Crédito fotografía: 
Cedida
Distintas instituciones se hicieron parte para concretar el gesto solidario que realizó Paulina, quién en vida dejó clara su voluntad de ser donante y logró salvar vidas de pacientes que estaban en lista de espera para trasplantes de órganos. Operación se realizó tras la coordinación de diferentes instituciones

El Hospital de Ovalle informó que por primera vez se realizó un efectivo procuramiento de órgano en su recinto, lo cual significó la coordinación de diversas instituciones para realizar las labores de extracción y traslado de los órganos que donó Paulina Araya, quién antes de fallecer expresó a su familia la voluntad de ser donante.

Paulina tenía 35 años de edad, vivía en Ovalle y fue madre de tres hijos varones; trabajaba para sustentar su familia en una óptica local y quienes la conocieron la describen como una persona alegre y leal con los suyos. Debido a algunas complicaciones de salud, la joven ovallina falleció en el Hospital de la comuna, donde su círculo más cercano la despidió ratificando que quería ser donante de órganos.

Su emocionada hermana, Marcela Milla, comenta que en el momento de la decisión “estábamos pasando por un dolor terrible, pero había una familia que estaba sintiendo un gozo tremendo al devolverle la vida a ese ser querido y eso nos deja muy tranquilos”.

Explica Milla que el hecho de que su hermana haya donado sus órganos, le da “mucha emoción y una enorme felicidad, porque ella quedara por acá en este mundo de alguna forma, nosotros sabemos que su esencia y espíritu está con nosotros, pero también ahora sabemos que hay un pedacito de ella que le salvó la vida a alguien, una vida que podría hacer sido de una mujer joven como ella, entonces sentimos que eso es muy valorable como familia”.

En ese aspecto, la hermana de Paulina comenta que ella tenía una vocación de servicio inmensurable, ya que “siempre estaba buscando la forma de ayudar a los de más, siempre quería solucionar los problemas de quién estaba pasando por alguna dificultad o mal momento”, consignó. Es por eso que, en base a su experiencia de vida, la familia decidió ratificar la donación de sus órganos.

Emociones

Milla no niega que el dejar ir a su hermana fue un proceso doloroso, sin embargo reflexiona en el hecho de que  “tu conciencia también te dice que con esto están salvando vidas y no sólo una, tú puedes salvar hasta 4 o 5 vidas con este gesto de amor, entonces el hecho de entregar vida te recompensa de alguna manera el dolor que están sintiendo por una pérdida, porque es gratificante sentir que hay una familia de tras de alguien que está esperando un órgano, porque con la donación no sólo salvas a una persona… tú le estás dando vida a una familia completa”.

Coordinaciones exitosas

El procuramiento de órganos es el proceso que comienza con la detección de un potencial donante fallecido hasta la extracción de sus órganos. Permite convertir donantes potenciales en donantes efectivos; el donante efectivo es quien donó órganos que pudieron ser trasplantados de manera exitosa.

Según explicó el director (s) del Hospital de Ovalle, Dr. René Cevo, para realizar este procedimiento “tuvimos que llevar a cabo una coordinación de unidades internas bien específicas, en conjunto también con instituciones externas que estuvieron a la altura de este evento tan importante; contamos con el apoyo de profesionales del Ministerio de Salud, la unidad regional de procuramiento de órganos del Hospital de Coquimbo, Carabineros y el Club Aéreo de Ovalle”.

El procuramiento se realizó en una madrugada a principios de noviembre, para lo cual se tuvo que coordinar un equipo especializado de extracción de los órganos que viajó desde Santiago para trasladar el hígado y los riñones de la paciente fallecida. Para ello despegaron en avión desde la capital hacia Ovalle, por lo que tuvieron que aterrizar en medio de la noche en el aeródromo de la comuna. 

La directora Servicio de Salud Coquimbo, Dra. Celia Moreno, comentó que este es el cuarto procuramiento que realizamos en la región lo cual es muy importante, puesto que con la donación de órganos estamos salvando vidas que esperan durante tanto tiempo por una oportunidad para acceder a un trasplante y mejorar su condición de salud.

“En este procedimiento logramos ver una vez más cómo funciona de manera exitosa la coordinación de quienes integran la red de salud, puesto que todos quienes trabajaron en esto, hicieron que se llevara a cabo de manera profesional y exitosa”, explicó Moreno.

En tanto la enfermera encargada de la unidad regional de procuramiento de órganos y tejidos del Hospital de Coquimbo, Lida Miranda, destacó que el procedimiento se llevó a cabo con un “abordaje humanizado y en comunicación constante con la familia”. 

La profesional también destacó el valor de la familia para enfrentar esta difícil situación, explicando que “la pérdida siempre va a doler, por lo menos va a quedar en ellos lo que la persona quiso y cumplir su voluntad y por lo tanto, cumplir su derecho, porque recordemos que en Chile todos somos donantes, a no ser que vayamos a una notaría a inscribirnos como no donantes”

 

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

X