Crédito fotografía: 
Cedida
Elizabeth Fernández, lleva más de 10 años desempeñándose como encargada del departamento social de la Gobernación Provincial del Limarí. Siendo ella, uno de los pilares más importantes en lo que significa la ayuda para quienes se encuentran en situación de calle en medio de la crisis sanitaria.

Por Viviana Badilla Vargas.

Un complejo panorama se está viviendo actualmente en el país, ya que son miles las personas a quienes se les ha disminuido el sueldo o en el peor de los casos han sido despedidos/as de sus antiguos trabajos.

Razón por la cual, mujeres y hombres se han visto en la necesidad y obligación moral de ayudar a todos que se encuentran en las calles deambulando sin ningún rumbo, pasando frio y hambre.

Un claro ejemplo de ayuda, es la labor que desempeña Elizabeth Fernández Gómez, trabajadora social, quien es la encargada del Departamento Social de la Gobernación Provincial del Limarí.

“Llevo más de 10 años trabajando en la institución. Mi principal labor es con las personas que tiene carencia sociales, el distribuir los recurso que llegan desde el Gobierno para poder trabajarlos en otros sectores como vivienda, salud, educación y asistencia social. Y bueno, en invierno todos los años trabajamos con los alberges de la ciudad”, comentó.

Asimismo, las acciones que se están realizando para brindarles ayuda a las personas en situación de calle, son principalmente el arriendo de la bombonera como refugio y el alberge de calle Soco, entre otras actividades que se llevan al interior de estos recintos.

“Tenemos el alberge de calle Soco que cubre una cantidad de 20 personas, hay 18 hombres y dos mujeres. Además, están con todos sus exámenes negativos, por eso es un recinto donde se ha podido trabajar de manera más cercana. Por otro lado tenemos el refugio de la bombonera, donde hay 25 personas a las cuales se les da una colación y las facilidades para que se duchen. Lo que se hizo posible gracias al gobernador y el alcalde de Ovalle”, afirmó.

Por otra parte, los programas “Noche Digna” y “Plan Invierno”, tienen como objetivo asistir a estas personas de manera continua durante todo el invierno, desde junio hasta finales de agosto.

“La idea es protegerlos del frio la lluvia el clima. Y nuestro propósito es que ningún adulto mayor o persona en situación de calle puede fallecer por frio. Es por esto que en los lugares que se les otorga la alimentación, ropa de abrigo, asistencia médica y obviamente una intervención social que le permita más adelante salir con un empleo, y de la misma forma y si ellos así lo deciden, dejar la droga o el alcohol”, enfatizó.

En conclusión, Elizabeth y todo quienes hacen posible esta gran labor, comentan que ha sido una complejo trabajo, el cual requiere de bastante esfuerzo, pero que anhelan poder seguir ayudando a quienes la vida ha golpeado tan duro, y sobre todo a los que se encuentran más afectado con la pandemia del coronavirus. 

“Ha sido un trabajo grande y difícil. Mi deber es atender a la gente, poder entregarles asistencia social en todas las problemáticas que puedan tener. Este ha sido uno de los inviernos más fuerte que hemos tenido y donde la gente más ayuda necesita, ya que recordemos que Ovalle es una de las ciudades que tiene a más personas en situación de calle comparado con la cantidad de personas que viven en la comuna. Es por esto que esperamos haber sembrado un poco de dignidad, abrigo, calor y la parte humana que es la más importante”, finalizó.

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

X