• La Defensora Regional de Coquimbo, Inés Rojas Varas, explicó que uno de los retos es educar a la gente para que entienda que ellos “defienden personas”
  • El nuevo integrante de la oficina ovallina, Mauricio Jara, explicó la similitudes y diferencias del trabajo entre Ovalle y Santiago
Mauricio Jara se integra al equipo local Uno de los proyectos de la oficina defensora nacional y regional es lograr la autonomía administrativa del resto de los estamentos del sistema

La Defensoría Penal Pública es la oficina que garantiza el derecho de las personas a contar con un abogado defensor, y aunque en el ejercicio de sus funciones no siempre sea bien visto por la comunidad, su objetivo es defender penalmente a toda persona imputada o acusada por un crimen, simple delito o falta que carezca de un abogado de confianza.

La Defensora Regional de Coquimbo, Inés Rojas Varas, explicó a El Ovallino, los retos que enfrenta esta dependencia pública, tanto, puertas adentro, como de cara a la comunidad.

“Nosotros como defensoría tenemos dos grandes retos en estos momentos: una es lograr la autonomía de nuestra defensoría, esperando que este año pueda entrar en el Congreso una Ley de Autonomía que ya tenemos lista, porque ya con autonomía, podemos posicionar a nuestra institución como una que ya tenga sus propias políticas, incluso a veces es necesario ir en contra de lo que opina el resto del sistema”.

De cara a la colectividad el reto es fortalecer la educación hacia las personas, para que se entienda que no defienden delincuentes, sino a personas. “La gente muchas veces no entiende la labor de la defensoría, están en contra de que nosotros defendamos a un acusado, pero deben entender que nosotros defendemos personas, incluso, defendemos personas inocentes”.

Nuevos nombres

La defensoría cuenta con un nuevo integrante que ya ha hecho vida en la misma área, pero en la capital nacional. Se trata de Mauricio Jara, quien junto al Defensor Jefe de Ovalle Gerardo Tagle, representan al sistema en protección de los acusados.

¿Hay diferencia en defender a un acusado en Santiago y a uno en Ovalle?

“La diferencia es el tipo de delito. En Ovalle es muy raro el delito violento. Es un tema cultural, por lo general la mayoría de los casos están asociados al tema del consumo de licor, y también hay un contexto familiar, son todos conocidos por lo general, incluso para hacer las notificaciones, pues todos se conocen y a todos se les notifica. Acá los delitos violentos son una excepción, y siempre tienen un origen conocido, no hay ‘matar por matar’” explica Jara.

En cuanto al sistema también hay diferencia, sobre todo por el ritmo de cada una de las ciudades. “Acá tenemos más tiempo. Yo puedo enfocar la defensa personalizada de cada uno de mis usuarios, estudiar bien las causas y sobre todo conversar con ellos, eso es algo que en otras ciudades más grandes puede ser más difícil. Aunque en lo técnico es igual, la diferencia es que aquí le podemos proporcionar una información completa al usuario y a la familia, y eso es importante para ellos”.

 

Uno de los casos más complejos

El defensor jefe de Ovalle, Gerardo Tagle, recuerda que el caso más complejo fue el de un femicidio frustrado, un caso en el que luego de una ardua discusión se logró calificar que el defendido respondía a una situación de arrebato de obcecación. “Una situación en el que la persona pierde el control de sí mismo, producto de un estímulo. Fue complejo desde el punto de vista jurídico, pero se logró en ese momento la libertad de esta persona. Y esto incluso activó la reacción nacional de otros organismos del estado. Incluso entramos en conflicto con otros organismos del estado, lo cual es bueno”.

 

 

Proyecto Inocentes

En agosto de 2013 la DPP puso en marcha el Proyecto Inocentes que registra y difunde errores del sistema de persecución criminal, determinar causas de los mismos y aportar en devolver la dignidad de los exonerados. La web www.inocentes.cl exhibe actualmente 60 casos de personas que permanecieron privadas de libertad por días, meses e inclusive años y que finalmente fueron declaradas inocentes al comprobarse fehacientemente su inocencia.

 

Defensa en Números

La Defensoría Regional de Coquimbo es liderada por la abogada Inés Rojas Varas, quien asumió el cargo el 1° de octubre de 2016, quien es reconocida a nivel nacional por ser la defensora penal que participó en el primer juicio oral del sistema de justicia criminal (reforma procesal penal) que se implementó a contar del 16 de diciembre del año 2000 en las regiones de Coquimbo y Araucanía.

La cantidad de defensores en la región es la siguiente:

Defensores Institucionales: 5

Defensores Juveniles: 2

Defensores Licitados: 20

Defensores Penitenciarios: 3

Total Defensores: 30

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...
X