• Farmacia Municipal de Ovalle
    En la imagen, 2 de los medicamentos más demandados por usuarios de la Farmacia Municipal de Ovalle.
Ante la denuncia de un usuario que asegura estar esperando por 4 meses su medicación para la diabetes, desde el recinto contaron que este tipo de situaciones escapan de su control ya que dependen de procesos como las licitaciones.

Guillermo Ramírez es jubilado y tiene diabetes. Sus medicamentos (Eutirox 125 y el Galvus Met) los ha estado comprando en la Farmacia Municipal, sin embargo asegura que hace 4 meses ha estado esperando por ellos,  “tengo que comprar un remedio que en las cadenas de farmacias me sale  49 mil y allá me sale 19, hay una diferencia grande de precio, la que yo busco porque soy profesor jubilado, no me alcanza para  estar comprando mis remedios. Está bien que espere 1 o 2, pero no 4 meses”, acota.Sobre la explicación que le entregan declara, “me dicen que ellos hacen licitaciones y que a veces los laboratorios no las toman y no la aceptan, que hay que hacer otra nueva. Enredos que no corresponden”.La situación vivida por Ramírez corresponde a una multiplicidad de factores que de alguna u otra forma pueden incidir en el stock de algunos medicamentos de la Farmacia Municipal.  En este contexto, Pablo Carmona, químico farmacéutico titular de la Farmacia Municipal de Ovalle dice que una de las razones es el cambio de dosificación que han recibido pacientes crónicos que acuden a comprar sus remedios, “muchos pacientes que usan Eutirox de 100 aumentaron su dosificación a 125 milígramos. Frente a esa situación , llegaron recetas y se volvió a iniciar el proceso licitatorio. Aún nos queda Eutirox de 100 tenemos porque esos mismos pacientes ahora aumentaron su dosificación”.Otro punto- tal vez el más decidor- tiene que ver con arduo proceso de licitación, “es un proceso largo que tarda aproximadamente un mes; en donde uno encarga hasta que se sube la orden interna al portal de mercado público y luego se inicia el proceso licitatorio. Un mes se demora, siempre y cuando el laboratorio que está licitando ofrezca un valor asociado interesante para el usuario”. Carmona añade que incluso a veces el precio no es el más atractivo para el público, “nos han ocurrido situaciones en donde nosotros por ejemplo, los Eutirox 125 los licitaba una droguería no el proveedor y el valor era casi el mismo que en cadenas nacionales. En ese caso, no es rentable tanto para el usuario como para nosotros traer un producto que va a causar disconformidad”.Otro eje es que el “boca a boca” generado por buenos descuentos, trae consigo una sobredemanda que puede ocasionar este déficit de algunos remedios,“tuvimos que aumentar de 200 a 500 de cajas de Celecoxib para poder contener la sobre demanda. En el caso de Galvus ya se inició el proceso licitatorio y debería estar llegando entre el lunes y martes de la otra semana. Hay veces que nos hemos demorado 2 meses y medio en traer alguna cosa, particularmente porque se demora un mes en iniciar el proceso de licitación”.Pese a todas las dificultades externas, afirma que se están haciendo esfuerzos para surtir el stock, “se han estado haciendo gestiones, por ejemplo, se hizo un aumento en el capital invertido para la Farmacia Municipal, lo que está autorizado tanto por el alcalde como por los concejales. Se está invirtiendo en comprar aquellos productos ‘críticos’  y aumentar un stock que nos permita al menos tener 3 meses de sustentabilidad para evitar estos problemas”. Para el profesional, este tema local no es algo aislado, “en general a nivel nacional el principal problema que tienen las farmacias populares es el tema del abastecimiento porque los procesos de licitación se deben cumplir sí o sí por la Ley de Transparencia”, concluye. 

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

X