible) como empresa de paneles fotovoltaicos”.

En ese sentido, agrega “ya le habíamos trabajado a varias empresas, diseñando los proyectos. Entonces obviamente, teníamos que crear y legalizar nuestra empresa para llevarla hacia adelante”. Sin embargo para Mauricio, a diferencia de lo que ocurrió con el caso de Tinajas Paihuén, su principal obstáculo para levantar su iniciativa era la falta de recursos.

“Lo más difícil para nosotros ha sido el financiamiento. Aquí cuesta mucho conseguir los recursos ya que este rubro es muy caro. Para muchos de los proyectos más grandes en los que trabajamos debemos buscar financiamiento y cuesta, sobre todo, porque somos una empresa relativamente joven, que lleva poco tiempo” señala. “Si bien tenemos experiencia al menos individualmente, nos ha costado organizarnos como empresa, precisamente por la falta de recursos.

CADA VEZ MÁS EMPRENDEDORES

En realidad son varias las dificultades que deben superar las personas al momento de querer crear una empresa. No sólo la falta de financiamiento o los problemas por encontrar un público objetivo o nicho de negocio son los desafíos que se deben tomar en cuenta los potenciales emprendedores. Incluso, la falta de formación básica en el ámbito de la empresa se convierte muchas veces en un obstáculo insalvable para quien se lanza a la aventura de emprender.

Es de público conocimiento que así como nacen muchas micro y pequeñas empresas, son  también muchas las que a medio camino abandonan por diversas causas: falta de conocimiento en temas contables y tributarios o falta de estrategias adecuadas de marketing, por ejemplo, en el ámbito digital, o falta de innovación, son sólo algunas de las causas que pueden llevar a la muerte de una empresa.

Pese a ello, todas las señales parecen indicar que las ganas por emprender no se han detenido. Todo lo contrario, son cada vez más los limarinos que deciden apostar por el negocio propio.

Oscar Alvarado, asesor senior del Centro de Desarrollo de Negocios de Ovalle, sabe mucho de este asunto.

Dependiente del Servicio de Cooperación Técnica, SERCOTEC, desde su apertura en 2016, este centro tiene como misión – dicho en simple - entregar a las pequeñas empresas y emprendedores asesoría técnica individual y gratuita, a través de asesores expertos, para fortalecer sus capacidades y desarrollar su actividad empresarial.

En ese sentido, Oscar Alvarado señala que en estos últimos años “ha llegado al centro muchos profesionales a formalizar sus emprendimientos, y eso va de la mano y creo, de un cambio de paradigma de dejar de estar como dependiente y emprender ejerciendo su profesión. También vienen por estar desempleados y generar nuevas ideas de negocio”.

En cifras, actualmente el Centro de Desarrollo de Negocios asesora a un total de 237 empresarios y se han hecho – sólo este año – 286 capacitaciones de diversos tipos. Sobre la apuesta por emprender, basta ver las cifras de los usuarios capacitados desde el año 2016: desde los 944 usuarios capacitados aquel año, se ha pasado a más de 2.900 empresarios que han recibido algún tipo de asesoría durante este año, el cual aún no termina.

“Las principales necesidades de los clientes es fortalecer sus capacidades en temas contables, tema tributario que hoy en día está con harto cambio con la reforma. Hoy día hay mucho desconocimiento, y quieren saber un poco más para enfrentar a las consultoras de un contador. También el tema de marketing digital, con el fin de poder aumentar sus ventas y estar posicionados en las redes sociales, en google, y en distintas plataformas que están disponibles y que ellos, por el tema del tiempo no las utilizan” sentenció.

Gestión financiera, facturación electrónica, atención y servicio al cliente, turismo e intereses especiales, planificación estratégica, técnicas de venta, escuela contable, gestión en ventas, además de actividades como el Encuentro Gastronómico del Limarí y las escuelas de Fortalecimiento Empresarial Femenino, son otras de las herramientas que pone en práctica el centro.

MEDIDAS PARA LARGO ALIENTO

Víctor Illanes, director del Centro de Desarrollo de Negocios de Ovalle, señaló que el principal objetivo del centro es que los empresarios “generen ventas y negocio, y a partir de eso, otros beneficios, como la generación de empleo y de inversión, así como la consolidación de sus modelos de negocios”.

En ese sentido, se está trabajando con un modelo que busque la integración de diferentes instrumentos de fomento. Fernando Contreras, director regional de SERCOTEC, profundiza en ese aspecto, señalando que son tres lineamientos que se están impulsando para facilitar el emprendimiento: modernizar los instrumentos de SERCOTEC, articular el trabajo con los departamentos de Fomento Productivo de los municipios, y focalizar el trabajo, por ejemplo, en aquellos territorios considerados como “zonas rezagadas”.

“Hoy día no basta con tener una idea, sino que hay que trabajarla, hay que convertirla en un  modelo de negocios, en planes de negocios y allí recién se puede postular a lo que son los subsidios, el financiamiento que es lo que hace SERCOTEC” sostuvo Contreras.

En ese contexto asegura, que se hace muy importante “instalar las capacidades y competencias, pues para que los negocios sean sustentables en el largo tiempo, los emprendedores tienen que estar habilitados y capacitados. No entregamos recursos por premiar, sino que buscamos que a ellos les vaya mejor porque eso va impactar positivamente en ellos, así como en generar empleo y fortalecer el crecimiento económico de las zonas donde se ubican”.

El director del Centro de Desarrollo de Negocios, Víctor Illanes, agregó que “contamos con asesorías especializadas, en donde los ejecutivos o asesores del centro, gratuitamente, va apoyando a los empresarios en diferentes temáticas: en la elaboración de un plan comercial, en una investigación de mercado, en la gestión de sus recursos humanos, en la gestión de un proceso productivo o innovación, etiquetado, etc.”.

Sobre la vida media que tienen estas jóvenes empresas en tanto, Oscar Alvarado, asesor del centro, explica que no existen números al respecto, pero “no es numero relevante. Acá los emprendedores han seguido dándole en estos tres años”.

En ese sentido, el jefe del Departamento Municipal de Fomento Productivo de Ovalle, Erick Castro, señaló que mantienen un trabajo coordinado con el Centro de Desarrollo de Negocios “con la apuesta de darle valor al trabajo que se hace en Limarí”.

“Para nosotros es importante el trabajo arraigado a la identidad local, y ahí se pueda dar la diferenciación en un producto, lo que nos va a llevar a que nos hagamos conocidos como Ovalle, como Limarí. Actualmente, trabajamos con alrededor de 300 personas y se van sumando cada día más emprendedores” aseguró.

Emprendimientos que de esta forma, podrían ir cambiando definitivamente el rostro de la provincia del Limarí, con talento, identidad, y especialmente, con innovación con sello limarino.

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...
X