A partir de la medianoche del sábado, los relojes tendrán que ajustarse al nuevo Huso Horario, lo que permitirá disponer de luz natural para los desplazamientos en la mañana, y en contraposición, una tarde que se acortará más temprano.

Esta medianoche los relojes, computadores y notebooks de los habitantes de la Región de Coquimbo deberán retrasarse 60 minutos para dar inicio al horario de invierno, el cual se extenderá por tres meses.

Aquello  permitirá disponer de luz natural para los desplazamientos a colegios y a los trabajos, y en contraposición, una tarde que se acortará más temprano.

El horario de invierno se mantendrá por tres meses, hasta la medianoche del sábado 11 de agosto. Se espera que para ese mismo mes una definición oficial respecto de lo que sucederá en los próximos años, debido al vencimiento del Decreto Supremo 253, que estableció los husos horarios para los años 2016 al 2018.

Entre las variables a considerar están la eficiencia energética, los efectos  del cambio de hora en la salud de las personas, el impacto por la menor exposición a la luz, especialmente en las mañanas y en los alumnos, el ausentismo y rendimiento escolar, la seguridad pública y de los desplazamientos, la tasa de accidentabilidad y productividad en el mundo agrícola, entre otras.

El actual horario de invierno regirá para todo Chile continental a excepción de la Región de Magallanes y la Antártica Chilena, lugar que cuenta con horario único todo el año.

El seremi de Energía, Alvaro Herrera, comentó que uno de los aspectos a considerar es que a contar de la próxima semana la ciudadanía dispondrá de mayor luminosidad a tempranas horas del día, buscando un impacto positivo en materia de seguridad pública. Sin embargo, en materia de ahorro energético, la autoridad precisó que es marginal, por lo tanto, “ya no es un motivo para respaldar el cambio de horario”. 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...
X