Crédito fotografía: 
Cedida
La pequeña de 11 años fue diagnosticada con leucemia linfoblastica aguda a inicio de mayo. El lapsus entre los síntomas y conocer la causa, ha sido difícil para ella y su familia. Su madre cuenta cómo han sido estas semanas y el apoyo que ha recibido de su entorno.

Romina Navea R.

A mediados de abril la vida de la pequeña Maite Pastén Gálvez de 11 años comenzó a cambiar de manera drástica. Un desmayo en el colegio alertó a su madre Leila Gálvez, quien rápidamente comenzó con los chequeos médicos para descubrir el origen.

Los constantes síntomas como morenotes y sueño, también comenzaron a develar las primeras sospechas.  “La llevé a médico y me dijo que tenía una anemia. Pasaron unos días y ya le costaba respirar, estaba muy pálida y se sentía muy mal. La llevé a un SAR y desde ahí la trasladaron de urgencias al hospital de Coquimbo.  Luego de varios exámenes le detectaron leucemia  linfoblastica aguda y fue trasladada de inmediato a Santiago. En ese momento me bloqueé y no me imaginé que podría ser esta enfermedad. Se suponía que solo era una anemia”, relata la madre de Maite al enterarse de la enfermedad.

Después de conocer el diagnostico, el 2 de mayo Maite comenzó su tratamiento en el Hospital Roberto del Río en la capital. Dejando atrás su hogar en Ovalle, su madre comenta que ha tenido muy poco tiempo para asimilar lo que está pasando, donde las semanas han sido intensas y duras para la pequeña.

“Salir de casa y cambiar la cotidianidad tan abruptamente, ha sido difícil. Lo que más me impacta de todo este proceso, es que mi hija era sana (…) han sido meses difíciles como familia porque nuestra vida cambió rotundamente”, comenta Leila sobre el proceso que han tenido que sobrellevar en los últimos meses.

La historia de lucha y resiliencia de la pequeña Maite, ha comenzado a conocerse rápidamente en la comuna, donde  se han mostrado varias muestras de apoyo a través de campañas solidarias para ir en ayudar de ella y su familia, para lograr sobrellevar de alguna manera esta dura etapa de su vida.

APOYO DE TODOS

A pesar de la cruda noticia, Leila comenta que las muestras de apoyo han sido gratificantes. Todo comenzó desde el colegio de Maite y desde ahí se agilizó la ayuda. “Hemos recibido mucho apoyo y empatía. La verdad es que no esperaba tanto cariño incluso de personas que no conozco (…)”, declara la madre.

Actualmente cercanos a la familia han comenzado una campaña solidaria para Maite, donde la ayuda y difusión de actividades se canalizan a través del Facebook “Campaña solidaria por Maite”.

LA IMPORTANCIA DE DONAR SANGRE

Como gran reflexión, Leila expresa que durante estos meses ha logrado ver  y vivir la importancia de la donación de sangre. Muchos niños y niñas con esta patología dependen de esta ayuda, pero muchas veces los donantes  escasean en todo el país.

“Es importante la donación de sangre, porque aquí yo logro ver lo necesaria que es. Son muy pocas personas que donan y son tantos los niños que la necesitan, más en su condición. Ojalá se tome consciencia sobre esta enfermedad y la importancia de la donación”, explicó Gálvez.

Asimismo, la joven madre explica la importancia de concientizar sobre la leucemia en niños. “Muchos piensan que esto es ajeno o que no les va a pasar, pero al vivirlo en carne propia y ver también la realidad que viven muchas mamás en este recinto, es un duro golpe a la realidad (…) esto ha aumentado  progresivamente, son muchos los casos de niños que han sido diagnosticado con cáncer, desde lactantes hacia arriba. Hay muchos niños extranjeros y  muy pocos cuentan con redes de apoyo familiar”.

Respecto al proceso y el estado de ánimo de la pequeña, Leila es clara: “Ella es una luchadora y junto con los demás niños que están aquí, sobrepasan toda esa energía positiva y perseverancia. Así nosotras las mamás nos motivamos día tras día”, finalizó.

 

 

Etiquetas: 

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital