Crédito fotografía: 
Roberto Rivas Suárez
Cantidad de estudiantes, duración de los recreos, cámaras térmicas para apoyar el trabajo de que se hace con un termómetro manual y por supuesto aforo de salones, son algunas de las medidas que deben tomar en cuenta las instituciones educativas “siempre que las condiciones sanitarias lo permitan” para iniciar el año escolar 2021

Si bien es imposible presagiar el ambiente que se pueda vivir en las semanas del regreso a clases para el año escolar, con respecto a la pandemia por Covid-19, lo cierto es que los colegios deben regresar a clases, ya sean presenciales, a distancia o con modalidad mixta, y para ello cada institución debe crear su propio protocolo adaptado a su realidad.

Es a partir de las orientaciones enviadas por el Ministerio de Educación, enmarcadas en el Plan Retorno Seguro, que el Departamento de Educación del Municipio de Ovalle ha venido trabajando con los 82 establecimientos educacionales bajo su administración, con el objetivo de crear el protocolo necesario para retomar las clases presenciales, resguardando el cumplimiento de todas las condiciones sanitarias para la seguridad de todos los integrantes de las comunidades escolares, y dar continuidad del proceso de aprendizaje de los estudiantes de la comuna.

Desde el mes de octubre se inició un diagnóstico de los establecimientos educacionales -tanto urbanos como rurales-  y de este modo evaluar las condiciones laborales de los funcionarios, aplicando un formulario elaborado por el Ministerio del Trabajo, a partir del cual se elaboró un diagnóstico con todos los antecedentes recopilados, verificando el cumplimiento de diversas medidas tanto para equipos docentes y asistentes de la educación.

Tras las orientaciones del Mineduc, contenidas en el Plan Paso a Paso para Abrir las Escuelas, se enfocó el trabajo en proyectar el retorno presencial a clases para el Año Escolar 2021, implementando diversas medidas, y considerando la información ya levantada desde las escuelas, que tomaba en cuenta desde aspectos logísticos a temas curriculares y técnico pedagógicos, que abordan el plan de estudios y el detalle de cómo se llevarán a cabo las clases de los estudiantes.

Para realizar estas tareas se conformó un equipo multidisciplinario, integrado por prevencionistas de riesgos, profesores, psicólogos y profesionales del área construcción y mantenimiento, quienes han estado en contacto permanente con las escuelas, acompañando y asesorando a los equipos directivos en la implementación del plan retorno.

Por otra parte, se han realizado importantes compras de materiales y elementos de protección y seguridad personal. En esto se incluyen desde productos de limpieza (cloro, bolsas de basura, escobillones, paños, esponjas, amonio cuaternario, entre otros), además de productos de desinfección y elementos como: guantes, mascarillas, protectores faciales, termómetros basureros, dispensadores de alcohol gel, rociadores de desinfección, entre otros. Junto a ello, se realizó una capacitación dirigida a asistentes de la educación que realizan tareas de aseo y limpieza en las escuelas y liceos, con el objetivo de realizar una adecuada manipulación de los productos y procedimientos adecuados para su seguridad y la de toda la comunidad escolar.

Con la mirada puesta en cada protocolo, el Departamento de Educación elaboró un plan piloto para seis establecimientos educacionales, representativos de las diversas modalidades de enseñanza que se imparten en los recintos educativos administrados por el municipio. Los establecimientos que forman parte de este plan piloto son: Escuela Juan Pablo Artigues (Recoleta), Escuela Helene Lang, Colegio Raúl Silva Henríquez, Liceo Estela Ávila Molina, Escuela Patricio Zeballos (Socos) y Escuela La Araucana (Huallillinga).

Apoyo tecnológico

Un desafío interesante lo presenta la Escuela Helene Lang, que tiene una matrícula de 622 niñas desde kínder hasta octavo básico, y unas 80 personas laboran entre docentes, asistentes y personal administrativo, obrero y equipo de gestión.

“Nosotros vamos haciendo nuestra contextualización dependiendo de nuestra realidad. Por ejemplo, a diferencia de otros colegios nosotros tenemos sólo una entrada principal, y por eso tenemos que determinar cómo van a entrar y salir nuestras estudiantes. Es un escenario muy diferente a otros, ya que es una escuela en medio de la ciudad, y por lo tanto estamos un tanto encerrados, por eso tenemos que prever los resguardos suficientes a través de un protocolo para que el retorno sea seguro”, señaló la directora de la institución Mary Gómez.

Destacó que el colegio cuenta con una segunda entrada, pero que ésta  es exclusiva para la educación parvularia y por normativa tiene que tener su propio proceso y su propio patio.

“Nuestro aforo en cada sala, eliminando aquellos muebles no esenciales, es de 16 personas, sumándole a ello el profesor. Pero como además tenemos un programa de integración, y tenemos educadores diferenciales, debemos también incluirlo en el aula. Así que máximo serán 14 estudiantes por grupo”.

Señaló que van a trabajar con secciones divididas, así mientras un grupo está en Lenguaje, otro estará en Matemáticas, luego del recreo cambiarán de asignaturas.

“Nuestros recreos van a ser súper extensos, de una hora, porque el aforo para los baños es de cinco niñas, así que no podemos tener recreos cortos, sino que debemos garantizar que todas las niñas tengan acceso a las salas sanitarias, saliendo eso sí por turnos, sanitizando cada vez que termina un turno, para minimizar los riegos de contagios”, explicó Gómez.

El equipo también ha evaluado lo que será la toma de temperatura de al menos 200 personas durante la entrada a labores, destacando que será muy difícil hacerlo manualmente.

“Nosotros estamos adquiriendo una cámara térmica, para que el acceso al colegio sea rápido, fluido y seguro, porque con un termómetro manual íbamos a perder demasiado tiempo, y el objetivo es optimizar el tiempo que tendrán nuestras niñas en la escuela para que aprendan lo que está en el plan de estudio”.

Adelantó que las alumnas más pequeñas entrarán más temprano, mientras los cursos superiores lo harán un poco más tarde porque son un poco más autónomos, para evitar aglomeraciones en la puerta.

Experiencia

En tanto la directora del Liceo Estela Ávila Molina de Perry, María Susana García, destacó que su institución cuenta con cerca de 400 estudiantes, quienes estarán divididos en varios grupos, y se turnarán para ver clases presenciales y clases a distancia, según la propuesta una vez sea aprobada.

“El proyecto ya lo elaboramos y lo adaptamos al formato que entregó el Ministerio de Educación, y en base al comité de crisis que nosotros habíamos formado comenzamos a trabajar en la normativa que estudia muchos factores, porque nosotros también trabajamos con un internado, y esos son aspectos que también hay que considerar”, señaló.

“Todas esta planificación se podrá aplicar si es que las condiciones sanitaras así lo permiten, siempre basándonos en el principio de seguridad y de protección de nuestros estudiantes y funcionarios”. 

Recordó que han tenido dos experiencias en los últimos meses que les han permitido evaluar algunos aspectos de actividades presenciales y con los que han podido aprender y tomar nota para el plan que están presentando en la actualidad.

“Una fue la Validación de Estudios, pues como somos una entidad examinadora nosotros en noviembre tuvimos que tomar las pruebas que el Ministerio envió para las personas que iban a aplicar, así que pusimos en práctica un protocolo especial para recibir a los postulantes adaptando las salas al aforo permitido. La segunda actividad fue la toma de Prueba de Transición Universitaria, recibiendo a los estudiantes y activando los protocolos sanitarios de acuerdo a las instrucciones recibidas. Así que eso nos ha servido de experiencia para el próximo regreso seguro”.

 

Plan integrado

Actualmente los 82 establecimientos administrados por el Municipio de Ovalle tienen listos sus planes de funcionamiento 2021, trabajo que realizaron considerando las orientaciones del Mineduc, y los cuales fueron elaborados con el acompañamiento y asesoría constante del Departamento de Educación y sus funcionarios.

El plazo para cargar esta información en la plataforma Mineduc es el 8 de enero. Sin embargo, los planes fueron revisados con anterioridad por el Departamento de Educación.

“Estamos siguiendo todas las orientaciones para dar cumplimiento a lo dispuesto desde el Ministerio de Educación, pues lo más importante es la seguridad de todos los integrantes de nuestras comunidades educativas y así generar un retorno seguro. En este contexto quiero ser enfático en señalar que este retorno presencial se dará solo si las condiciones sanitarias así lo permiten”, indicó Claudio Rentería Larrondo, alcalde y sostenedor del sistema educativo municipal.

“A partir de este plan piloto podemos prever diversos aspectos prácticos de la implementación del plan retorno, que nos permitan como DEM asegurar todas las condiciones sanitarias y laborales para un retorno seguro a clases. Es por ello que seleccionamos establecimientos de diversas modalidades y así tener una muestra más amplia de las distintas realidades, aunque de todos modos el trabajo de asesoría y acompañamiento está dirigido a la totalidad de las escuelas municipales”, explicó en tanto el jefe del Departamento de Educación, Nelson Olivares.

 

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital